Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué saber sobre la esquizofrenia lenta

La «esquizofrenia lenta» fue un diagnóstico ficticio utilizado en la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial. Fue una herramienta política que el gobierno empleó para oprimir a los disidentes antisoviéticos. Fuera de la Unión Soviética, organismos médicos como la Organización Mundial de la Salud nunca reconocieron oficialmente el diagnóstico.

Aunque la esquizofrenia lenta no existe como diagnóstico médico, la esquizofrenia es un trastorno de salud mental muy real y grave. Las personas que viven con esquizofrenia pueden experimentar alucinaciones, delirios o comportamiento catatónico. La esquizofrenia es una condición desafiante que puede afectar severamente la calidad de vida de una persona. Por lo tanto, el diagnóstico y el tratamiento tempranos son cruciales.

Este artículo analiza la esquizofrenia lenta y su historia. También analiza la esquizofrenia y cuándo una persona debe buscar ayuda.

¿Qué es?

Compartir en Pinterest
Imágenes de Tatiana Maksimova/Getty

La esquizofrenia lenta era una diagnóstico de salud mental utilizado en la Unión Soviética durante la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Los médicos lo usaron para describir una supuesta forma de esquizofrenia con un curso lento y progresivo. Sin embargo, las personas podían recibir un diagnóstico incluso si no mostraban síntomas de esquizofrenia o psicosis, ya que los médicos alegaban que los síntomas podían aparecer en cualquier momento.

El Instituto de Psiquiatría de la Academia de Ciencias Médicas de la URSS definió tres formas de esquizofrenia según si la condición era continua, recurrente o mixta.

Los subtipos de esquizofrenia continua fueron:

  • lento
  • moderadamente progresivo (paranoico)
  • juvenil maligno

Según investigaciones de esa época, las personas con esquizofrenia lenta experimentaron:

  • llanura
  • cargar pensamientos
  • incongruencia de afecto, lo que significa que una persona puede tener una apariencia y pensamientos felices cuando habla de un evento triste
  • quejas neurasténicas o sensación de aumento de la fatiga después de un esfuerzo mental
  • estado de ánimo deprimido o eufórico

Historia y orígenes

Un psiquiatra soviético llamado Andrei Snezhnevski desarrolló los criterios diagnósticos para la esquizofrenia lenta en la década de 1960. Los psiquiatras y médicos de la URSS y algunos otros países del bloque del Este lo usaron hasta 1989, cuando comenzó la caída del comunismo.

El enfoque de la Unión Soviética hacia las enfermedades mentales, en general, era bastante diferente al del mundo occidental. En la URSS, se produjo un abuso político sistémico de la psiquiatría y las autoridades utilizaron diagnósticos psiquiátricos falsos como herramienta para suprimir la disidencia política.

Muchos expertos creen que Snezhnevsky desarrolló el concepto de esquizofrenia perezosa debido a las solicitudes del Partido Comunista. La teoría era que cualquiera que se opusiera al régimen soviético era un enfermo mental, porque no había otra razón para su comportamiento. Además, el diagnóstico de personas con esquizofrenia lenta se convirtió en una herramienta para manejar la disidencia política.

Las personas involucradas en la publicación o distribución de literatura antiestatal o activismo político fueron objetivos. Los psiquiatras encarcelarían a estas personas en instituciones mentales sin ninguna justificación médica. Según la ley soviética de la época, estas personas podían ser aisladas en hospitales de máxima seguridad o campos de prisioneros.

Por qué fue desacreditado

La esquizofrenia lenta fue desacreditada porque no tenía base científica y era un diagnóstico ficticio. Como resultado, solo existió como diagnóstico en la Unión Soviética y no fue reconocido en ningún otro lugar.

Fue uno de los diagnósticos infames que los psiquiatras soviéticos utilizaron contra los inconformistas políticos. Una vez que los médicos dieran de alta a alguien con esquizofrenia lenta del hospital, perderían sus derechos civiles y no podrían encontrar empleo.

El uso de diagnósticos de esta manera fue una forma de abuso político sistémico de la psiquiatría y ha sido condenado internacionalmente.

Diagnósticos similares

Las clasificaciones y los tipos de esquizofrenia han cambiado con el tiempo y ya no existen diagnósticos similares a la esquizofrenia lenta.

Los médicos y psiquiatras diagnostican las condiciones de salud mental utilizando el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, 5.ª edición (DSM-5). En 2013, la clasificación de los tipos de esquizofrenia cambió. La versión anterior del DSM, la cuarta edición, enumeraba cinco tipos de esquizofrenia:

  • paranoico
  • desestructurado
  • catatónico
  • indiferenciado
  • residual

Sin embargo, el DSM-5 ya no reconoce estas características de la esquizofrenia como subtipos distintos. En cambio, los profesionales de la salud mental pueden diagnosticar a alguien con esquizofrenia si tienen dos o más de los siguientes síntomas:

  • alucinaciones
  • alucinaciones
  • discurso desorganizado
  • comportamiento extremadamente desorganizado o catatónico
  • reducción de la expresión emocional
  • Falta de motivación

Para que los médicos diagnostiquen esquizofrenia, al menos uno de los síntomas de una persona debe ser delirio, alucinación o habla desorganizada. Además, los síntomas de un individuo deben ser lo suficientemente graves como para interferir con la vida diaria.

La esquizofrenia puede ocurrir a cualquier edad. Sin embargo, la edad promedio de inicio en los hombres es desde finales de la adolescencia hasta principios de los 20, mientras que para las mujeres es entre finales de los 20 y principios de los 30. Los médicos rara vez diagnostican esquizofrenia en personas mayores de 40 años o menores de 12 años.

Alrededor del 0,25% al ​​0,64% de los adultos en los Estados Unidos viven con esquizofrenia. En comparación, afecta sólo 0,04% de niños.

Obtenga más información sobre la esquizofrenia en la infancia aquí.

Cuándo contactar a un médico

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que puede ser incapacitante y tener graves consecuencias para la salud. Sobre ayudado de personas con esquizofrenia tienen comorbilidades significativas, lo que significa que tienen otras condiciones de salud mental y física. Además, la esquizofrenia puede afectar negativamente la esperanza de vida y aumentar el riesgo de suicidio de una persona.

Debido a los efectos incapacitantes de la esquizofrenia, las personas que viven con la afección deben contar con el apoyo médico adecuado. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden marcar una gran diferencia en los resultados a largo plazo.

Por lo tanto, si una persona muestra signos de esquizofrenia u otros problemas de salud mental, debe comunicarse con un médico para obtener ayuda urgente.

Resumen

La esquizofrenia perezosa era un diagnóstico que los médicos de la Unión Soviética usaban para justificar el abuso de los disidentes políticos. El diagnóstico no tenía base científica y solo se utilizó en la URSS. Desde entonces ha sido desacreditado.

Sin embargo, la esquizofrenia sigue siendo una enfermedad mental reconocida que puede ser incapacitante y afectar negativamente la calidad de vida de una persona. Por lo tanto, el diagnóstico y tratamiento tempranos son esenciales para las personas con esquizofrenia.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *