Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué saber sobre la artrosis de columna

La osteoartritis espinal (OA) es una enfermedad degenerativa crónica de la columna que implica el desgaste de las articulaciones de la columna. La OA espinal generalmente causa dolor, rigidez e inflamación de las articulaciones de la columna.

La OA es el tipo más común de artritis. Aunque puede afectar a cualquier articulación del cuerpo, más comúnmente afecta la columna vertebral, las pequeñas articulaciones de las manos y los pies, y las articulaciones que soportan peso, como las rodillas y las caderas. Los síntomas de la OA espinal incluyen dolor, inflamación y rigidez o pérdida de flexibilidad en la espalda y el cuello.

Las opciones de tratamiento para la OA espinal incluyen analgésicos y fisioterapia. En casos severos, la cirugía puede ser necesaria.

Este artículo proporciona una descripción general de la OA espinal, incluidos los síntomas, las causas y las opciones de tratamiento.

¿Qué es la OA espinal?

Compartir en Pinterest
Dimitrije Tanaskovic/Stocksy

La Arthritis Foundation señala que la OA espinal es el tipo más común de OA que afecta la espalda. La OA espinal puede ocurrir en cualquier parte de la columna, pero generalmente afecta la espalda baja y, a veces, el cuello.

La OA de la columna ocurre cuando se erosiona el cartílago que protege las articulaciones facetarias. Las articulaciones facetarias son pequeñas articulaciones en las vértebras en la parte posterior de la columna vertebral. A medida que el cartílago se rompe y se vuelve más delgado, los huesos de la columna comienzan a rozarse entre sí cuando una persona se mueve.

Eventualmente, se pueden formar proyecciones óseas llamadas espolones óseos u osteofitos en las articulaciones, presionando los nervios y causando daño y dolor. Los líquidos también pueden acumularse, lo que provoca hinchazón o inflamación en las articulaciones.

la Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel Señala que las personas con OA espinal pueden tener dificultades para realizar actividades diarias, como caminar, subir escaleras o sentarse y levantarse de una silla.

Cualquiera puede tener OA espinal, aunque la probabilidad aumenta con la edad. Según la Asociación Estadounidense de Cirujanos Neurológicos, los estudios de rayos X muestran que el 50% de las personas de 65 años o más tienen evidencia de OA en al menos una articulación.

Obtenga más información sobre la OA.

síntomas

La OA espinal es una condición progresiva que puede comenzar lentamente y empeorar con el tiempo. Es posible que no haya síntomas en las primeras etapas, pero, con el tiempo, una persona puede experimentar un dolor insoportable después de despertarse, hacer actividad física o sentarse durante períodos prolongados. A veces, un movimiento repentino puede desencadenar síntomas.

Las personas pueden experimentar varios síntomas de OA espinal, que incluyen:

  • dolor
  • Rigidez o pérdida de flexibilidad.
  • sensibilidad e hinchazón
  • rango de movimiento limitado
  • una sensación de rechinar o estallar en la columna, conocida como crepitación

causa

Los científicos no conocen la causa exacta de la OA espinal. Sin embargo, varios factores pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle la afección. Estos factores incluir:

  • Años: El riesgo de OA espinal aumenta con la edad. Este Mayo deberse a cambios corporales a menudo asociados con el envejecimiento.
  • lesión: Las lesiones o los traumatismos repetitivos en la espalda debidos a deportes, accidentes o actividades relacionadas con el trabajo pueden afectar las funciones y estructuras de la columna y provocar OA espinal.
  • Sexo: La OA es más común en mujeres que en hombres.
  • Genética y factores hereditarios: Algunas personas con OA tienen familiares con la misma condición.
  • Obesidad: Exceso de peso corporal puede ejercer presión en la espalda y la columna vertebral, aumentando el riesgo de daño.
  • Estrés en las articulaciones: Participar en actividades que impliquen estirarse, doblarse y torcerse repetitivamente puede estresarse las articulaciones facetarias. Los ejemplos incluyen trabajos físicamente exigentes, algunas actividades deportivas y tareas repetitivas.

diagnóstico

Un médico, a menudo un reumatólogo, verificará el historial médico completo de la persona y le preguntará acerca de:

  • sus sintomas
  • el patrón, la progresión y la ubicación del dolor
  • el rango de movimiento en la parte superior e inferior de la espalda
  • cualquier historial familiar de OA

Luego realizarán un examen físico para evaluar a una persona por OA espinal. También revisarán las articulaciones de la columna para detectar cualquier signo de la enfermedad.

Si el médico sospecha OA espinal, probablemente ordenará las siguientes pruebas y exploraciones para determinar la etapa o progresión de la enfermedad:

  • rayos x
  • tomografía computarizada
  • resonancia magnética
  • prueba de sangre
  • análisis de líquido articular

tratos

No hay cura para la OA de la columna vertebral. Sin embargo, el tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas al tiempo que mejora la movilidad y previene un mayor daño a las articulaciones de la columna. Las opciones de tratamiento incluyen cuidado personal, medicamentos, fisioterapia y, en algunos casos, cirugía.

Cuidados personales

Una persona podría reducir sus síntomas de OA espinal al:

  • alcanzar o mantener un peso moderado
  • mantenerse móvil con ejercicios como yoga y tai chi
  • probando la acupuntura
  • probando la terapia de masaje
  • usar dispositivos de asistencia, como aparatos ortopédicos y bastones
  • realizar ejercicios para fortalecer el core

medicamento

Los médicos pueden recetar los siguientes medicamentos para tratar la OA espinal:

  • medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)
  • paracetamol
  • inyecciones epidurales de esteroides

terapia física

La fisioterapia puede ayudar a una persona con OA espinal a controlar la afección al mejorar su rango de movimiento y prevenir lesiones mayores.

Un fisioterapeuta puede ayudar a una persona con OA espinal al:

  • Sugiriendo ejercicios para fortalecer la columna vertebral, el abdomen y los músculos de la cadera.
  • enseñar ejercicios para estirar la columna, los brazos o las piernas, lo que puede ayudar a reducir la progresión de la enfermedad
  • sugerir formas de hacer las tareas diarias, como levantarse de la cama o bañarse, y reducir el riesgo de caídas
  • ayudar a una persona a mejorar sus niveles de actividad si tiene exceso de peso

cirugía

Si los tratamientos no quirúrgicos resultan ineficaces, los médicos a veces pueden recomendar una cirugía de fusión espinal para aliviar los síntomas graves o que empeoran.

La cirugía de fusión espinal generalmente implica el uso de pequeños tornillos y varillas para estabilizar la columna y eliminar el movimiento entre las vértebras. Un cirujano también puede colocar pequeñas piezas de hueso llamadas injertos entre las vértebras para mantenerlas unidas. Los injertos óseos normalmente provienen del propio cuerpo de la persona, pero los médicos a veces pueden usar injertos de un cadáver o sustitutos de injertos sintéticos.

Conozca los tratamientos naturales para la OA.

panorama

No hay cura para la OA espinal. El tratamiento se enfoca en ayudar a las personas a controlar la afección y retrasar la progresión de la enfermedad.

Las personas pueden aumentar sus posibilidades de llevar una vida sana y activa al obtener un diagnóstico lo antes posible, trabajar con un equipo de atención médica y seguir un plan de tratamiento.

Sin tratamiento, la OA puede afectar negativamente la expectativa de vida de una persona, aunque la razón exacta de esto sigue sin estar clara. Puede ser que varios factores, como la baja frecuencia de caminata, la ansiedad y la depresión, contribuyan al aumento del riesgo de mortalidad.

Resumen

La OA espinal es una enfermedad degenerativa de las articulaciones de la columna que provoca rigidez, dolor y rango de movimiento reducido.

Muchos factores pueden causar o contribuir a la afección, incluida la edad, los antecedentes familiares y el estrés acumulado en las articulaciones.

Las opciones de tratamiento dependen de la gravedad de la enfermedad, pero incluyen cuidados personales, medicamentos, fisioterapia y cirugía.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *