Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué saber sobre las fístulas vaginales

Una fístula vaginal describe una abertura que conecta la vagina con otro órgano del cuerpo. Esto puede incluir la vejiga, el recto o el intestino. Por lo general, se desarrollan después de un daño tisular o un traumatismo por parto, cirugía, infecciones, cáncer o una afección crónica.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 50,000-100,000 Las personas se ven afectadas por fístulas vaginales cada año. Informa que las estimaciones sugieren que más de 2 millones de mujeres jóvenes viven con fístulas vaginales no tratadas en Asia y África subsahariana.

Las posibles complicaciones de esta afección incluyen fugas urinarias y fecales, daños en los tejidos, infecciones y molestias abdominales. Además de los problemas de salud, algunas personas también pueden experimentar exclusión social y depresión debido a esta afección.

Las opciones de tratamiento dependerán de la causa, el tamaño y la ubicación de la fístula. En algunos casos, la afección puede curarse por sí sola. Sin embargo, la cirugía a menudo es muy exitosa y la mayoría de las personas generalmente logran una recuperación completa.

En este artículo, discutiremos las fístulas vaginales, incluidos los diferentes tipos, síntomas, causas y más.

El sexo y el género existen en los espectros. Este artículo utilizará los términos “masculino”, “femenino” o ambos para referirse al sexo asignado al nacer. Clic aquí para saber más.

definición

Compartir en Pinterest
Justin Paget/Getty Images

Una fístula vaginal es una abertura u orificio que se forma entre la pared vaginal y otro órgano al que normalmente no está conectado. En las mujeres, son comunes las fístulas que involucran los genitales y los órganos circundantes. Pueden ocurrir debido a partos difíciles, cirugía pélvica, infecciones, inflamación o tratamiento de cáncer en la pelvis o el área genital.

Dependiendo del órgano al que se conecte la fístula, una persona puede experimentar incontinencia urinaria o fecal. Tener una fuga continua en el área vaginal puede provocar dolor e infecciones.

Un estudio de 2020 señala que un número significativo de mujeres jóvenes en Nigeria sin experiencia en el parto pueden tener bajos niveles de conciencia de esta condición. Aunque esto puede no ser generalizable a la población mundial, sugiere que puede ser necesario aumentar la conciencia de salud pública sobre las fístulas vaginales e incorporar esto en la educación sobre salud reproductiva.

escribe

Hay varios tipos de fístulas vaginales, que incluyen:

Fístula vesicovaginal

Una fístula vesicovaginal es una conexión entre la vejiga y la vagina. eso más comúnmente Ocurre después de una lesión ginecológica o parto obstruido. En América del Norte, el daño a la vejiga durante una histerectomía es la causa más común de fístula vesicovaginal. Otras cirugías ginecológicas y el tratamiento con radiación para el cáncer ginecológico también son causas comunes.

Una fístula vesicovaginal puede provocar una fuga continua de orina desde la vejiga hacia la vagina e incontinencia urinaria. La cirugía es a menudo una opción de tratamiento exitosa.

Fístula rectovaginal

Una fístula rectovaginal describe una conexión entre la vagina y el recto. Esta apertura puede resultar en el paso de heces y gases a través del tracto. El trauma durante el parto vaginal es el más común causa de este tipo de fístula. Este tipo también puede ocurrir debido a otras condiciones médicas, como la enfermedad de Crohn.

Fístula colovaginal

Una fístula colovaginal es una abertura entre el colon y la vagina. Estas fístulas son las tercero más común Los médicos reparan las fístulas del tracto reproductivo inferior mediante cirugía.

Fístula enterovaginal

Una fístula enterovaginal es una abertura entre el intestino delgado y la vagina.

Fístula uretrovaginal

Una fístula uretrovaginal es una conexión que se desarrolla entre la vagina y la uretra, el conducto que transporta la orina fuera del cuerpo. eso a menudo ocurre secundaria a cuerpo extraño en vagina o cirugías ginecológicas.

Fístula ureterovaginal

Una fístula ureterovaginal es una conexión entre la vagina y el uréter, un conducto que transporta la orina desde los riñones hasta la vejiga. En las personas con este tipo de fístula, la orina no pasa por la vejiga y fluye directamente hacia la vagina.

síntomas

Las fístulas vaginales por sí solas no causan dolor ni molestias. Sin embargo, pueden provocar síntomas desagradables, que pueden incluir:

  • incontinencia urinaria o escape
  • pérdida de heces o incontinencia
  • sin necesidad de vaciar la vejiga o los intestinos
  • flujo vaginal, generalmente con mal olor
  • un área vaginal dolorida, irritada o infectada
  • dolor abdominal
  • infecciones recurrentes del tracto urinario, infecciones vaginales e infecciones renales
  • coito doloroso
  • náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • pérdida de peso inexplicable
  • sangrado rectal o vaginal

Causas y factores de riesgo

Las fístulas vaginales se desarrollan después del daño tisular. Las causas comunes incluyen:

  • trauma de un parto vaginal, como desgarros vaginales
  • cirugías abdominales o pélvicas, incluidas histerectomía y cesárea
  • radioterapia para el cáncer ginecológico
  • Cánceres en el área pélvica, incluidos el cáncer de colon, el cáncer de cuello uterino y el cáncer de vagina
  • una
  • enfermedades crónicas, como la enfermedad de Crohn y la diverticulitis
  • un cuerpo extraño en la vagina

diagnóstico

Para diagnosticar una fístula vaginal, un médico primero revisará el historial médico y quirúrgico de una persona. Pueden identificar posibles causas, como cirugía pélvica reciente, parto, radioterapia en el área pélvica o una afección como la enfermedad de Crohn.

También evaluarán los síntomas de una persona y realizarán un examen físico y pélvico completo. Esto incluirá un examen con espéculo y posiblemente un examen rectal si el médico sospecha que una persona tiene una fístula rectovaginal. Es posible que soliciten pruebas de imagen adicionales para descartar otras afecciones y confirmar la presencia de una fístula vaginal. Por ejemplo, el diagnóstico de una fístula vesicovaginal puede implicar:

  • un examen de cistoscopia para visualizar el interior de la vejiga
  • una tomografía computarizada o una cistouretrografía miccional para verificar más el área
  • una prueba de tinte, donde el médico inserta tinte en la vejiga para ayudar a identificar fugas
  • una pielografía retrógrada, que ayuda a visualizar los riñones, los uréteres y la vejiga
  • una resonancia magnética, una tomografía computarizada o un fistulograma, para producir imágenes del área pélvica y la fístula

tratos

El tratamiento de una persona dependerá del tipo y la ubicación de su fístula. Algunas fístulas vaginales pequeñas pueden sanar por sí solas, mientras que las más grandes requerirán cirugía. Un médico puede sugerir diferentes enfoques quirúrgicos según la gravedad, la complejidad y la recurrencia de la fístula. A menudo, un cirujano realizará esto mediante un procedimiento laparoscópico mínimamente invasivo o una cirugía abierta.

Para una fístula vesicovaginal, un médico puede realizar la cirugía a través de una incisión en la vagina o el abdomen. El proceso quirúrgico puede variar de una persona a otra, según la historia, el método de la lesión y el alcance de la reparación. Sin embargo, el procedimiento típicamente involucrará la mayoría o todos los siguientes pasos:

  1. La persona recibirá anestesia general.
  2. Los cirujanos usarán un cistoscopio para observar el interior de la uretra y la vejiga.
  3. También pueden pasar un tubo de plástico a los uréteres para evitar daños durante el procedimiento.
  4. Los cirujanos harán una incisión dentro de la vagina o en la parte inferior del abdomen.
  5. Separarán la vejiga de la vagina y repararán la fístula con puntos solubles.
  6. Parte de la reparación de la fístula implicará la extirpación del trayecto fistuloso.
  7. Los cirujanos pueden reforzar el área usando tejido adiposo de los labios o del abdomen.
  8. Colocarán un catéter en la vejiga a través de la uretra para permitir que la vejiga se cure.
  9. Una persona también puede recibir un segundo catéter a través de la pared abdominal, conocido como catéter suprapúbico.
  10. Al final del procedimiento, el cirujano retirará los tubos de plástico de los uréteres.
  11. El catéter o catéteres permanecerán colocados durante 2 a 3 semanas durante la recuperación, pero la persona puede irse a casa con ellos colocados.
  12. Una persona regresará para que un médico revise la vejiga y retire los catéteres.

complicaciones

Como todas las cirugías mayores, la reparación quirúrgica de las fístulas vaginales conlleva riesgos. Estos pueden incluir:

  • una
  • lesión
  • sangrado
  • tromboembolismo

En algunos casos raros, incluso puede ser fatal.

Algunas cirugías no logran reparar la fístula, mientras que otras no sanan adecuadamente o regresan. Otras complicaciones incluyen:

  • disfunción sexual
  • insatisfacción sexual
  • incontinencia de nueva aparición
  • progresión de la incontinencia ya presente
  • siendo recomendables las cesáreas para embarazos posteriores
  • adherencias pélvicas y abdominales
  • dolor durante el sexo

Resumen

Las fístulas vaginales describen aberturas entre la vagina y otros órganos, como el recto, el intestino y la vejiga, que normalmente no están presentes. Estas aberturas pueden ocurrir debido a una cirugía pélvica, un parto o un tratamiento de radiación para el cáncer.

Las fístulas pueden causar síntomas incómodos, como fugas continuas de heces y orina, infecciones y dolor abdominal. Si bien algunas fístulas pequeñas pueden sanar por sí solas, muchas requieren cirugía para separar los órganos. Los pasos involucrados en estas operaciones dependerán de la gravedad, ubicación y complejidad de la fístula.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *