Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Seis tipos de medicamentos para la alergia en niños

Los síntomas de alergia en los niños pueden variar desde levemente inconvenientes hasta potencialmente mortales. Hay opciones de tratamiento disponibles tanto sin receta como con receta. Factores como la respuesta del niño a la sustancia que causa la reacción alérgica, o alérgeno, pueden tener un impacto en el curso del tratamiento.

Los medicamentos para la alergia en niños pueden ayudar a tratar los síntomas de una alergia. Sin embargo, es importante usar este medicamento correctamente ya que no todos los medicamentos etiquetados para niños son seguros para ellos.

Las tasas de alergia entre los niños han aumentado en las últimas décadas. Corrientemente, 10-30% de las personas en los Estados Unidos tienen rinitis alérgica, el tipo más común de alergia. La rinitis alérgica puede causar congestión, tos y otros síntomas similares a los del resfriado en respuesta a los alérgenos inhalados, como el polen o la caspa.

Las alergias alimentarias, como las del maní y los mariscos, pueden ser más graves. Puede causar anafilaxia, que es una reacción alérgica potencialmente mortal. Sobre 1 de cada 25 niños en edad escolar tiene una alergia alimentaria.

El tratamiento adecuado para la alergia depende del tipo de alergia, la gravedad de la reacción, la edad del niño y otros factores. Los padres deben hablar con un pediatra o alergólogo antes de tratar las alergias de los niños.

Siga leyendo para obtener más información sobre los medicamentos para la alergia que se pueden administrar a los niños, incluido el mejor momento para tomarlos y algunas alternativas.

Tipos de medicamentos para la alergia

Compartir en Pinterest
zeljkosantrac/Getty Images

Los ejemplos de diferentes medicamentos para la alergia que son adecuados para los niños pueden incluir:

antihistamínicos

Una alergia es un tipo de reacción exagerada del sistema inmunitario a un compuesto inofensivo. Durante una reacción alérgica, el sistema inmunitario libera un grupo de sustancias químicas llamadas histaminas.

Los antihistamínicos reducen la actividad de las histaminas y, al hacerlo, reducen los síntomas de la alergia. Sin embargo, no curan la alergia subyacente.

Algunos ejemplos de antihistamínicos incluyen:

  • difenhidramina
  • cetirizina
  • doxilamina

Muchos antihistamínicos están disponibles sin receta (OTC). Un ejemplo es la azelastina (aerosol nasal), que recientemente recibió la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para uso OTC. Otros antihistamínicos pueden requerir receta médica.

Algunas personas experimentan fatiga y mareos con ciertos antihistamínicos, por lo tanto, controle de cerca a un niño para detectar estos síntomas. El niño debe evitar actividades potencialmente peligrosas mientras toma antihistamínicos, como andar en bicicleta o nadar.

La dosis correcta de antihistamínico que un niño puede tomar depende del antihistamínico. En los EE. UU., para los medicamentos que contienen antihistamínicos o descongestionantes, los fabricantes deben etiquetar los envases para indicar que no son adecuados para niños menores de 10 años. 4 años de edad.

Los médicos deben hablar con un pediatra antes de administrar antihistamínicos sedantes, como difenhidramina o descongestionantes (ver más abajo) a los niños.

descongestionantes

Los descongestionantes, a diferencia de los antihistamínicos, no atacan ni afectan la respuesta alérgica. Es posible que solo ayuden con los síntomas de congestión nasal. Los descongestionantes funcionan estrechando los vasos sanguíneos de la nariz, lo que puede ayudar a reducir la hinchazón y la inflamación. Al hacerlo, a las personas con alergias les resulta más fácil respirar.

Las personas deben tener en cuenta que los descongestionantes no tratan los síntomas de alergias no nasales, como erupciones cutáneas o anafilaxia.

La dosificación depende del descongestionante. Verifique la etiqueta, asegúrese de que el medicamento sea seguro para los niños y hable con un pediatra antes de probar un nuevo medicamento.

Algunos ejemplos de descongestionantes incluyen:

  • xilometazolina (aerosol nasal)
  • pseudoefedrina
  • fenilefrina

La FDA aconseja que los descongestionantes son peligrosos y potencialmente mortales en niños menores de 2 años.

Cromolyn (aerosol nasal y gotas para los ojos)

El cromoglicato oral no es un tratamiento para la alergia. Sin embargo, las personas pueden usar cromoglicato nasal o gotas para los ojos que contengan cromoglicato para tratar algunos síntomas alérgicos.

La forma nasal de la droga está disponible sin receta. Las personas pueden usarlo para tratar la rinitis alérgica. El medicamento funciona al reducir los niveles de histamina en el cuerpo y la inflamación asociada con una respuesta alérgica.

El cromoglicato nasal parece tener efectos secundarios mínimos y funciona de manera efectiva cuando una persona lo usa antes de que los síntomas se vuelvan severos. No hay suficientes datos para respaldar su uso en niños menores de 2 años, por lo que los cuidadores de bebés y niños pequeños deben comunicarse con un médico.

Las gotas para los ojos que contienen cromolín pueden ser un tratamiento eficaz para la conjuntivitis alérgica.

corticosteroides

Los corticosteroides son un grupo de medicamentos que evitar que el sistema inmunológico reaccione de forma exagerada a productos químicos inocuos.

Los corticosteroides nasales pueden ser una opción de tratamiento eficaz para la rinitis alérgica.

La mayoría de los corticosteroides, como la prednisona, requieren receta médica. Sin embargo, la crema de hidrocortisona es segura para usar a corto plazo en reacciones alérgicas en la piel si un médico dice que hacerlo es seguro.

Debido a que los corticosteroides recetados pueden suprimir el sistema inmunitario, pueden causar efectos secundarios, como infecciones. Antes de que pueda comenzar la terapia con corticosteroides, un médico puede completar un anamnesis y examen físico completos para garantizar que el uso del medicamento no empeore ninguna condición preexistente.

epinefrina

El cuerpo libera naturalmente la hormona epinefrina durante momentos de estrés repentino e intenso. Puede aumentar la presión arterial y el ritmo cardíaco de una persona, y hace que la glucosa esté más disponible para que el cuerpo la use como energía.

La epinefrina viene en forma de autoinyección llamada EpiPen. Un dispositivo EpiPen puede ayudar a revertir los síntomas potencialmente mortales de la anafilaxia. La anafilaxia puede ocurrir cuando una persona tiene una alergia severa a ciertos alimentos.

Una persona necesita una receta para obtener un EpiPen. Por lo general, un médico capacitará al niño y al cuidador sobre cómo usar el autoinyector. El personal de respuesta a emergencias también puede usar un EpiPen sin receta médica.

La epinefrina no puede prevenir las reacciones alérgicas y no es un medicamento para uso diario o a largo plazo.

inmunoterapia

La inmunoterapia no trata las reacciones alérgicas. En cambio, su objetivo es prevenirlos administrando gradualmente a la persona dosis cada vez mayores de la sustancia a la que es alérgica. Un médico guía el proceso. Esto no es algo que los padres deban hacer en casa.

Las vacunas antialérgicas son uno de los tipos más comunes de inmunoterapia. La inmunoterapia también puede venir en forma de pastillas o gotas, según el alérgeno.

Obtenga más información sobre cómo funciona la inmunoterapia aquí.

Cuándo tomar medicamentos para la alergia

El tiempo para tomar medicamentos para la alergia depende del alérgeno y del medicamento. En general, siga estas pautas:

  • Medicación sintomática: Estos son medicamentos que tratan los síntomas de las alergias, pero no previenen las reacciones alérgicas. Incluyen antihistamínicos y descongestionantes. Tómelos cuando aparezcan los síntomas o inmediatamente antes de la exposición a un alérgeno.
  • Supresión de alérgenos: Estos son medicamentos que evitan que el sistema inmunitario desencadene una reacción alérgica. Incluyen corticosteroides, inmunoterapia y cromolín. Tómelos de acuerdo con la recomendación de un médico.
  • Medicamentos de emergencia: La epinefrina es un tratamiento de emergencia para las alergias graves. Úselo solo en caso de emergencia. Es importante evitar los alérgenos incluso cuando una persona tiene acceso a la epinefrina porque la anafilaxia es impredecible y potencialmente mortal.

Tratamientos alternativos

A excepción de las alergias que amenazan la vida, una persona no está obligada a tomar medicamentos para la alergia. Algunas alternativas a los medicamentos para la alergia incluyen:

  • Evitar los alérgenos: Esta es una estrategia segura para muchos tipos diferentes de alergias. Por ejemplo, las personas que son alérgicas al polen pueden optar por permanecer en el interior durante los días en que el recuento de polen es excepcionalmente alto. Las personas con alergias graves a cosas, como los cacahuates o las picaduras de abejas, deben desarrollar un plan para evitar la exposición al alérgeno.
  • Filtración de aire: Los productos de filtro de aire pueden ayudar a reducir los niveles de alérgenos en el aire en interiores. Pueden proporcionar cierto alivio a las personas con ciertas alergias.
  • Máscaras: Las máscaras pueden ayudar a las personas a evitar los alérgenos en el aire cuando otras estrategias de evitación no funcionan. Por ejemplo, una persona puede usar una máscara al aire libre durante la temporada de fiebre del heno.

Ciertas alergias pueden poner en peligro la vida, por lo que es importante contar con un plan de tratamiento de emergencia. Los tratamientos alternativos y holísticos no son opciones viables para prevenir reacciones graves y la muerte.

Cuándo contactar a un médico

Los padres o tutores deben comunicarse con un médico si creen que su hijo tiene alergia. El diagnóstico correcto y el plan de tratamiento pueden ayudar a aliviar los síntomas. Por lo tanto, llame a un médico si:

  • las alergias de un niño empeoran o su tratamiento deja de funcionar
  • un niño desarrolla nuevos síntomas de alergia
  • un niño experimenta cualquier efecto secundario a su medicamento para la alergia

Si un niño tiene problemas para respirar o está expuesto a un alérgeno que previamente desencadenó la anafilaxia, trátelo con un EpiPen, si el niño tiene uno, y llame al 911 de inmediato.

Resumen

Los síntomas de alergia en los niños pueden variar desde levemente inconvenientes hasta potencialmente mortales.

Es importante que los padres entiendan las alergias de sus hijos, los síntomas específicos que causan y si el niño corre el riesgo de anafilaxia.

Los medicamentos para tratar un tipo de reacción alérgica, como la rinitis, pueden no ser útiles para tratar otras, como las erupciones cutáneas. Las personas deben considerar que, si bien los medicamentos para la alergia pueden ofrecer un alivio significativo, ningún medicamento carece de efectos secundarios.

Puede ser útil hablar con un médico antes de tratar las alergias, especialmente si los síntomas son nuevos o empeoran. Un proveedor médico puede aconsejarle sobre cómo elegir el medicamento para la alergia adecuado para una persona y si es adecuado tomar tratamientos alternativos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *