Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Cuáles son las cinco clases de hipertensión pulmonar?

La hipertensión pulmonar significa presión arterial alta en las arterias entre el corazón y los pulmones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) divide la hipertensión pulmonar en cinco categorías según su causa.

Conocer el tipo de hipertensión pulmonar que tiene una persona puede guiar las decisiones de tratamiento. Por ejemplo, las personas con hipertensión pulmonar tipo tres suelen tener un trastorno pulmonar subyacente, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Un médico no puede diagnosticar la hipertensión pulmonar basándose únicamente en los síntomas. En cambio, una persona necesita ver a un médico. Es importante tener en cuenta que las clases de hipertensión pulmonar se basan en la causa de la afección, no en la gravedad.

Lea más para conocer las cinco clases diferentes, cómo los médicos las diagnostican, cómo las tratan y más.

Clases de hipertensión pulmonar

Compartir en Pinterest
Imágenes de Lucidio Studio Inc/Getty

La hipertensión pulmonar significa que la presión arterial es alta en las arterias pulmonares. Estas arterias transportan sangre desde el corazón hasta los pulmones.

Una persona tiene hipertensión de la arteria pulmonar si su presión arterial promedio en la arteria pulmonar es más alta que 25 milímetros de mercurio (mmHg). Por lo general, la presión arterial pulmonar es más baja que la presión arterial del resto del cuerpo.

la cinco clases de hipertensión pulmonar son:

Grupo 1: hipertensión arterial pulmonar

La hipertensión arterial pulmonar es cuando las arterias pulmonares se vuelven estrechas, gruesas o rígidas. Esto puede ser idiopático, lo que significa que sucede por razones desconocidas, o causado por ciertas enfermedades o el uso de drogas.

Los médicos suelen tratar esta clase con medicamentos que dilatan o agrandan los vasos sanguíneos. Esto reduce la posibilidad de bloqueos.

Grupo 2: Enfermedad del corazón izquierdo

La hipertensión pulmonar del grupo dos generalmente ocurre porque una persona tiene una enfermedad cardíaca en el lado izquierdo del corazón. Esto puede incluir presión arterial alta crónica, insuficiencia cardíaca congestiva u otras afecciones que afectan el lado izquierdo del corazón, como la enfermedad de la válvula mitral.

La cardiopatía izquierda es la causa más frecuente de hipertensión pulmonar.

El tratamiento principal para esta clase es tratar la enfermedad subyacente. Por ejemplo, una persona puede hacer cambios en su estilo de vida o tomar medicamentos para la presión arterial.

Grupo 3: enfermedad pulmonar

La hipertensión pulmonar del grupo tres se desarrolla como una complicación de enfermedades pulmonares, como la EPOC o la enfermedad pulmonar intersticial. Con el tiempo, el daño pulmonar puede causar presión arterial alta en los vasos sanguíneos que los alimentan.

El objetivo del tratamiento es controlar la causa subyacente de la afección.

Grupo 4: coágulos de sangre

Trastornos de la coagulación puede causar coágulos de sangre en las arterias pulmonares, causando presión arterial alta. Algunas personas también desarrollan hipertensión pulmonar del grupo cuatro como una complicación de los coágulos de sangre en los pulmones.

El tratamiento para esta clase se enfoca en remover los coágulos con cirugía. Si la cirugía no es una opción o no es efectiva, un médico puede recetar un medicamento llamado riociguat.

Grupo 5: Otras enfermedades

Para algunas personas, se desconoce la causa de su hipertensión pulmonar. Las condiciones que pueden causarlo incluyen:

  • enfermedad del riñon
  • condiciones metabólicas
  • enfermedades de células falciformes
  • trombocitopenia
  • sarcoidosis
  • anemia hemolítica crónica
  • esplenectomía (extirpación del bazo)

Ciertas enfermedades dañan los vasos sanguíneos o el sistema circulatorio, lo que lleva a la hipertensión pulmonar. La enfermedad renal, las condiciones metabólicas, la enfermedad de células falciformes, la trombocitopenia (una enfermedad de la coagulación de la sangre) y los tumores que afectan las arterias pulmonares pueden ser la causa.

Los médicos pueden tratar este tipo de hipertensión con terapia para abordar la causa subyacente. Por ejemplo, una persona con enfermedad renal podría necesitar cambios en el estilo de vida, diálisis o un trasplante de riñón.

Cómo determinan los médicos la clase de hipertensión

Un médico puede sospechar la causa subyacente de la hipertensión pulmonar según los síntomas de una persona. Por ejemplo, un exfumador con tos y dificultad para respirar puede tener EPOC.

Sin embargo, un médico no puede diagnosticar basándose únicamente en los síntomas. Esto se debe a que los síntomas son generalmente similares independientemente de la clasificación.

En cambio, un profesional de la salud puede recomendar una serie de pruebas. Comenzarán un estudio estándar con:

  • un ecocardiograma, que utiliza el sonido para controlar la actividad cardíaca y diagnosticar la hipertensión pulmonar
  • un electrocardiograma para medir la actividad eléctrica en el corazón y buscar signos de obstrucciones, daños en las válvulas y otros problemas de salud del corazón

Luego pueden realizar pruebas para descartar otras condiciones. tesis puede incluir:

  • Pruebas de función pulmonar y tomografías computarizadas de tórax para detectar enfermedades pulmonares crónicas.
  • Polisomnografía para buscar apnea obstructiva del sueño
  • exploración de ventilación-perfusión (VQ) para buscar coágulos de sangre
  • análisis de sangre para buscar marcadores de enfermedades del corazón y pruebas de enfermedades como la enfermedad renal y la disfunción tiroidea

que significa clasificacion

La clasificación de la hipertensión pulmonar brinda poca información sobre el pronóstico, los síntomas o la gravedad de la afección de una persona. En cambio, la clasificación coloca este diagnóstico en grupos según su causa. Esto proporciona información sobre las opciones de tratamiento.

En algunos casos, conocer la causa también puede afectar el pronóstico.

Por ejemplo, la EPOC es una condición médica crónica sin cura Por el contrario, si la hipertensión de una persona es causada por un trastorno de la tiroides, la afección puede tratarse.

panorama

El pronóstico para la hipertensión pulmonar depende de varios factores, entre ellos:

  • el tipo de hipertensión pulmonar que tiene una persona
  • si la causa de su hipertensión pulmonar es tratable
  • si una persona tiene otras condiciones médicas
  • su edad y salud general
  • la calidad de la atención a la que una persona puede acceder

A estudio de 2016 identificó las tasas de supervivencia general de la siguiente manera:

  • 1 año: 87,9%
  • 5 años: 72,5%
  • 10 años: 62,6%

Resumen

La hipertensión pulmonar es un diagnóstico grave que a menudo significa que una persona tiene una enfermedad cardíaca subyacente. Se divide en cinco categorías que se distinguen por la causa de la condición.

El tratamiento de la hipertensión pulmonar requiere tratar primero las causas subyacentes y luego abordar la hipertensión en sí.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *