Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Qué son los ganglios reumatoides?

Los nódulos reumatoides son bultos firmes que se desarrollan debajo de la piel. Son bastante exclusivos de la artritis reumatoide (AR) y generalmente ocurren cerca de las articulaciones afectadas.

La AR es una enfermedad autoinmune progresiva a largo plazo que causa inflamación y dolor en y alrededor de las articulaciones de una persona. Los primeros síntomas suelen aparecer en las muñecas, manos y pies.

Alrededor de una cuarta parte de las personas con AR desarrollan nódulos reumatoides. No son contagiosos ni peligrosos, y no cambian de color ni sangran. Aunque el dolor es posible en algunos casos, los bultos generalmente no son sensibles.

Las personas que tienen AR avanzada o que les resulta difícil controlar la enfermedad pueden tener un mayor riesgo de desarrollar nódulos reumatoides. Algunos nodos pueden desaparecer con el tiempo, pero otros crecerán. En términos de tamaño, pueden ser tan pequeños como un guisante o tan grandes como un limón. Es imposible predecir cómo cambiarán los ganglios reumatoides individuales.

Siga leyendo para saber dónde se forman los nódulos reumatoides, cómo se ven y cómo manejarlos.

¿Dónde se forman?

Compartir en Pinterest
Imágenes de Westend61/Getty

Los nódulos reumatoides generalmente se desarrollan sobre articulaciones que están sujetas a traumatismos o presión repetidos. Más comúnmente, afectan a:

  • dedos
  • codos
  • pies, especialmente la parte posterior de los talones

Sin embargo, cualquier parte del cuerpo afectada por la AR puede desarrollar nódulos reumatoides. En raras ocasiones, se pueden desarrollar nódulos en partes del cuerpo que no son articulaciones, incluidas las siguientes:

  • ojos
  • pulmones
  • cuerdas vocales

Los nódulos reumatoides normalmente no causan dolor. Un ganglio doloroso puede ser un signo de un nervio pinzado, una infección, inflamación o ulceración.

Causas y factores de riesgo

La AR es la causa principal de los nódulos reumatoides, pero algunas personas con la enfermedad son más susceptibles que otras a los nódulos. Los nódulos reumatoides también son un signo de inflamación y una mayor actividad del sistema inmunitario.

Los médicos aún no comprenden completamente por qué se desarrollan los nódulos reumatoides, por lo que no pueden predecir quién los desarrollará y quién no. Sin embargo, existen algunos factores de riesgo potenciales.

Existe un vínculo entre los nódulos reumatoides y el factor reumatoide (FR), una proteína que muchas personas con AR tienen en la sangre. Investigaciones anteriores sugieren que aproximadamente 20-25% de las personas que han tenido un análisis de sangre positivo para RF tendrán nódulos reumatoides. Anticuerpos antiproteínas citrulinadas (ACPA), que son anticuerpos contra las propias proteínas de una persona, así que tal vez desempeñar un papel.

Los siguientes también pueden ser factores de riesgo para el desarrollo de nódulos reumatoides:

  • Tomar metotrexato u otros medicamentos para la artritis: Algunas personas que toman metotrexato desarrollan una condición llamada nodulosis acelerada inducida por metotrexato. Provoca nódulos en los pies, las manos y las orejas.
  • Trauma cerca de un punto de presión: Las personas tienen más probabilidades de desarrollar nódulos reumatoides en los puntos de presión. Experimentar un corte o un hematoma en estas áreas aumenta la probabilidad de desarrollar un ganglio reumatoide.
  • Tener AR severa: Las personas con síntomas más graves tienen más probabilidades de desarrollar nódulos. Esto puede deberse a que las personas cuya condición es avanzada también pueden tener niveles elevados de factor reumatoide.
  • Smoking: Las personas que fuman pueden tener más probabilidades de desarrollar nódulos reumatoides.
  • genética: Ciertos genes predisponen a una persona a los nódulos reumatoides.

¿Cómo son los nódulos reumatoides?

Los siguientes son ejemplos de nódulos reumatoides:

¿Cómo tratan los médicos los nódulos reumatoides?

A menos que los nódulos reumatoides causen dolor u otros síntomas, por lo general no necesitan tratamiento. El objetivo del tratamiento debe ser controlar los síntomas de la enfermedad subyacente.

Hay numerosos tratamientos disponibles para controlar los síntomas de la AR, que incluyen:

  • Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD): Los DMARD retrasan la progresión de la AR, y un tipo llamado biológico es especialmente efectivo. Algunas investigaciones sugieren que el tratamiento con el rituximab biológico puede reducir la probabilidad de que se desarrollen nódulos.
  • terapia física: Los enfoques de tratamiento como las movilizaciones articulares, la terapia manual, el entrenamiento de fuerza y ​​el entrenamiento de movilidad pueden ayudar a conservar la movilidad y reducir el dolor.
  • Analgésicos: Los médicos pueden recomendar tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o usarlos por vía tópica.
  • medicamentos esteroides: Los esteroides, como la prednisona, pueden reducir la inflamación que causa el dolor y otros síntomas.

Si los nódulos son dolorosos o presentan un problema estético, un médico puede extirparlos quirúrgicamente. Sin embargo, los médicos a menudo no recomiendan este método porque los ganglios regresan con frecuencia después de la cirugía.

Inyectar nódulos reumatoides con corticosteroides, como metilprednisolona, ​​puede mejorar los síntomas, pero este tratamiento también tiene riesgos. Una inyección puede aumentar la probabilidad de que un ganglio se infecte o se ulcere.

Una persona puede discutir los riesgos y beneficios con un médico.

Cuándo contactar a un médico

No siempre es necesario tratar los nódulos reumatoides, pero una persona debe comunicarse con un médico si experimenta síntomas como dolor o hinchazón. Estos síntomas pueden indicar infección o ulceración.

Tener nódulos reumatoides y controlar los síntomas de la AR puede ser frustrante y, a veces, puede causar sentimientos de estrés psicológico, ansiedad o depresión. Cualquiera que experimente estos sentimientos debe discutirlos con un profesional de la salud. Un profesional de la salud puede recomendar tratamientos apropiados para la salud del comportamiento y la salud física.

¿Se pueden prevenir los nódulos reumatoides?

No existe una forma garantizada de prevenir el desarrollo de nódulos reumatoides. Sin embargo, el manejo adecuado de la AR puede ayudar. Las personas con AR pueden ayudar a minimizar la probabilidad de que se desarrollen ganglios al:

  • dejar de fumar, si corresponde
  • tomar la medicación según lo prescrito
  • informar a un médico sobre cualquier síntoma nuevo o que empeora lo antes posible
  • hacer cambios en el estilo de vida para aumentar la movilidad

preguntas frecuentes

A continuación, respondemos algunas preguntas frecuentes sobre los nódulos reumatoides.

¿Pueden desaparecer los nódulos reumatoides?

Los nodos pueden resolverse por sí solos en algunos casos, pero en otros persistirán. Si están en un punto sensible, una persona puede requerir tratamiento.

¿Es posible eliminar los nódulos reumatoides?

Los nódulos reumatoides a menudo son benignos y no requieren tratamiento. Sin embargo, si están en ciertos lugares, como en la articulación de un dedo o en el talón, pueden causar problemas.

Si el nódulo duele, está infectado o está en una ubicación inconveniente, un médico puede extirparlo quirúrgicamente. Sin embargo, es común que los ganglios vuelvan a aparecer después de la extracción.

¿Qué significa tener nódulos en el pulmón?

La AR a veces puede causar complicaciones en los pulmones. Rara vez, una persona podría desarrollarse nódulos reumatoides pulmonares, que son nódulos en los pulmones. La mayoría de estos nódulos no son cancerosos, pero es posible que las personas con factores de riesgo de cáncer deban someterse a una evaluación adicional.

Resumen

Los nódulos reumatoides no son una complicación infrecuente de la AR. Por lo general, aparecen debajo de la piel cerca de las articulaciones, pero pueden desarrollarse internamente en casos raros.

Los factores de riesgo para desarrollar nódulos reumatoides incluyen tomar metotrexato u otros medicamentos para la artritis, fumar, sufrir una lesión cerca de un punto de presión y tener AR grave. Ciertos genes también pueden predisponer a una persona a los nódulos reumatoides.

Los nódulos generalmente no requieren tratamiento, pero los médicos pueden recomendar inyecciones de corticosteroides o extirpación quirúrgica si son dolorosos, están infectados o ulcerados.

Lea el artículo en español.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *