Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué saber sobre los diferentes tipos de drogas psicoactivas

Las drogas psicoactivas son sustancias que afectan al cerebro. Provocan cambios en la conciencia, los pensamientos, el estado de ánimo y el comportamiento. Dependiendo de la sustancia, las drogas psicoactivas pueden causar euforia, aumento de energía, somnolencia, alucinaciones y más.

Dependiendo de la situación, los efectos de las drogas psicoactivas pueden ser beneficiosos o perjudiciales.

La frase “droga psicoactiva” a menudo se refiere a sustancias ilegales, como la dietilamida del ácido lisérgico (LSD), la heroína y la cocaína. Sin embargo, estas drogas forman parte de una categoría más amplia de sustancias psicoactivas, varias de las cuales son legales.

La nicotina, el alcohol y la cafeína son todos tipos de sustancias psicoactivas que las personas consumen con frecuencia. De hecho, aproximadamente 80% de los estadounidenses adultos consumen cafeína diariamente.

Este artículo revisa los diferentes tipos de drogas psicoactivas y proporciona algunos ejemplos.

Descripción general de las drogas psicoactivas

Compartir en Pinterest
85758383 GUSTOIMAGES/SPL/Getty Images

Una sustancia psicoactiva es cualquier sustancia que interactúa con el sistema nervioso central, cuando una persona la consume, provoca cambios en la forma en que el cerebro responde a los estímulos.

Su efecto sobre el sistema nervioso central hace que un individuo experimente cambios, incluido:

  • cambios de humor
  • cambios en el comportamiento
  • cambios en la conciencia
  • pensamientos alterados
  • cambios en cómo se sienten

Estos cambios pueden ser útiles o deseables, pero las drogas psicoactivas también pueden producir efectos no deseados.

Tipos de drogas psicoactivas

Las drogas psicoactivas se dividen en diferentes categorías, según los efectos que la droga tenga en una persona. Éstos incluyen:

  • depresores: Estos medicamentos pueden calmar el cerebro, causar somnolencia y hacer que la persona se sienta relajada. Sin embargo, también pueden causar pesadillas, ansiedad y agresión. El alcohol es un ejemplo de un depresor.
  • estimulantes: Estos incluyen drogas como la cocaína y la cafeína. Los estimulantes pueden aumentar la energía, el estado de alerta y la vigilia.
  • opiáceos: Se trata de fármacos analgésicos que aumentan la sensación de felicidad o euforia y crean un efecto tranquilizante. Pueden llevar a la adicción si una persona los abusa, e incluyen drogas como la heroína.
  • alucinógenos: Estas drogas pueden hacer que una persona tenga alucinaciones, lo que significa que puede ver u oír cosas que no existen. También pueden hacer que una persona perciba el tiempo de manera diferente, se sienta separada de su entorno o se sienta profundamente perspicaz. El LSD es un ejemplo de alucinógeno.

Ejemplos de drogas psicoactivas

Hay varios ejemplos diferentes de sustancias psicoactivas, y todas tienen efectos diferentes en el cuerpo y el cerebro.

Si bien no todas las sustancias psicoactivas son ilegales, una persona puede abusar de cualquiera de estas sustancias.

Los siguientes son ejemplos comunes de drogas psicoactivas y sus efectos en el cuerpo.

heroína

La heroína es una droga ilegal que se une a los receptores de opioides en el cerebro, provocando una «oleada» de sensaciones placenteras.

A pesar de los sentimientos iniciales de euforia, la heroína puede causar un ritmo cardíaco más lento, sensación de somnolencia y pensamiento nublado. Sin embargo, los efectos físicos de la heroína, como un ritmo cardíaco más lento y una respiración reducida, a veces pueden poner en peligro la vida.

cocaína

La cocaína es un estimulante ilegal en muchos países. Puede causar un efecto eufórico inmediato que dura desde unos pocos minutos hasta alrededor de una hora.

Las dosis más altas de este medicamento pueden hacer que una persona experimente comportamientos erráticos, como violencia, ansiedad, pánico y paranoia. También puede provocar complicaciones graves, incluidos ataques cardíacos y muerte súbita, potencialmente con el primer uso de una persona.

Obtenga más información sobre la cocaína.

LSD

El LSD y otros alucinógenos pueden hacer que una persona experimente, escuche o vea cosas que no existen. Algunas de estas experiencias pueden sentirse placenteras y profundas, mientras que otras pueden resultar aterradoras.

El LSD también puede causar presión arterial elevada, insomnio y mareos.

Además, el uso de LSD puede conducir al desarrollo de tolerancia tanto para la droga en sí como para otros alucinógenos, lo que significa que una persona necesita tomar dosis más altas para experimentar el mismo «subidón».

Obtenga más información sobre el LSD.

Metilendioxi-metilanfetamina (MDMA)

La MDMA, también llamada molly o éxtasis, puede tener efectos tanto estimulantes como alucinógenos. Algunas personas que lo usan sienten una mayor empatía y cercanía emocional, un estado de ánimo elevado y una mayor energía.

Sin embargo, el uso moderado puede causar irritabilidad, depresión, problemas para dormir y ansiedad.

Obtenga más información sobre la MDMA.

anfetaminas

Las anfetaminas son un tipo de estimulante. Ellos pueden vienen en forma de medicamentos recetados para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o la narcolepsia, con las marcas Adderall o Dexedrine.

Las personas a veces los usan como drogas recreativas, ya que pueden darle a una persona una «oleada» de euforia y aumentar la energía y el estado de alerta.

Sin embargo, también pueden causar paranoia, ira y psicosis. Las dosis altas pueden causar insuficiencia cardíaca o convulsiones.

Obtenga más información sobre las anfetaminas.

canabis

El cannabis, también llamado hierba, es un tipo de droga psicoactiva que puede tener efectos depresores, estimulantes o alucinógenos.

Este medicamento afecta a todos de manera diferente, pero los efectos comunes incluyen aumento del apetito, euforia y relajación. Algunas personas también pueden tener sentidos alterados, por ejemplo, ver colores más brillantes.

Sin embargo, algunos pueden tener efectos negativos después de tomar el medicamento, como sentir pánico, miedo y perturbación.

Obtenga más información sobre el cannabis.

Alcohol

Las personas generalmente clasifican el alcohol como un depresor porque ralentiza el pensamiento y las respuestas de una persona. eso pueden hacer que alguien se sienta tranquilo, relajado o eufórico.

Sin embargo, también puede reducir la capacidad de una persona para pensar racionalmente y provocar un deterioro del juicio. Con el tiempo, una persona puede desarrollar tolerancia o dependencia del alcohol.

Obtenga más información sobre el alcohol.

Nicotina

La nicotina, que las personas pueden encontrar en los productos de tabaco para fumar y mascar, es un estimulante y depresor. La nicotina primero proporciona un «zumbido» de energía y placer.

Sin embargo, este efecto se desvanece con el tiempo y deja a la persona sintiéndose fatigada. Su cuerpo también puede volverse dependiente de la nicotina, lo que puede conducir a la adicción.

Obtenga más información sobre la nicotina.

cafeína

Este es el más común Forma de droga psicoactiva legal. La cafeína actúa como un estimulante que puede ayudar al estado de alerta.

Sin embargo, también puede interrumpir el sueño de una persona. Al igual que la nicotina y el alcohol, una persona puede desarrollar tolerancia a la cafeína, lo que significa que necesita consumir más para sentir sus efectos. Esto puede provocar dependencia y síntomas de abstinencia cuando una persona deja de tomarlo.

Obtenga más información sobre la cafeína.

opioides recetados

Un médico puede recetar opioides a alguien para el dolor de moderado a intenso. Las marcas comunes de opioides recetados incluyen OxyContin y Percocet.

Por lo general, son seguros cuando una persona los toma según lo prescrito por un médico y a corto plazo. Sin embargo, las personas pueden abusar de los medicamentos recetados al:

  • tomar medicamentos que los médicos han recetado a otra persona
  • tomar el medicamento en cantidades o formas diferentes a las prescritas por los médicos
  • tomando la medicación para drogarse

Los opiáceos recetados pueden ser muy dañinos si alguien los toma de manera diferente a como los recetó el médico.

Debido a que hacen que la respiración de una persona sea lenta, su mal uso puede causar hipoxia, cuando el cerebro no recibe suficiente oxígeno. Esto puede provocar coma, daño cerebral permanente o la muerte.

Obtenga más información sobre los opioides.

¿Son dañinas las drogas psicoactivas?

Ya sea que una persona use sustancias psicoactivas como medicación, drogas recreativas o como parte de su rutina diaria, existen riesgos al usarlas. Por ejemplo, todas las drogas pueden conducir a la dependencia y la adicción.

Diferentes medicamentos tienen diferentes efectos y niveles de riesgo asociados con ellos. En particular, las drogas legales e ilegales tienen diferentes niveles de daño potencial.

Drogas psicoactivas legales

Las drogas legales, como la cafeína, el alcohol, la nicotina y los medicamentos recetados, tienden a ser seguras con un uso responsable.

Sin embargo, estos medicamentos aún pueden tener consecuencias adversas con un uso excesivo o inadecuado. Por ejemplo, es peligroso que una persona maneje bajo la influencia del alcohol o use indebidamente medicamentos recetados.

Fumar drogas como la nicotina o el cannabis también puede dañar los pulmones de una persona y aumentar el riesgo de varios tipos de cáncer.

Obtenga más información sobre los riesgos de la cafeína.

Obtenga más información sobre los riesgos para la salud del consumo excesivo de alcohol.

Obtenga más información sobre los riesgos para la salud de fumar.

Drogas psicoactivas ilegales

El uso de drogas ilegales generalmente presenta un mayor riesgo. Debido a que es posible que no se sometan a procesos de fabricación profesionales en un laboratorio, una persona no puede estar segura de qué ingredientes puede contener una droga ilegal.

Las drogas ilegales pueden contener sustancias que son peligrosas de consumir. Por ejemplo, algunos fabricantes de drogas ilegales mezclan drogas, como heroína, cocaína, metanfetamina y MDMA, con un poderoso opioide sintético llamado fentanilo.

Una persona que toma un fármaco que contiene fentanilo tiene más probabilidades de sufrir una sobredosis si su organismo no tolera lo suficiente los opioides fuertes.

Además, algunas drogas, como la cocaína, tienen una asociación con efectos secundarios potencialmente graves, como un ataque al corazón y la muerte súbita.

Aprenda a reconocer los signos de una sobredosis de opioides.

Riesgos de tomar drogas psicoactivas

Otros riesgos comunes de las sustancias psicoactivas incluyen:

  • adiccion
  • empeoramiento de los problemas de salud mental
  • problemas con la memoria
  • pérdida de peso involuntaria
  • daño pulmonar por fumar
  • complicaciones en el embarazo
  • aumento o disminución de la presión arterial
  • sobredosis

Buscar ayuda para la adicción puede parecer desalentador o incluso aterrador, pero varias organizaciones pueden brindar apoyo. Si cree que usted o alguien cercano a usted está luchando contra la adicción, puede comunicarse con las siguientes organizaciones para obtener ayuda y asesoramiento inmediatos:

  • Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA): 800-662-4357 (TTY: 800-487-4889)
  • Línea Nacional de Prevención del Suicidio: 800-273-8255

Resumen

Las drogas psicoactivas alteran la forma en que una persona piensa, actúa y siente. A menudo encajan en una o más categorías, incluidos los estimulantes, los depresores, los opiáceos y los alucinógenos.

  • Los estimulantes pueden hacer que alguien sienta una sensación de euforia, excitación o aumento de la energía.
  • Los depresores pueden hacer que las personas se sientan somnolientas, relajadas o tranquilas.
  • Los opiáceos pueden causar euforia y tener un efecto tranquilizante.
  • Los alucinógenos pueden alterar los sentidos de una persona y hacer que vea o escuche cosas que no existen.

Diferentes drogas tienen riesgos variados, pero algunas son comunes entre las drogas psicoactivas. Algunos de estos riesgos incluyen problemas cardíacos, adicción, empeoramiento de los síntomas de enfermedades mentales y muerte.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *