Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre la enfermedad de Parkinson y la EM?

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo que afecta una parte del cerebro llamada sustancia negra. La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad mediada por el sistema inmunitario en la que el sistema inmunitario ataca al sistema nervioso central (SNC), incluidos la columna vertebral, el cerebro y los nervios ópticos.

Tanto la EP como la EM son enfermedades de por vida que pueden afectar la forma en que una persona controla sus movimientos. Sin embargo, son condiciones distintas con diferentes causas, criterios de diagnóstico y tratamientos.

En raras ocasiones, la PD y la EM pueden ocurrir juntas. Esto ha provocado que algunos investigadores investiguen si existe un vínculo entre las dos condiciones.

Este artículo analiza las similitudes y diferencias entre la EP y la EM. También describimos cómo los médicos diagnostican y tratan la EP y la EM.

diagnóstico de EM

Compartir en Pinterest
Imágenes de Klaus Vedfelt/Getty

La esclerosis múltiple (EM) puede causar síntomas que se asemejan a los de varias otras afecciones, que incluyen:

  • carrera
  • neuropatía
  • meningitis

Los médicos hacen un diagnóstico de EM basándose en:

  • el historial médico de una persona
  • un examen físico
  • pruebas de diagnóstico

Según la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (NMSS), los médicos suelen utilizar la siguiente combinación de pruebas para diagnosticar la EM:

  • Examinación neurológica: Esto incluirá probar lo siguiente:
    • balance
    • fuerza
    • caminando
    • movimienot
    • vista
    • audiencia
    • tragar
  • Amplia revisión de la historia clínica: Esto incluirá una evaluación de:
    • síntomas
    • historial médico
    • historia familiar
  • análisis de sangre: Estos ayudarán a descartar otras posibles causas de los síntomas, como deficiencias vitamínicas y otras afecciones médicas subyacentes.
  • Imágenes de resonancia magnética: Las resonancias magnéticas ayudan a identificar la inflamación, la desmielinización y las lesiones de EM.
  • Análisis del líquido cefalorraquídeo: Un análisis del líquido cefalorraquídeo ayuda a detectar daños en la vaina protectora de mielina que rodea las fibras nerviosas en el SNC.

El NMSS señala además que, para que un médico diagnostique la EM, debe:

  • descartar cualquier otra posible condición médica
  • encontrar evidencia de daño en al menos dos áreas diferentes del SNC
  • encontrar evidencia de que el daño del SNC ocurrió en dos ocasiones separadas

Diagnóstico de la enfermedad de Parkinson

Los médicos suelen hacer un diagnóstico de la EP mediante un examen físico.

El diagnóstico precoz suele ser difícil. Sin embargo, los neurólogos capacitados o con mucha experiencia a veces pueden hacer un diagnóstico basado en los primeros signos y síntomas.

Para que un médico pueda diagnosticar la EP, una persona debe haber experimentado al menos dos de los siguientes cuatro síntomas:

  • temblor de reposo
  • inestabilidad postural, que incluye problemas de equilibrio y caídas
  • bradicinesia, que es el término médico para el movimiento lento
  • Rigidez o rigidez del tronco (torso), piernas o brazos

similitudes

De acuerdo a investigación 2016, tanto la EM como la EP pueden afectar el funcionamiento físico y cognitivo de una persona. Estas condiciones suelen tener efectos físicos más severos que los efectos cognitivos, particularmente durante las primeras etapas de las enfermedades.

Algunos de los síntomas de la EM y la EP son similares. Los siguientes son algunos síntomas potenciales que son comunes en ambas afecciones, según el NMSS y la Asociación Estadounidense de la Enfermedad de Parkinson (APDA):

  • fatiga
  • dolor
  • dificultad para caminar
  • problemas urinarios
  • problemas intestinales
  • problemas sexuales
  • aturdimiento
  • cambios en el funcionamiento cognitivo
  • depresión o ansiedad
  • mareo
  • problemas de equilibrio
  • problemas para dormir
  • espasticidad muscular
  • dolor muscular
  • Dificultad para hablar claramente
  • Dificultad para tragar

Finalmente, ninguna condición por sí misma es fatal, pero ambas pueden conducir a más complicaciones de salud.

diferencias

A pesar de varias similitudes en los síntomas, la EM y la EP son dos condiciones distintas. Algunas diferencias entre las dos condiciones se describen a continuación.

Edad de inicio

Un área en la que difieren la EM y la EP es la edad típica de inicio. De acuerdo a investigación 2016Los médicos generalmente diagnostican la EM en personas de 20 a 40 años, mientras que la edad típica de diagnóstico de la EP es más de 60 años.

causa

La esclerosis múltiple y la EP tienen causas diferentes.

La EP es una enfermedad neurodegenerativa que ocurre debido a la disfunción de las células en los ganglios basales del cerebro y la respuesta alterada del cerebro a la dopamina. La EM es una enfermedad inflamatoria que provoca la desmielinización de los nervios del SNC, que es lo que provoca los síntomas de la EM.

Los investigadores no están seguros de qué causa la EM. Sin embargo, los siguientes factores pueden jugar un papel en el desarrollo de la inflamación detrás de la condición:

  • genética
  • ambiente
  • agentes infecciosos
  • factores inmunológicos

Los investigadores creen que la EP se desarrolla como resultado de factores genéticos, factores ambientales o una combinación de ambos.

Tratamiento y perspectiva

El tratamiento y las perspectivas para la EM y la EP varían.

El tratamiento de la EM se centra en retrasar la progresión de la enfermedad. En algunos casos, el tratamiento puede ayudar a prevenir los brotes o acortar su duración.

El tratamiento para la EP se enfoca en controlar los síntomas. Actualmente no hay forma de detener o revertir la enfermedad.

¿Hay una conexión entre los dos?

Los investigadores han comenzado recientemente a investigar una posible conexión entre la EM y la EP.

En un estudio de caso de 2020, los investigadores notaron un vínculo potencial entre la EM y la EP. Encuentran que las personas que viven con EM que tienen una mutación GBA1 gen puede tener un mayor riesgo de desarrollar EP. Sin embargo, no está claro por qué este es el caso.

Según un anterior revisión de la literatura de 2014, la EM puede afectar el tejido cerebral y la estructura cerebral de una persona de una manera que desencadene el desarrollo de la enfermedad de Parkinson. No obstante, es poco probable que esta conexión sea fuerte. Los autores del estudio señalan que solo hay 34 casos informados de EM y EP coexistentes, lo que indica que es raro que las personas desarrollen ambas afecciones.

Se necesita más investigación para establecer una conexión firme entre la EM y la EP.

tratamientos para cada

Los médicos tratan tanto la EM como la EP mediante una combinación de medicamentos y terapias.

Tratamiento de la EM

Los médicos suelen recetar medicamentos modificadores de la enfermedad para el tratamiento de la EM. Estos medicamentos pueden ayudar:

  • progresión lenta de la enfermedad
  • prevenir recaídas
  • prevenir la actividad de nuevas enfermedades

Los medicamentos modificadores de la enfermedad están disponibles en las siguientes formas:

  • medicación oral
  • medicamento inyectable
  • infusión

Un plan de tratamiento para la EM también puede incluir terapias para ayudar a una persona a mantener o recuperar las funciones físicas.

Obtenga más información sobre el tratamiento de la EM aquí.

Tratamiento de la EP

Hay varias maneras de tratar la EP.

Ningún tratamiento puede revertir los efectos de la EP. Sin embargo, los siguientes tratamientos pueden ayudar a controlar los síntomas:

  • medicamentos para aliviar los temblores y los problemas de movimiento, como:
    • levodopa
    • agonistas de la dopamina
    • inhibidores de la monoamino oxidasa B
  • cirugía de estimulación cerebral profunda, que puede ayudar a aliviar los temblores y los problemas de movimiento
  • terapias de apoyo, tales como:
    • terapia física
    • terapia ocupacional
    • terapia del habla y lenguaje
    • consejos de dieta y ejercicio

Obtenga más información sobre el tratamiento de la EP aquí.

Perspectivas para ambos

Si bien actualmente no existe una cura para la EM o la EP, los tratamientos pueden ayudar a retrasar la progresión de estas enfermedades.

Ni la EM ni la EP son fatales, pero ambas condiciones pueden causar complicaciones que pueden resultar fatales. Seguir un plan de tratamiento recomendado puede ayudar a prevenir la progresión de la enfermedad y reducir el riesgo de complicaciones.

Outlook para EM

El pronóstico exacto para una persona que vive con EM puede variar mucho. Algunas personas solo experimentarán brotes de síntomas esporádicos, mientras que otras experimentarán brotes de síntomas más frecuentes.

Según Multiple Sclerosis Trust, algunos factores que pueden indicar una perspectiva más favorable incluyen:

  • ser menor de 40 años de edad en el momento del diagnóstico
  • ser mujer
  • experimentar principalmente síntomas sensoriales, como hormigueo o entumecimiento
  • experimentar largos intervalos entre recaídas
  • experimentar recaídas poco frecuentes durante los primeros años del diagnóstico
  • experimentando una recuperación completa después de las recaídas

La mayoría de las personas que viven con EM pueden esperar una vida relativamente normal.

Perspectivas para la EP

Las personas que viven con EP pueden esperar una esperanza de vida relativamente normal. Los tratamientos pueden ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad y proporcionar cierto alivio de los síntomas. Sin embargo, ningún tratamiento puede revertir la enfermedad.

Resumen

Hay algunos signos y síntomas que son comunes tanto a la EM como a la EP. Sin embargo, los criterios diagnósticos y las opciones de tratamiento difieren en cada caso.

En casos raros, una persona puede desarrollar tanto EM como PD. Sin embargo, se necesita más investigación para confirmar un posible vínculo entre las dos condiciones.

El tratamiento puede ayudar a prevenir que empeoren tanto la EM como la EP. También puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones. Una persona debe trabajar en estrecha colaboración con su médico para desarrollar un plan de tratamiento adecuado.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *