Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué saber sobre el TDAH frente al TOC

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) son condiciones de salud mental que pueden afectar significativamente la vida de una persona. Sin embargo, hay algunas diferencias cruciales en cómo se manifiestan estas condiciones.

Las personas con TOC tienden a tener pensamientos obsesivos, que intentan evitar participando en rituales repetitivos o compulsiones. Por el contrario, una persona con TDAH típicamente presenta hiperactividad e impulsividad excesivas y dificultad para concentrarse en una tarea a la vez.

Ambas condiciones pueden requerir tratamiento para mejorar la calidad de vida de un individuo. El tratamiento puede incluir medicamentos, terapia cognitiva conductual (TCC) o control del comportamiento.

Siga leyendo para obtener más información sobre las similitudes y diferencias entre el TDAH y el TOC, incluidos los síntomas, las causas y las opciones de tratamiento.

Para ayudar a apoyar su bienestar mental y el de sus seres queridos durante este momento difícil, visite nuestro centro dedicado a la salud mental para descubrir más información respaldada por investigaciones.

Síntomas comparados

Compartir en Pinterest
Iniciativa WIN/Neleman/Getty Images

Las naturalezas fundamentales del TDAH y el TOC son muy diferentes, y las personas suelen presentar diversos síntomas en cada una de estas afecciones de salud mental.

TDAH

El TDAH es un trastorno de externalización que afecta la forma en que las personas se relacionan externamente con su entorno. Puede presentarse con falta de atención o hiperactividad e impulsividad.

Las personas con TDAH pueden tener síntomas muy variados que no encajan perfectamente en cada categoría. También pueden experimentar síntomas de hiperactividad y falta de atención.

No todas las personas con TDAH experimentan todos síntomas potenciales. Además, el TDAH puede presentarse de manera diferente en hembras y en adultos.

Los síntomas de falta de atención incluyen:

  • distraerse fácilmente y tener dificultad para mantener la atención
  • no poder terminar las tareas debido a la pérdida de concentración
  • tener dificultades con la organización y la gestión del tiempo
  • evitar tareas que requieren un esfuerzo mental prolongado
  • parece no escuchar cuando otros hablan
  • a menudo perder artículos cotidianos
  • cometer errores «por descuido» y ser incapaz de prestar atención a los detalles
  • siendo olvidadizo

Los síntomas de hiperactividad e impulsividad incluyen:

  • inquieto y aparentemente incapaz de permanecer quieto
  • le resulta difícil turnarse en actividades y conversaciones
  • hablar y hacer ruidos en exceso
  • tener dificultad para ser paciente

Si bien el TDAH presenta muchos desafíos, también existen varios beneficios potenciales de tener la afección.

TOC

El TOC es un trastorno de internalización, lo que significa que las personas con la afección responden a la ansiedad volviéndose hacia adentro.

Al igual que el TDAH, el TOC también puede presentarse de dos maneras diferentes: obsesiones y compulsiones. Las personas que viven con TOC pueden tener síntomas de obsesiones, compulsiones o ambos.

Los síntomas de las obsesiones incluyen pensamientos angustiosos, intrusivos o no deseados, como:

  • miedo a perder algo
  • intenso enfoque en la exactitud
  • pensamientos no deseados sobre religión o sexo
  • miedo a los gérmenes o la contaminación
  • miedo a causarse daño a uno mismo o a los demás
  • Pensamientos que implican violencia hacia uno mismo o hacia los demás.

Los síntomas de las compulsiones incluyen patrones de conducta repetitivos que las personas realizan en respuesta a la ansiedad, como:

  • arreglar y ordenar las cosas de una manera particular
  • limpiarse excesivamente uno mismo o su entorno
  • contando compulsivamente
  • revisar repetidamente electrodomésticos, grifos y alarmas, por ejemplo, por temor a daños o accidentes (pensamiento mágico)
  • repetir frases o números, ya sea en voz alta o en la mente
  • comprobación de sentimientos o sensaciones corporales

Causas

Las causas del TDAH y el TOC son potencialmente diferentes, pero pueden superponerse.

TDAH

estamos aprendizaje silencioso sobre las causas y los factores de riesgo del TDAH. Sin embargo, la genética parece desempeñar un papel importante en la probabilidad de que una persona desarrolle la afección.

Posibles causas y factores de riesgo incluir:

  • Consumo de alcohol y tabaco durante el embarazo
  • bajo peso al nacer
  • nacimiento prematuro
  • daño cerebral
  • exposición a contaminantes ambientales, como el plomo, durante el embarazo o a una edad temprana

Las opiniones comunes incluyen que el TDAH puede resultar de ver demasiada televisión, comer cantidades excesivas de azúcar, estilo de crianza o factores sociales. Si bien la investigación no respalda estas afirmaciones, estos factores podrían empeorar los síntomas del TDAH.

TOC

Los médicos no conocen la causa del TOC. Sin embargo, algunos factores que pueden contribuir al desarrollo de la condición incluyen:

  • genética
  • ambiente
  • biología y química del cerebro

Diagnóstico comparado

Los médicos o profesionales de la salud mental pueden usar varios enfoques para diagnosticar el TDAH y el TOC.

TDAH

Hay varios pasos para diagnosticar a una persona con TDAH, y hay ninguna prueba que los médicos pueden usar para el diagnóstico.

Muchos síntomas del TDAH son similares a los de otras condiciones de salud, lo que dificulta el diagnóstico del TDAH. Las condiciones con síntomas similares incluyen:

  • depresión
  • ansiedad
  • problemas para dormir
  • discapacidades específicas de aprendizaje

Un médico comenzará realizando un examen médico, incluidas pruebas de audición y visión, para descartar otros problemas con síntomas similares.

El proceso de diagnóstico también implica una lista de verificación para calificar los síntomas del TDAH. En el caso de los niños, el médico o profesional de la salud mental a menudo se basa en el historial de los cuidadores del niño, los maestros y el propio niño, según la edad del niño.

TOC

Al diagnosticar el TOC, el médico primero se asegura de que ningún otro problema físico esté causando los síntomas.

Al igual que el TDAH, el TOC es difícil de diagnosticar porque muchos de sus síntomas pueden parecerse a los de otras afecciones de salud mental. También es posible que una persona con TOC tenga problemas de salud mental adicionales.

Otro factor que puede dificultar el diagnóstico de TOC es que no todas las personas que experimentan compulsiones u obsesiones tienen TOC.

Un médico o profesional de la salud mental diagnostica TOC solo si se cumple lo siguiente:

  • Una persona dedica al menos 1 hora al día a pensamientos o comportamientos obsesivos o compulsivos.
  • Son incapaces de controlar estos pensamientos y comportamientos, aunque saben que son excesivos.
  • La persona nota una falta de placer al participar en estos comportamientos, aunque pueden proporcionar un breve alivio de la ansiedad.
  • Los pensamientos y comportamientos obsesivos o compulsivos tienen un impacto negativo significativo en la vida diaria de la persona.

Comparación de tratamientos y manejo

Los médicos o profesionales de la salud mental pueden usar varios medicamentos y terapias conductuales para tratar los síntomas del TDAH y el TOC.

TDAH

tratamiento TDAH a menudo implica una combinación de terapia conductual y medicación. Para los niños pequeños, los médicos pueden recomendar que los cuidadores reciban capacitación en el manejo del comportamiento, lo que les permitirá enseñarles habilidades esenciales a sus hijos.

La terapia conductual para niños en edad escolar puede incluir intervenciones en el salón de clases o intervenciones entre compañeros que se centren en el comportamiento y las interacciones con quienes los rodean.

Esto también puede significar dedicar tiempo a mejorar las habilidades organizativas del individuo, lo que les facilitará la navegación en entornos académicos y laborales en el futuro.

La medicación incluye drogas estimulantes y no estimulantes. Sin embargo, los estimulantes son los medicamentos más comunes porque son de acción rápida, mientras que los no estimulantes tardan más en empezar a funcionar.

TOC

El tratamiento de primera línea para el TOC incluye TCC, medicamentos o una combinación de ambos.

La TCC es una forma de psicoterapia que se enfoca en enseñar a las personas diferentes formas de comportarse, pensar y reaccionar ante las compulsiones y obsesiones.

Un aspecto de la TCC que los terapeutas usan para tratar el TOC es la prevención de la exposición y la respuesta. Esto implica exponer gradualmente al individuo a sus miedos u obsesiones en un ambiente controlado. A través de este tratamiento, la persona aprende formas saludables de lidiar con la ansiedad que estos miedos u obsesiones provocan.

Además, los médicos pueden recetar antidepresivos para personas con TOC. Sin embargo, si estos medicamentos son ineficaces, el médico puede sugerir un medicamento psiquiátrico diferente.

Las técnicas de relajación y reducción del estrés también pueden ayudar a aliviar los síntomas del TOC.

¿Alguien puede tener ambas condiciones?

Una persona puede tener TDAH y TOC, y algunas pruebas sugieren que 11,8% de las personas con TOC también tienen TDAH.

Si una persona tiene síntomas tanto de TDAH como de TOC desde una edad temprana, es más probable que experimente una mayor gravedad del TOC, persistencia de los síntomas y un pronóstico menos favorable.

Cuando una persona tiene tanto TOC como TDAH, los síntomas de su TOC pueden ser más perturbadores e impactar su calidad de vida en mayor medida que si tuviera solo una de estas dos condiciones de salud mental.

Una variedad de tratamientos y técnicas de manejo están disponibles para ambas condiciones.

Resumen

El TDAH y el TOC son dos condiciones de salud mental que pueden parecer compartir algunos síntomas. Sin embargo, el TDAH es de naturaleza externalizante, lo que afecta la forma en que las personas se relacionan con su entorno. Por el contrario, el TOC es de naturaleza internalizante, lo que significa que las personas responden a la ansiedad volviéndose hacia adentro.

Tanto el TDAH como el TOC parecen tener algún vínculo genético, pero los expertos actualmente no conocen la causa exacta de ninguna de estas condiciones.

El tratamiento tanto para el TDAH como para el TOC es similar y consiste en una forma de terapia conductual y medicación. Sin embargo, el objetivo de la terapia conductual y el tipo de medicamento que recetan los médicos difieren entre los dos.

Una persona puede tener tanto TOC como TDAH. Las personas con ambas afecciones a menudo experimentan síntomas de TOC más graves, pero hay tratamientos disponibles para ambas.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *