Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Qué significa flema verde, amarilla o marrón?

La flema es un tipo de mucosidad que proviene de los pulmones y de las vías respiratorias cercanas del tracto respiratorio inferior. Este tipo de moco juega un papel crucial en la prevención de que los gérmenes y las partículas entren en las vías respiratorias o los pulmones y causen una infección.

Compartir en Pinterest
Imágenes de AsiaVision/Getty

Por lo general, la flema es clara, delgada e imperceptible. Cuando alguien tiene un resfriado o una infección, la flema puede espesarse y cambiar de color. Otras causas subyacentes también pueden afectar el color de la flema.

Este artículo analiza los diversos colores que puede tener la flema y lo que estos significan para la salud de una persona. También examina las diferentes texturas de la flema y explica lo que alguien puede hacer si su flema cambia.

colores de flema

El color de la flema puede ofrecer información útil sobre lo que puede estar sucediendo con los pulmones y otros órganos del sistema respiratorio. Una persona puede seguir esta guía de colores como referencia:

Claro

La flema clara es típica. Se compone de agua, sales, anticuerpos y otras células del sistema inmunitario. Después de su producción en el tracto respiratorio, la mayor parte pasa por la parte posterior de la garganta, antes de que una persona lo trague.

marrón y negro

La flema marrón puede indicar un posible sangrado. Si bien es probable que se deba a un sangrado que ocurrió hace un tiempo, también puede indicar una infección crónica como la bronquitis. Las personas que fuman también pueden tener flema marrón.

Flema negra puede indicar la presencia de una infección por hongos, antecedentes de tabaquismo u otras sustancias que una persona ha inhalado regularmente.

Alguien que tiene flema negra debe comunicarse con su médico de inmediato, especialmente si tiene un sistema inmunológico debilitado.

Blanco

La flema blanca significa congestión nasal. Cuando la cavidad nasal está congestionada, los tejidos se hinchan e inflaman, lo que ralentiza el paso de la flema por las vías respiratorias. Cuando esto sucede, la flema se vuelve más gruesa y turbia o blanca.

Amarillo

La flema amarilla sugiere que las células inmunitarias están comenzando a funcionar en el sitio de la infección u otro tipo de afección inflamatoria.

Los glóbulos blancos son las células del sistema inmunitario que se encargan de combatir los gérmenes. A medida que continúan luchando contra la infección, la flema los recoge y les da un tinte amarillento.

Verde

La flema verde indica una respuesta inmune generalizada y robusta. Los glóbulos blancos, los gérmenes y otras células y proteínas que produce el cuerpo durante la respuesta inmunitaria dan a la flema su color verde.

Si bien la flema de este color puede indicar una infección, una persona no siempre necesita antibióticos. La mayoría de las infecciones que conducen a la flema verde son virales y generalmente se resuelven sin tratamiento en unas pocas semanas.

la flema a menudo cambia vuelve a ser blanco después de unos días. Si esto no ocurre durante un tiempo prolongado, esto puede indicar una infección bacteriana.

Una persona debe consultar con su médico antes de usar antibióticos. Usar antibióticos cuando no son necesarios puede ser dañino, ya que las bacterias pueden desarrollar resistencia. Si la flema verde se presenta con dificultad para respirar, dolor en el pecho o tos con sangre, esta es otra señal para consultar a un médico con urgencia.

editor

La flema roja indica la presencia de sangre. Hay muchas razones para la sangre en la flema.

Mucha tos, como con una infección respiratoria, a veces puede causar que los vasos sanguíneos pequeños en los pulmones o las vías respiratorias se rompan y sangren.

Cuando hay hinchazón en el conducto nasal de una persona, puede sangrar por la nariz. Esto puede hacer que la sangre se filtre en el goteo posnasal y luego tosa.

En otras situaciones, la sangre en la mucosidad puede indicar la presencia de una afección médica grave, como tuberculosis, un absceso o cáncer de pulmón.

Texturas de flema

La flema también puede adquirir diferentes texturas, desde acuosas hasta espesas y pegajosas. La flema fina y acuosa suele ser típica e indica un tracto respiratorio saludable.

Durante una infección, las células inmunitarias, los gérmenes y los desechos se acumulan en la flema, haciéndola más espesa, pegajosa y turbia.

Toser y estornudar ayudan al cuerpo a eliminar el exceso de flema, mucosidad y otras cosas que no pertenecen al tracto respiratorio.

La enfermedad o la infección no son las únicas cosas que pueden hacer que la flema se vuelva más espesa. Estar deshidratado o incluso dormir puede hacer que la flema se mueva más lentamente y se vuelva más espesa de lo normal.

La flema rosada y espumosa puede significar que alguien está experimentando insuficiencia cardíaca, especialmente cuando ocurre con alguno de los siguientes síntomas:

  • dificultad para respirar
  • transpiración
  • Dolor de pecho

Cualquier persona que experimente estos síntomas debe visitar la sala de emergencias de inmediato.

Además, la flema espumosa puede ocurrir debido a mal de altura y síndrome de distrés respiratorio agudo.

Cuándo hablar con un médico

Es importante tener en cuenta que los médicos no pueden diagnosticar una enfermedad o condición en particular según el color de la flema de una persona.

Tener flema verde, amarilla o espesa no siempre indica la presencia de una infección. Y si hay una infección, el color de la flema no determina si la ha causado un virus, una bacteria o un patógeno. Las alergias simples también pueden causar cambios en el color de la mucosidad.

Los antibióticos no siempre resolverán la mucosidad verde.

Las personas que tienen mucosidad blanca, amarilla o verde presente durante más de unos pocos días, o si experimentan otros síntomas, como fiebre, escalofríos, tos o dolor en los senos paranasales, deben hablar con un médico. Sin embargo, una persona generalmente está bien si espera unos días para intentar tratar los síntomas en casa antes de programar una cita.

Alguien que desarrolle esputo rojo, marrón, negro o espumoso nuevo o aumentado debe llamar a su médico para programar una cita de inmediato. Estos síntomas pueden ser signos de una afección médica más grave que requiere tratamiento inmediato.

Atención domiciliaria para la flema atípica

La flema blanca, amarilla o verde generalmente se puede tratar en casa.

Las personas deben tratar de descansar mucho y mantenerse hidratadas. La deshidratación puede empeorar la flema espesa, lo que dificulta la expectoración.

Algunas personas pueden encontrar que caminar suavemente puede ayudarlos a toser el exceso de flema.

Algunas otras medidas para probar en casa incluyen el uso de lo siguiente:

humidificadores

Hacer funcionar un humidificador puede ayudar a humedecer el aire, lo que facilita la respiración, facilitando la tos y aflojando la flema atrapada en el pecho.

Aceite de eucalipto o menta

Los aceites esenciales de eucalipto o menta son los ingredientes activos en muchos masajes para el pecho de venta libre (OTC).

Cuando una persona los frota en el pecho, puede ayudar relajación, mejorar la respiración y hacer que la tos sea más productiva para sacar la flema.

Si usa el aceite esencial directamente, una persona debe diluirlo en un poco de aceite de coco o almendras antes de aplicarlo en el pecho. Los aceites sin diluir a veces pueden ser un poco intensos o dolorosos con la aplicación directa sobre la piel.

Algunas personas encuentran que frotar los aceites en las plantas de los pies y usar calcetines gruesos también puede ser efectivo.

expectorantes

Los expectorantes de venta libre, como la guaifenesina, ayudan a diluir la mucosidad, haciéndolo más fácil toser.

Los expectorantes están disponibles tanto para niños como para adultos en la farmacia local. Es importante leer las instrucciones y tomar el medicamento exactamente como lo indica la etiqueta o el farmacéutico.

agua salada

Hacer gárgaras con agua salada o usar una solución salina para aclarar las fosas nasales es una forma común de ayudar a eliminar la flema durante una infección viral o bacteriana.

Para hacer gárgaras, una persona puede disolver un cuarto de cucharadita de sal en una taza de agua tibia. Para limpiar las fosas nasales, pueden comprar un aerosol nasal o usar un neti pot para enjuagarse la nariz.

panorama

En la mayoría de los casos, las medidas de cuidado en el hogar son formas seguras y efectivas de tratar la flema atípica.

Es importante llamar a un médico si la flema no mejora después de unos días. Puede ser necesario un antibiótico para tratar una infección bacteriana subyacente.

Cualquier persona con mucosidad rosada, roja, marrón, negra o espumosa debe comunicarse con su médico o acudir a la sala de emergencias local para una evaluación.

Preguntas frecuentes

Aquí hay algunas preguntas y respuestas comunes sobre la flema.

¿Cuál es la diferencia entre moco y flema?

Diferentes áreas del cuerpo, incluido el tracto respiratorio superior, que incluye la nariz, la boca y la garganta, y el tracto gastrointestinal secretan moco.

Pero la flema se refiere a la mucosidad que producen específicamente los pulmones. Otro término para la flema es esputo. Entonces, cuando una persona expulsa mucosidad al toser, la gente se refiere a ella como flema, pero no a la mucosidad que produce la nariz.

¿Es lo mismo moco que flema?

El moco se refiere a la mucosidad nasal, por lo que no es flema o esputo, que proviene de los pulmones.

¿Cuál es la diferencia entre la flema de las alergias y la flema de un resfriado?

La flema relacionada con la alergia tenderá a ser clara. Los resfriados o las infecciones suelen causar flemas verdes o amarillas.

Obtenga más información sobre resfriados versus alergias y razones para toser flemas sin sentirse enfermo.

Lea este artículo en español.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *