Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Enfermedad inflamatoria intestinal en niños: qué saber

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una afección de por vida que causa inflamación en el tracto gastrointestinal (GI). Si bien a menudo se diagnostica en adolescentes y adultos jóvenes, ahora más niños pequeños desarrollan EII.

Compartir en Pinterest
Yasser Chalid/Getty Images

La EII es una condición común que afecta alrededor 1.6 millones americanos. Puede ocurrir a cualquier edad, pero el 25% de todos los casos son niños y adolescentes antes de los 20 años. Entre los niños con EII, el 4% se presenta antes de los 5 años, el 18% antes de los 10 años y el pico se presenta en la adolescencia.

La detección temprana es fundamental para prevenir complicaciones como la desnutrición o retrasos en el crecimiento.

Este artículo explora la EII en niños, analiza los síntomas y analiza las causas y las posibles complicaciones asociadas con la EII en niños.

Síntomas comunes de la EII en niños

La EII tiene dos tipos principales, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa (CU). Los síntomas de la EII pueden variar según el tipo de enfermedad y la ubicación de la inflamación.

Los síntomas también difieren de un niño a otro, similares a los síntomas que puede experimentar un adulto. Los síntomas comunes incluyen:

  • dolor abdominal
  • Diarrea
  • sangre en las heces
  • náuseas y vómitos
  • fiebre
  • pérdida de apetito, que puede conducir a la pérdida de peso

Sin embargo, alrededor 22% de los niños pueden presentar síntomas atípicos inicialmente, que incluyen:

  • falta de crecimiento
  • anemia
  • enfermedad perianal
  • síntomas extraintestinales, tales como:
    • erupciones en la piel
    • artritis
    • osteoporosis
    • osteopenia
    • iritis – hinchazón e inflamación del iris
    • uveítis
    • pancreatitis
    • problemas hepáticos y renales

Obtenga más información sobre la EII en nuestro centro de contenido dedicado.

Posibles complicaciones

La EII de inicio pediátrico puede ser más grave y tiene una mayor actividad de la enfermedad que la EII de inicio en adultos.

Los niños con EII pueden experimentar malabsorción o incapacidad para absorber los nutrientes de los alimentos. A estudios 2022 mostró que los niños con enfermedad de Crohn son vulnerables a la desnutrición.

Los siguientes factores aumentar el riesgo de un niño de desarrollar desnutrición:

  • actividad de la enfermedad
  • edad de inicio
  • compromiso perianal
  • Niveles de proteína C reactiva
  • etapa puberal

Es posible que los niños con EII no crezcan tan bien como los demás y lleguen a la pubertad más tarde. De acuerdo a un estudio de 2015, la falla del crecimiento ocurre en el 40 % de las personas con enfermedad de Crohn y en el 10 % de las que tienen CU. Alrededor del 19% de los niños con enfermedad de Crohn crecerán 8 centímetros más cortos de lo esperado cuando sean adultos.

A estudio 2020 también encontraron que los adultos con EII de inicio en la infancia tienen una estatura ligeramente menor que sus pares, especialmente aquellos con un curso de la enfermedad más grave y un inicio prepuberal.

Un estudio de 2017 también encontró que los niños con EII tienen un mayor riesgo de infecciones gastrointestinales que la población general.

Causas en niños

La causa exacta de la EII no está clara. Sin embargo, un combinación de los siguientes factores pueden afectar el sistema inmunológico de un niño y causar una reacción inflamatoria anormal en la pared intestinal:

  • genético
  • ambiental
  • microbiano

La EII también tiende a ser hereditaria. Hay antecedentes familiares de CU y de Crohn en hasta 28% de niños.

Los familiares cercanos de una persona con EII tienen una probabilidad de 1 en 3 de desarrollar EII. Además, los factores genéticos también pueden desempeñar un papel esencial en la EII pediátrica de inicio temprano que en la EII de inicio en adultos. existen más de 200 genes asociado con EII pediátrica de inicio temprano.

Sin embargo, no todas las personas con EII tienen antecedentes familiares de la afección. Otros factores que contribuyen pueden causar que se desarrolle la EII.

diagnóstico

Un médico llevará a cabo un historial de salud completo y un examen físico y utilizará un combinación de pruebas para diagnosticar la EII. Las pruebas pueden incluir:

  • análisis de sangre: Esto busca condiciones tales como anemia y signos de inflamación en el cuerpo.
  • Estudios de heces: Estos buscan sangre en las heces, infección y signos de inflamación en los intestinos del niño.
  • Pruebas de imagen: Estos incluyen tomografías computarizadas y resonancias magnéticas para buscar inflamación, hinchazón, bloqueos y estrechamiento en los intestinos.
  • Bgolondrina de ario: Esta prueba requiere que el niño trague un líquido de bario para cubrir el interior de los órganos en el tracto GI superior.
  • enema de bario: Esta prueba cubre el intestino grueso, incluidos el colon y el recto, para examinar áreas estrechas llamadas estenosis.
  • Endoscopia superior o colonoscopia: Este procedimiento utiliza un pequeño tubo flexible con una pequeña cámara llamada endoscopio para ver el interior del tracto. Un médico puede tomar una biopsia o una muestra de tejido para analizarla.
  • Cápsula endoscópica: Este procedimiento consiste en que el niño trague una cápsula especial y una cámara toma fotografías del intestino delgado.

Tratamiento para niños

El programa de tratamiento dependerá de la ubicación y la gravedad de la afección del niño y de si tiene CU o enfermedad de Crohn.

Los objetivos del tratamiento para la EII en niños incluyen:

  • eliminar los síntomas y restaurar la calidad de vida
  • corregir las deficiencias nutricionales para restaurar el crecimiento promedio
  • prevenir futuros brotes e inducir la remisión
  • curando los intestinos
  • eliminar o prevenir complicaciones

Los médicos pueden recomendar una variedad de tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos para un niño, que incluyen:

medicamento

Un médico puede darle a un niño diferentes medicamentos dependiendo de sus síntomas. Estos incluyen medicamentos para el dolor, la inflamación, la diarrea y los vómitos. También pueden obtener medicamentos para prevenir infecciones y evitar que su sistema inmunitario ataque sus cuerpos.

Lea más sobre medicamentos específicos para la CU.

nutrición y suplementos

Muchos niños con EII no absorben suficientes nutrientes, lo que puede provocar deficiencias vitamínicas. Los médicos pueden realizar pruebas para evaluar sus niveles de nutrientes y recomendar vitaminas y minerales específicos o batidos o bebidas especiales para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Lea más sobre suplementos específicos para la enfermedad de Crohn.

nutrición enteral exclusiva

La inflamación intestinal dificulta que el cuerpo de un niño absorba los nutrientes necesarios para ayudarlo a crecer. Por lo tanto, los médicos pueden dar a los niños el 100% de sus necesidades nutricionales en una fórmula líquida a través de una sonda nasogástrica para alimentarlos. Por lo general, los niños reciben este tratamiento durante 6 a 12 semanas para que el tracto gastrointestinal tenga suficiente tiempo para sanar.

Obtenga más información sobre la dieta enteral.

dieta

Ciertos alimentos también pueden desencadenar o empeorar la EII. Los niños pueden usar un plan de comidas en particular o evitar ciertos alimentos que pueden causar un brote.

Obtenga más información sobre los alimentos que debe comer y evitar con UC.

cirugía

Un niño puede necesitar cirugía si desarrolla complicaciones, que incluyen:

  • agujero en los intestinos
  • estenosis o bloqueos
  • sangrado continuo
  • obstrucciones intestinales
  • resecciones intestinales
  • Los síntomas no responden a los tratamientos conservadores

Un médico también puede recomendar una cirugía específica para la CU y procedimientos quirúrgicos para la enfermedad de Crohn.

Manejo de los brotes de síntomas en niños

Los síntomas de la EII pueden aparecer y desaparecer. Un niño puede pasar meses o años sin ningún síntoma, lo que se denomina remisión. Sin embargo, los síntomas también pueden reaparecer, lo que se denomina brote.

A continuación hay cosas que pueden ayudar a controlar los brotes:

  • Mantenga al niño hidratado: La hidratación es un problema común en los niños con EII, especialmente en aquellos con diarrea. Un niño debe beber agua y bebidas con electrolitos para hidratarse, pero evite las bebidas azucaradas ya que pueden empeorar los síntomas. Lea más sobre los beneficios de beber suficiente agua.
  • Nutrición equilibrada: Los alimentos fáciles de digerir pueden reducir la irritación del tracto digestivo durante un brote. Obtenga más información sobre la dieta baja en fibra.
  • Prevenir la irritación de la piel y las úlceras: La diarrea frecuente puede irritar el área anal. Mantener la zona anal limpia y seca es fundamental para prevenir ulceraciones e irritaciones. Una persona también puede aplicar un tratamiento de óxido de zinc para proteger la piel intacta.
  • Consulta con un pediatra: Es fundamental alertar al médico a la primera señal de síntomas. Los médicos pueden proporcionar nuevos medicamentos o tratamientos y realizar pruebas para ayudar a determinar la causa del brote.
  • Evitar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE): Los médicos no recetarán AINE para el dolor, ya que pueden empeorar un brote, pero proporcionarán analgésicos adecuados para niños.

Resumen

La EII puede ocurrir a cualquier edad, pero 1 de cada 4 casos ocurre antes de los 20 años. Si bien los niños pueden experimentar síntomas similares a los de los adultos, un niño con EII tiene un mayor riesgo de desarrollar otras afecciones médicas, como artritis o desnutrición. Los adultos con EII de inicio en la infancia también pueden tener estaturas ligeramente reducidas en comparación con sus pares.

Si bien no existe una cura para la EII, los pediatras pueden ayudar a controlar los síntomas con tratamientos médicos adecuados y cambios en el estilo de vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *