Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué saber sobre la terapia sexual

La terapia sexual es un tipo de psicoterapia diseñada para ayudar a las personas a identificar y superar sus desafíos sexuales y mejorar su satisfacción sexual.

La terapia sexual puede beneficiar a cualquier persona que quiera mejorar su relación con el sexo y el placer. Puede ser especialmente útil para aquellos que tienen dificultades con la falta de excitación, las relaciones sexuales dolorosas, la incapacidad para alcanzar el orgasmo u otras disfunciones sexuales.

La terapia sexual no requiere de ambos socios. Algunas personas pueden beneficiarse de las sesiones de terapia individual, mientras que otras pueden encontrar más útil la terapia sexual de pareja.

Este artículo analiza por qué alguien puede necesitar terapia sexual, qué esperar durante la terapia, cómo encontrar un terapeuta sexual calificado y más.

¿Qué es la terapia sexual?

Compartir en Pinterest
izusek/imágenes falsas

La terapia sexual es un tipo de terapia de conversación diseñada para ayudar a las personas y parejas que experimentan problemas para lograr la satisfacción sexual.

Los factores físicos, psicológicos y emocionales pueden causar desafíos sexuales. El objetivo de un terapeuta sexual es ayudar a una persona o pareja a abordar estos problemas y obtener una vida sexual más satisfactoria.

La terapia sexual no involucra contacto sexual entre clientes y terapeutas.

¿Como funciona?

Al igual que con cualquier psicoterapia, la terapia sexual implica hablar sobre los problemas.

Generalmente, el cliente y el terapeuta sexual discuten cualquier experiencia, emoción y preocupación que pueda contribuir a la insatisfacción y los desafíos sexuales del cliente. También trabajarán en los mecanismos de afrontamiento para ayudarlos a construir una vida sexual más satisfactoria.

Los terapeutas sexuales también pueden dar «tarea» a sus clientes. Esto puede variar según el individuo o la pareja y puede incluir tareas diseñadas para aumentar la educación sexual y mejorar la comunicación entre las parejas. Los terapeutas sexuales también pueden asignar tareas para la experimentación sexual y el enfoque sensorial.

Si sospechan que hay una preocupación física detrás de los desafíos sexuales, el terapeuta puede derivar al cliente a un médico. A su vez, el médico y el terapeuta pueden trabajar juntos para abordar el problema físico mientras guían al cliente hacia el logro de sus objetivos sexuales.

beneficios

La terapia sexual puede ayudar tanto a individuos como a parejas:

  • obtener una comprensión realista del sexo y el placer
  • identificar y abordar las causas subyacentes de los problemas sexuales
  • crecer y mantener una conexión sexual más profunda con ellos mismos y sus parejas

¿Quién lo necesita?

Las personas que experimentan disfunción sexual pueden estar entre las que más se beneficiarían de la terapia sexual.

Simplificado, la disfunción sexual es un término general para varias dificultades recurrentes relacionadas con el sexo e incluye:

  • eyaculación retardada
  • trastorno eréctil
  • trastorno del deseo sexual hipoactivo masculino
  • eyaculación precoz
  • trastorno orgásmico femenino
  • trastorno del interés/excitación sexual femenina
  • Dolor genito-pélvico/trastorno de penetración
  • disfunción sexual inducida por sustancias/medicamentos
  • otra disfunción sexual especificada
  • disfunción sexual no especificada

Estas disfunciones pueden causar falta de interés en el sexo, baja confianza, ansiedad por el desempeño sexual, relaciones sexuales dolorosas e incapacidad para excitarse o alcanzar el orgasmo, lo que afecta seriamente la capacidad de una persona para disfrutar de una vida sexual saludable y satisfactoria.

La disfunción sexual puede tener causas físicas o psicológicas. A veces, se asocia con una historia de abuso.

trauma sexual

El trauma sexual puede interferir particularmente con el interés o la capacidad de una persona para disfrutar de la intimidad y el sexo.

Las investigaciones sugieren que la terapia sexual puede ayudar a las personas con antecedentes de trauma sexual. Por ejemplo, combinatorio La terapia basada en el trauma con técnicas positivas para el sexo puede ser más efectiva para ayudar a alguien a superar su disfunción sexual relacionada con el trauma que usar terapia basada en el trauma solo. Estos estudios son pequeños pero prometedores.

Sin embargo, como señalan algunos investigadores, algunas personas con antecedentes de trauma sexual pueden necesitar terapia individual para resolver otros problemas antes de estar listos para explorar el deseo sexual y la satisfacción en la terapia sexual.

Qué esperar de la terapia sexual

Hablar de la vida sexual de alguien con un extraño puede resultar incómodo. Es probable que el terapeuta anticipe esto y comience con preguntas sencillas para conocerte.

Las personas pueden esperar discutir su:

  • salud
  • educación sexual
  • antecedentes sexuales
  • creencias e ideas sobre el sexo
  • desafíos específicos con el sexo

El terapeuta sexual trabajará con el individuo o la pareja en sus preocupaciones y desafíos específicos a través de la terapia de conversación. La frecuencia y la duración de las sesiones de terapia dependerán del cliente y de los desafíos y necesidades.

El terapeuta sexual no:

  • elegir bandos o intentar convencer a alguien para que haga algo
  • desvestirse o pedirle a alguien que se desnude
  • tener relaciones sexuales o instruir relaciones sexuales

Tenga en cuenta que los terapeutas sexuales, como todos los terapeutas, no son de talla única. La compatibilidad es importante para el éxito del tratamiento. Si alguien no se siente cómodo con su terapeuta, es posible que desee considerar a otro experto.

terapia sexual de pareja

La terapia sexual de pareja es cuando ambos compañeros sexuales asisten a sesiones de terapia.

Para algunas personas asistir a sesiones de terapia sexual es suficiente. Para otros, tener a ambos socios presentes es más beneficioso para construir una comunicación más sólida y mejorar la satisfacción.

En algunos casos, el terapeuta puede ayudar a una pareja a determinar si las sesiones individuales, las sesiones de pareja o una combinación de ambas serían las más favorables.

Encontrar un terapeuta sexual

Algunos grupos profesionales, como la Asociación Estadounidense de Educadores, Consejeros y Terapeutas en Sexualidad (AASECT), brindan directorios para ubicar terapeutas sexuales calificados.

Los directorios adicionales incluyen aquellos dentro de asociaciones psicológicas estatales y otras asociaciones profesionales, como asociaciones estatales y nacionales para terapeutas matrimoniales y familiares con licencia. Por ejemplo, la Asociación Estadounidense de Terapia Matrimonial y Familiar (AAMFT, por sus siglas en inglés) proporciona una herramienta de localización para terapeutas de todo el país.

Otras formas en que una persona puede encontrar un terapeuta sexual incluyen:

  • recibir una referencia de otro profesional de la salud
  • solicitar a su compañía de seguros de salud una lista de profesionales de salud mental cubiertos que se especializan en salud sexual
  • Ponerse en contacto con organizaciones de salud mental locales y nacionales

Resumen

La terapia sexual tiene como objetivo proporcionar una atmósfera cómoda y alentadora para que las personas hablen de manera segura sobre sus desafíos para obtener una vida sexual saludable y satisfactoria.

Cualquiera puede beneficiarse de la terapia sexual, especialmente las personas que experimentan desafíos sexuales e insatisfacción con su vida sexual.

Algunas personas se benefician de las sesiones individuales de terapia sexual, mientras que otras encuentran más útil la terapia sexual de pareja.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *