Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué saber sobre la metanfetamina y las llagas en la cara

Las llagas en la cara son un efecto secundario visible del uso de la droga metanfetamina, conocida como metanfetamina o metanfetamina. Por lo general, ocurren porque la metanfetamina hace que una persona se rasque y pellizque la piel, pero también pueden ser el resultado de los efectos tóxicos de la droga. Las llagas pueden tardar semanas o meses en sanar y, a menudo, dejan cicatrices.

La metanfetamina es un estimulante poderoso y adictivo que puede causar un daño significativo a la salud y apariencia de una persona.

A corto plazo, provoca aumentos en la respiración, la frecuencia cardíaca y la presión arterial. El uso a largo plazo puede provocar una pérdida de peso significativa, paranoia, alucinaciones y problemas de salud mental.

Este artículo analiza las llagas en la cara por metanfetamina y otros signos del consumo de metanfetamina. También analiza cómo las personas que consumen metanfetamina pueden encontrar ayuda y apoyo.

¿Qué es la «cara de metanfetamina»?

Compartir en Pinterest
Arte Bangmaha/EyeEm/Getty Images

“Cara de metanfetamina” es un término que la gente usa para describir los efectos físicos que puede tener el uso de metanfetamina. La apariencia de una persona puede volverse drásticamente diferente después del uso crónico de metanfetamina.

Los efectos pueden incluir llagas y lesiones en la piel y envejecimiento prematuro.

Las lesiones a menudo son el resultado de pellizcar la piel, un efecto secundario común del uso de metanfetamina. El picoteo constante puede provocar llagas abiertas que son susceptibles a la infección. La piel puede verse descolorida o tener imperfecciones que se asemejan al acné o una erupción.

Además, el uso de metanfetamina puede causar arrugas, manchas oscuras y endurecimiento de la piel.

La metanfetamina también afecta la simetría de la cara. Un estudio de 2020 analizó este fenómeno. Los autores señalan que la asimetría facial aumenta ligeramente con la edad, independientemente del consumo de drogas. Sin embargo, las personas que consumen metanfetamina tienen una asimetría facial exagerada.

La caries dental severa y la enfermedad de las encías son otras consecuencias del uso de metanfetamina. La “boca de metanfetamina” puede hacer que los dientes se rompan o se caigan, lo que afecta la salud bucal de una persona y su apariencia.

Un estudio de 2015 que involucró a 571 personas que usaban metanfetamina mostró que el 96% tenía caries, el 58% tenía caries y el 31% tenía seis o más dientes faltantes. Las personas que usan metanfetamina a menudo tienen dientes negros, manchados y podridos. Es probable que el daño extenso se deba a la boca seca, la higiene bucal deficiente y la naturaleza ácida de la droga.

pérdida de peso y la desnutrición puede contribuir a los ojos hundidos y las mejillas hundidas que a menudo aparecen en quienes usan metanfetamina. Además, el costo de la salud en general puede afectar la apariencia facial de estas personas.

¿Qué causa las llagas en la cara por metanfetamina?

Las llagas en la cara por metanfetamina son a menudo el resultado de una persona que se pellizca y rasca la piel, lo cual es un efecto secundario común del uso de metanfetamina. El picoteo constante puede provocar llagas abiertas que son susceptibles a la infección.

La metanfetamina es una droga soluble en agua. Por lo tanto, una persona que usa la droga puede sudar metanfetamina tóxica de sus poros. Los científicos han detectado metanfetamina en el sudor 2 horas después de su uso, y quedan rastros durante más de una semana después de múltiples dosis. El sudor que contiene toxinas de metanfetamina puede dañar la piel y provocar la formación de llagas.

¿Qué son las costras de metanfetamina y los ácaros de la metanfetamina?

Los ácaros de la metanfetamina son bichos o insectos imaginarios que las personas que consumen metanfetamina pueden “sentir”. Una persona percibe estos ácaros debido a una alucinación táctil llamada hormigueo. Sentir estas sensaciones de hormigueo sin estimulación física es una forma de disestesia. Otras sensaciones pueden incluir ardor, hormigueo, entumecimiento y frío.

La sensación de hormigueo se produce debido a la combinación de un aumento de la temperatura corporal, lo que provoca sudoración y piel grasa, y deshidratación.

La sensación de los ácaros de la metanfetamina es tan abrumadora para las personas que pueden comenzar a rascarse intensamente y rascarse la piel en un intento de aliviarse de los insectos.

Los expertos creen que alrededor del 43% de las personas con trastorno por consumo de metanfetamina experimentan síntomas psicóticos, que incluyen alucinaciones que pueden involucrar a los ácaros de la metanfetamina.

Las llagas de metanfetamina ocurren cuando los ácaros de metanfetamina imaginarios provocan que se rasquen y rasquen la piel. Las llagas de metanfetamina también pueden ser el resultado de quemaduras por parafernalia de metanfetamina, un sistema inmunológico debilitado, falta de higiene personal e infección.

Tratamiento para métodos

No existe un tratamiento específico para otros métodos que no sean el cuidado general de heridas.

Si una persona tiene llagas abiertas, es importante mantenerlas limpias, secas y libres de residuos para ayudar a prevenir infecciones. También pueden usar una crema antibiótica tópica para ayudar a matar las bacterias y promover la curación.

Cualquier persona con llagas de metanfetamina debe evitar rascarse o hurgarse en ellas, ya que hacerlo podría introducir gérmenes en las heridas.

Riesgos y peligros de la metanfetamina

La metanfetamina es una droga altamente adictiva que puede tener efectos graves a corto y largo plazo en la salud física y mental de una persona.

Los efectos a corto plazo pueden incluir:

  • aumento de la frecuencia respiratoria
  • latidos cardíacos rápidos o irregulares
  • presión sanguínea elevada
  • aumento de la temperatura corporal
  • Mayor vigilia y niveles de actividad.
  • disminucion del apetito

Además de las sensaciones y llagas en la piel, algunos de los riesgos y peligros a largo plazo del consumo de metanfetamina incluyen:

  • un mayor riesgo de contraer enfermedades como el VIH, la hepatitis B y la hepatitis C
  • pérdida de peso significativa
  • adiccion
  • serios problemas dentales
  • ansiedad y confusión
  • problemas para dormir
  • comportamiento violento
  • paranoia
  • alucinaciones

Además, el consumo continuado de metanfetamina provoca cambios en la estructura, el funcionamiento y el sistema de dopamina del cerebro, lo que puede provocar problemas de coordinación, aprendizaje verbal, memoria y otras funciones cognitivas.

Algunos cambios pueden revertirse eventualmente cuando una persona deja de usar la droga, pero otros pueden ser irreversibles.

Buscando ayuda

El apoyo está disponible para las personas con trastorno por consumo de metanfetamina. Pedir ayuda es el comienzo del camino hacia la recuperación.

El tratamiento para el trastorno por uso de metanfetamina a menudo incluye terapia conductual, asesoramiento y medicamentos. Además, hay varios programas residenciales y ambulatorios disponibles, por lo que es importante encontrar uno que sea adecuado para la persona.

Un buen lugar para comenzar es hablar con un médico que pueda derivarlo a un centro de tratamiento. Las personas también pueden usar el Localizador de servicios de tratamiento de salud mental de la Administración de servicios de salud mental y abuso de sustancias.

Buscar ayuda para la adicción puede parecer desalentador o incluso aterrador, pero varias organizaciones pueden brindar apoyo. Si cree que usted o alguien cercano a usted está luchando contra la adicción, puede comunicarse con las siguientes organizaciones para obtener ayuda y asesoramiento inmediatos:

  • Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA): 800-662-4357 (TTY: 800-487-4889)
  • Línea Nacional de Prevención del Suicidio: 800-273-8255

Resumen

Cara de metanfetamina es un término que la gente usa para describir los signos visibles del uso de metanfetamina. Estos signos pueden incluir llagas, infecciones de la piel, piel seca, asimetría facial, envejecimiento prematuro y una apariencia hueca y hundida. Además, la caries dental severa a menudo caracteriza el uso de metanfetamina.

Las llagas en la cara por metanfetamina generalmente ocurren cuando una persona que ha tomado metanfetamina intensamente se rasca y se pellizca la piel porque está experimentando alucinaciones de ácaros arrastrándose sobre ella. Las quemaduras por parafernalia de metanfetamina o infección también pueden causar llagas por metanfetamina, al igual que el sudor que contiene toxinas de la droga.

La metanfetamina es una droga altamente adictiva que tiene efectos graves a corto y largo plazo en la salud física y mental de una persona. Por lo tanto, cualquier persona que tenga dificultades para abstenerse de usar la droga debe buscar ayuda lo antes posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *