Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Cómo sabes si estás teniendo un ataque de pánico o ansiedad?

Tanto los ataques de pánico como los de ansiedad provocan un ritmo cardíaco acelerado, respiración superficial y una sensación de angustia. Sin embargo, por lo general difieren en gravedad y causa.

Los ataques de pánico suelen ser más intensos y pueden ocurrir con o sin un desencadenante, mientras que los ataques de ansiedad son una respuesta a una amenaza percibida.

Las personas a menudo usan los términos ataque de pánico y ataque de ansiedad indistintamente, pero no son lo mismo. Este tipo de ataques tienen diferentes intensidades y duraciones.

Los síntomas de ansiedad están vinculados a condiciones de salud mental, incluido el trastorno obsesivo-compulsivo y el trauma, mientras que los ataques de pánico afectan principalmente a las personas con trastorno de pánico.

En este artículo detallamos las diferencias entre los ataques de pánico y los de ansiedad.

Diferenciar entre ataques de pánico y de ansiedad

Compartir en Pinterest
Davide Illini/Stocksy

Debido a que los síntomas son tan similares, puede ser difícil distinguir entre los ataques de pánico y los de ansiedad.

Aquí hay algunos consejos que pueden ayudar:

Ataques de pánico Ataques de ansiedad
Por lo general, ocurre con un disparador, pero puede ocurrir sin uno. Una respuesta a un estresor percibido o amenaza.
Los síntomas suelen aparecer de repente. Los sentimientos de ansiedad pueden desarrollarse gradualmente con el tiempo.
Los síntomas son disruptivos y pueden implicar una sensación de desapego. Los síntomas pueden variar en intensidad de leves a severos.
Por lo general, desaparece después de unos minutos. Los síntomas pueden prevalecer por períodos más largos.

Cuales son los signos y síntomas?

La ansiedad y los ataques de pánico tienen diferentes síntomas.

Síntomas del ataque de pánico

Los ataques de pánico aparecen repentinamente y pueden ocurrir con o sin un desencadenante identificable.

Los síntomas incluyen:

  • una frecuencia cardíaca rápida
  • Dolor de pecho
  • mareos o aturdimiento
  • sofocos o escalofríos
  • náuseas
  • entumecimiento u hormigueo en las extremidades
  • sacudida
  • dificultad para respirar
  • dolor de estómago
  • transpiración

Las personas que experimentan un ataque de pánico también pueden:

  • sentir una pérdida de control
  • tienen un miedo repentino de que van a morir
  • sentirse separado de sí mismo o de su entorno

Los ataques de pánico tienden a durar de 5 a 20 minutos.

Sin embargo, pueden ocurrir varios ataques de pánico seguidos, lo que hace que parezca que un ataque dura mucho más. Después de un ataque, muchas personas se sienten estresadas, preocupadas o inusuales por el resto del día.

Obtenga más información sobre los ataques de pánico y el trastorno de pánico aquí.

Síntomas del ataque de ansiedad

Mientras que los ataques de pánico aparecen de repente, los síntomas de ansiedad siguen a un período de preocupación excesiva.

Los síntomas de ansiedad pueden volverse más pronunciados en unos pocos minutos u horas. Por lo general, son menos intensos que los de los ataques de pánico.

Los ataques de ansiedad no son una condición diagnosticable. Sin embargo, los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada (TAG) incluyen:

  • nerviosismo
  • irritabilidad
  • aumento del ritmo cardíaco
  • respiración rápida
  • temblor
  • transpiración
  • una sensación de peligro inminente
  • Dificultad para concentrarse
  • trastornos del sueño

Los síntomas de ansiedad a menudo duran más que los síntomas de un ataque de pánico. Pueden persistir durante días, semanas o meses.

Visite nuestro centro dedicado a la ansiedad aquí.

¿Qué causa los ataques de pánico y ansiedad?

Las causas exactas de los trastornos de ansiedad y pánico no están claras. Es probable que las personas desarrollen estos trastornos debido a una combinación de factores genéticos, médicos y externos.

Obtenga más información sobre las causas de la ansiedad aquí.

Las personas pueden experimentar ataques de pánico o ansiedad debido a amenazas predecibles o impredecibles. Estas amenazas pueden ser reales o percibidas.

Una persona puede experimentar ansiedad o ataques de pánico debido a:

  • estresores ambientales
  • Abstinencia de alcohol o drogas
  • condiciones crónicas o dolor crónico
  • efectos secundarios de medicamentos
  • fobia (miedo excesivo a objetos o situaciones)
  • exposición a desencadenantes traumáticos
  • uso excesivo de estimulantes como la cafeína

Factores de riesgo de los ataques de pánico

Las personas son más propensas a experimentar ataques de pánico si tienen:

  • antecedentes personales o familiares de ataques de pánico
  • otros problemas de salud mental, como depresión, trastorno bipolar o un trastorno de ansiedad
  • una afección médica crónica, como un trastorno de la tiroides, diabetes o enfermedad cardíaca
  • Problemas con el consumo de alcohol o drogas
  • factores estresantes de la vida
  • eventos estresantes
  • trauma pasado

Un estudio de 2019 encontraron que las minorías sexuales son más propensas a experimentar TAG, aunque la prevalencia varió según el grupo de edad. Los investigadores clasificaron a cualquier persona que respaldara la atracción hacia el mismo sexo, el comportamiento hacia el mismo sexo o que se identificara como no heterosexual como una minoría sexual.

Otros estudios encontraron que los jóvenes LGBT+ tienen el doble de probabilidades de experimentar ansiedad o ataques de pánico que sus pares.

Las mujeres también tienen el doble de probabilidades de desarrollar un trastorno de ansiedad que los hombres.

El sexo y el género existen en los espectros. Este artículo utilizará los términos “masculino”, “femenino” o ambos para referirse al sexo asignado al nacer. Clic aquí para saber más.

diagnóstico

Un médico o un profesional de la salud mental puede diagnosticar un ataque de pánico, un trastorno de pánico o un trastorno de ansiedad.

Ellos basar sus diagnósticos sobre las definiciones en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Quinta Edición (DSM-5).

Estos profesionales no pueden diagnosticar un ataque de ansiedad porque no es una condición clínicamente definida en el DSM-5. Sin embargo, pueden reconocer los síntomas de la ansiedad y diagnosticar un trastorno de ansiedad.

Un médico discutirá los síntomas y eventos de la vida para diagnosticar cualquiera de estas condiciones. También pueden realizar una evaluación psicológica para determinar en qué categoría se encuentran los síntomas.

Puede ser necesario descartar condiciones fisiológicas que comparten síntomas similares.

Para hacer esto, un médico puede realizar:

  • un examen físico
  • análisis de sangre
  • pruebas cardíacas, como un electrocardiograma

Para ayudar a apoyar su bienestar mental y el de sus seres queridos durante este momento difícil, visite nuestro centro dedicado a la salud mental para descubrir más información respaldada por investigaciones.

Remedios caseros

La Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión recomienda los siguientes remedios caseros para el estrés y la ansiedad:

  • manejar o reducir los factores estresantes
  • Limite el consumo de alcohol y cafeína
  • llevar una dieta sana y equilibrada
  • dormir 8 horas por noche
  • Practica meditación, yoga o respiración profunda.
  • construir una red de apoyo

Durante un ataque de pánico o ansiedad

Las siguientes estrategias pueden ayudar durante un ataque:

  • Reconocimiento: Los síntomas de un ataque de pánico o ansiedad pueden ser extremadamente aterradores. Reconocer la situación y recordar que los síntomas pronto pasarán puede reducir la ansiedad y el miedo.
  • Técnicas de respiración: La dificultad para respirar es uno de los síntomas más comunes y alarmantes de estos ataques. Aprender técnicas para controlar la respiración puede ayudar durante un ataque.
  • Técnicas de relajación: Los métodos de relajación, como la relajación muscular progresiva y las imágenes guiadas, pueden reducir los sentimientos de pánico y ansiedad.
  • Atención plena: La atención plena ayuda a las personas a mantenerse enraizadas en el momento presente. Puede ser especialmente beneficioso para las personas con ansiedad que tienden a preocuparse por los factores estresantes percibidos y potenciales.

Tratamientos médicos

Los profesionales médicos evaluarán los síntomas de una persona y planificarán el tratamiento en consecuencia. Por lo general, esto se centrará en la terapia, la medicación o una combinación de ambos.

Terapia

Participar en sesiones de terapia interpersonal puede ayudar a identificar los factores desencadenantes y controlar los síntomas. La terapia también tiene como objetivo ayudar a las personas a aceptar el pasado y trabajar hacia el futuro. Estas sesiones pueden realizarse de forma presencial o a distancia.

La terapia cognitiva conductual (TCC) es un tratamiento común para el TAG y el trastorno de pánico. La TCC se enfoca en las respuestas conductuales de una persona a eventos o factores estresantes específicos. Los terapeutas trabajarán con sus pacientes para establecer nuevos hábitos y técnicas de comportamiento para responder a los factores estresantes.

Obtenga más información sobre la TCC y sus aplicaciones aquí.

medicamento

Los medicamentos pueden reducir los síntomas en personas con trastornos graves de ansiedad y pánico. Los médicos pueden recomendar medicamentos como tratamiento independiente o junto con la psicoterapia.

Un médico puede prescribir:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): Este es un tipo de antidepresivo que aumenta los niveles de serotonina en el cerebro.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN): Este es otro medicamento antidepresivo. Actúa aumentando los niveles de serotonina y noradrenalina en el cerebro.
  • Pregabalina: Si los antidepresivos no funcionan, un médico puede recetar pregabalina, un anticonvulsivo. Los médicos suelen recetar esto para reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones en la epilepsia. Sin embargo, puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad.
  • Benzodiazepinas: Los médicos pueden recetar benzodiazepinas como tratamiento a corto plazo para la ansiedad severa. Este medicamento es un sedante y no es seguro para su uso a largo plazo.

En 2020, el Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) advirtió que el uso de benzodiazepinas puede provocar dependencia física y que la abstinencia puede poner en peligro la vida. La combinación de estas drogas con alcohol, opioides y otras sustancias puede provocar la muerte. Es esencial seguir las instrucciones del médico al usar estos y otros medicamentos contra la ansiedad.

Obtenga más información sobre los diferentes tipos de medicamentos para la ansiedad aquí.

quitar

Los ataques de pánico y ansiedad son diferentes, pero comparten algunos síntomas.

Los ataques de ansiedad a menudo siguen períodos de preocupación prolongada. Los ataques de pánico tienden a ocurrir repentinamente y los síntomas suelen ser más intensos.

El pánico y la ansiedad pueden ser angustiantes y perturbadores, pero las estrategias de autoayuda pueden reducir la intensidad de los síntomas. La terapia y la medicación pueden prevenir o reducir la cantidad de episodios futuros.

Cuanto antes busque ayuda una persona, mejor será el resultado.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *