Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué saber sobre los analgésicos

Los analgésicos son medicamentos que alivian el dolor. Estos medicamentos funcionan reduciendo la inflamación en el lugar del dolor o cambiando la forma en que el cerebro procesa y percibe el dolor.

Algunos tipos de analgésicos están disponibles sin receta. Sin embargo, las variantes más fuertes están disponibles solo con receta médica. Esto se debe a que es más probable que los analgésicos fuertes causen efectos secundarios como dependencia, adicción y síntomas de abstinencia.

Este artículo describe qué son los analgésicos, incluidos sus usos, los diferentes tipos disponibles y cómo funcionan. También analiza los riesgos y efectos secundarios de los analgésicos y proporciona información sobre su disponibilidad.

¿Qué son los analgésicos?

Compartir en Pinterest
William DondyK/Getty Images

Los analgésicos son medicamentos para aliviar el dolor. Estos medicamentos alivian el dolor pero no abordan la causa subyacente. Por lo general, funcionan reduciendo la inflamación en el lugar del dolor o cambiando la percepción del dolor por parte del cerebro.

Los analgésicos están disponibles en muchas formas, incluyendo:

  • medicamentos orales como tabletas, cápsulas y líquidos
  • cremas, geles y ungüentos tópicos
  • supositorios

¿Para qué sirven los analgésicos?

Las personas toman analgésicos para aliviar muchos tipos de dolor, incluidopero no limitado a lo siguiente:

  • dolor posquirúrgico
  • dolor agudo, como:
    • dolor menstrual
    • dolor de cabeza
    • dolor de muelas
    • esguinces o torceduras
    • huesos rotos
    • quemaduras
    • mordeduras o picaduras
  • dolor crónico, como el asociado con las siguientes condiciones:
    • fibromialgia
    • artritis
    • cáncer
    • neuropatía

Tipos de analgésicos

Hay tres tipos principales de analgésicos:

  • analgésicos simples no opioides
  • analgésicos compuestos
  • analgésicos opioides, o «narcóticos»

Los médicos generalmente recomiendan que una persona pruebe analgésicos simples no opioides antes de probar analgésicos compuestos u opioides.

Ejemplos de analgésicos

A continuación se muestran algunos ejemplos de los diferentes tipos de analgesia.

Analgésicos simples no opioides

Los analgésicos simples, no opioides, son la forma más común de analgésicos. Este grupo incluye paracetamol y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como:

  • ibuprofeno
  • aspirina
  • naproxeno
  • naproxeno sódico
  • naproxeno/esomeprazol
  • diclofenaco
  • etodolaco
  • indometacina
  • nabumetona
  • oxaprozina

Analgésicos compuestos

Los analgésicos compuestos son medicamentos que contienen un no opioide junto con un opioide, como la codeína de baja concentración.

Ejemplos incluyen:

  • co-codamol
  • co-codaprin
  • co-dydramol

analgésicos opioides

Los analgésicos opioides pueden ser naturales o sintéticos. Estos son el tipo más fuerte de analgésicos. Ejemplos incluyen:

  • codeína
  • fentanilo
  • hidrocodona
  • meperidina
  • metadona
  • morfina
  • oxicodona
  • tramadol

¿Cómo funcionan los analgésicos?

Los diferentes tipos de analgésicos funcionan de diferentes maneras.

Los AINE funcionan al reducir la inflamación en el lugar del dolor. También pueden reducir la fiebre.

Los opioides actúan activando los receptores de opioides en los sistemas nerviosos central y periférico. Esto reduce la actividad neuronal, reduciendo así la transmisión de impulsos de dolor. En última instancia, los opioides atenúan la percepción del dolor y aumentan la sensación de placer. Estos medicamentos son beneficiosos para el dolor a corto plazo, pero pueden ser adictivos si una persona los toma durante períodos prolongados.

Cómo tomar analgésicos

Las personas deben tomar analgésicos recetados de acuerdo con las instrucciones del médico que los recetó y deben tomar medicamentos de venta libre (OTC) de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta del producto.

Los analgésicos están disponibles en muchas formas, incluyendo:

  • comprimidos, cápsulas y comprimidos
  • soluciones orales como gotas o jarabes
  • cremas, geles o parches tópicos
  • ovulos rectales
  • inyecciones

Las personas deben hablar con su médico o farmacéutico si no están seguras de cómo tomar su medicamento analgésico. Un profesional de la salud también podrá aconsejarle sobre la dosis, la duración y la frecuencia del medicamento.

Riesgos de los analgésicos

Tomar analgésicos no opioides para el dolor a corto plazo se asocia con riesgos mínimos, siempre que la persona los tome correctamente. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar efectos secundarios, especialmente si toman el medicamento en dosis altas o durante períodos prolongados.

Es muy raro que las personas se vuelvan adictas a medicamentos simples no opiáceos como el paracetamol o los AINE. Sin embargo, las personas pueden volverse dependientes de los opioides. La dependencia analgésica es cuando el cuerpo se acostumbra a un analgésico en la medida en que la droga se vuelve menos efectiva. Como resultado, las personas requieren dosis más altas para experimentar el mismo efecto analgésico.

Los analgésicos opioides también pueden causar adicción y trastorno por uso de sustancias. Como tal, los médicos recetarán la dosis más baja posible para controlar eficazmente el dolor de una persona. También controlarán a la persona cuidadosamente y reevaluarán periódicamente sus medicamentos y dosis.

Algunos posibles signos de trastorno por uso de sustancias son:

  • tomar medicamentos en cantidades mayores que las prescritas por el médico
  • tomar drogas cuando es peligroso hacerlo, como cuando se conduce
  • no poder reducir el uso
  • abstinencia experimentar síntomas al dejar de usar

Efectos secundarios de los analgésicos

Como la mayoría de los otros medicamentos, los analgésicos pueden causar efectos secundarios. Estos pueden variar en severidad de leves a severos.

Los efectos secundarios de menor gravedad pueden incluir:

  • acidez
  • digestión
  • náuseas
  • vómitos
  • estreñimiento
  • Diarrea
  • dolores de cabeza
  • mareo
  • somnolencia

Los posibles efectos secundarios más graves incluyen:

  • sensibilidad a la luz
  • erupción cutanea
  • Dolor de pecho
  • Úlceras estomacales
  • Daño hepático
  • depresión respiratoria, que es cuando la respiración es demasiado lenta o superficial para satisfacer las necesidades del cuerpo

En comparación con los analgésicos no opioides simples, es más probable que los analgésicos opioides causen efectos secundarios. Los posibles efectos secundarios incluyen los mencionados anteriormente, así como los siguientes:

  • dolor adicional
  • incapacidad para concentrarse
  • Comezón
  • Reducción de la capacidad para combatir infecciones.
  • Problemas para orinar o defecar
  • deseo sexual bajo
  • disfuncion erectil
  • fertilidad reducida
  • Respiración dificultosa

Una persona siempre debe tomar sus medicamentos de acuerdo con las instrucciones de su médico y debe hablar con su médico si experimenta algún efecto secundario.

Las personas que toman analgésicos deben evitar beber alcohol, ya que las dos sustancias pueden interactuar.

Es importante que una persona que está tomando opioides no deje de tomarlos repentinamente, ya que esto puede provocar la abstinencia. En cambio, una persona debe hablar sobre la reducción gradual del medicamento bajo la supervisión de su médico.

disponibilidad

A continuación se incluye información sobre los diferentes tipos de analgésicos y su disponibilidad.

  • Analgésicos simples no opioides: La mayoría de estos medicamentos están disponibles sin receta, pero algunos de los AINE más fuertes pueden requerir receta médica.
  • Analgésicos compuestos: Estos medicamentos están disponibles solo con receta médica.
  • Analgésicos opioides: Estos medicamentos están disponibles solo con receta médica.

Resumen

Los analgésicos son medicamentos que alivian el dolor. Existen tres tipos principales: analgésicos no opioides, analgésicos opioides y analgésicos compuestos que combinan las dos formas anteriores.

La mayoría de los analgésicos no opioides funcionan al reducir la inflamación en el lugar del dolor. En comparación, los analgésicos opioides funcionan al interactuar con los receptores opioides para cambiar la forma en que el cerebro procesa y percibe el dolor.

Muchos analgésicos no opioides están disponibles sin receta, mientras que los opioides solo están disponibles con receta médica. Estos últimos tienen una mayor probabilidad de causar dependencia y adicción. Las personas que toman medicamentos opioides requieren un control cuidadoso y una revisión periódica de sus medicamentos para reducir el riesgo de estos efectos secundarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *