Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Qué esperar de la cirugía de artritis

Si la artritis causa un daño grave a las articulaciones, la persona puede necesitar cirugía. La cirugía de artritis puede ayudar a reparar o reemplazar una articulación dañada, reducir el dolor y mejorar el funcionamiento de la articulación.

La artritis es el nombre de la inflamación o hinchazón de una articulación. Más de 100 tipos de la artritis afectan las articulaciones, los tejidos circundantes y otros tejidos conectivos.

Los tratamientos comunes para la artritis incluyen medicamentos antiinflamatorios, fisioterapia, terapia ocupacional, ayudas técnicas y terapias no farmacológicas.

Si los tratamientos estándar no funcionan o las articulaciones se dañan demasiado, puede ser necesaria una cirugía para la artritis.

Este artículo analiza los diferentes tipos de cirugía de artritis y sus beneficios. También analiza algunas alternativas a la cirugía.

Contents

Beneficios de la cirugía

Compartir en Pinterest
Pelota de goma/Nicole Hill/Getty Images

La cirugía de artritis tiene muchos beneficios, que incluyen:

  • reducir el dolor en las articulaciones
  • mejorar la función articular
  • prevenir más daño en las articulaciones
  • ayudar a la persona a reducir el uso de medicamentos antiinflamatorios
  • mejorar la movilidad
  • mejorar el funcionamiento diario
  • mejorar la calidad de vida
  • retrasar la necesidad de una cirugía más intensiva, como un reemplazo articular

artroscopia

Al realizar una artroscopia, un cirujano hace una pequeña incisión cerca de la articulación. Luego insertan una cámara diminuta e instrumentos especializados para reparar pequeños desgarros en el tejido blando dentro de la articulación.

La artroscopia es un tratamiento común para la artritis en la rodilla, la cadera, el hombro y otras articulaciones.

Un cirujano también puede utilizar la artroscopia para extirpar cartílagos y ligamentos dañados, así como piezas de cartílago rotas que flotan en una articulación.

La Arthritis Foundation no recomienda el uso de la artroscopia para tratar un tipo de artritis llamada osteoartritis. Establece que una artroscopia de rodilla rara vez alivia el dolor y que cuando lo hace, el alivio suele ser de corta duración.

Obtenga más información sobre la artroscopia de rodilla.

Rejuvenecimiento de articulaciones

El rejuvenecimiento articular consiste en reemplazar parte de una articulación. El cirujano extraerá una parte dañada de la articulación y la reemplazará con un implante.

Este es un tratamiento alternativo al reemplazo total de la articulación.

Durante la cirugía de revestimiento de la articulación de la rodilla, el cirujano extraerá uno de los tres compartimentos de la rodilla. Luego lo reemplazarán con un implante.

Al realizar una cirugía de revestimiento de la articulación de la cadera, el cirujano reemplazará la cavidad de la articulación con una copa de metal. Luego, pueden remodelar la bola de la cadera dañada y taparla con un implante de metal en forma de cúpula.

Esta cirugía puede reducir el dolor articular y ayudar a que la articulación funcione correctamente.

osteotomía

Osteotomía significa «corte del hueso». Durante este procedimiento, un cirujano extraerá un trozo de hueso o agregará una cuña de hueso cerca de una articulación dañada.

Una osteotomía de rodilla puede ayudar a una persona que tiene daño en un lado de la rodilla. El procedimiento puede alejar el peso del lado dañado de la articulación para ayudar a reducir el dolor y mejorar la función de la rodilla.

Una osteotomía de cadera puede corregir la desalineación de los huesos de la articulación, conocida como displasia de cadera, que a menudo ocurre en los primeros años de vida.

Según la Arthritis Foundation, una osteotomía puede detener el daño articular y retrasar la necesidad de un reemplazo articular durante 10 a 15 años.

sinovectomía

El tejido de revestimiento de las articulaciones se llama membrana sinovial. La artritis inflamatoria puede hacer que la membrana sinovial se inflame o crezca demasiado, lo que puede dañar el cartílago y las articulaciones circundantes.

Durante una sinovectomía, un cirujano extirpa la mayor parte o la totalidad del sinovio inflamado. Pueden realizar este procedimiento mediante cirugía abierta o artroscopia.

Una sinovectomía puede ayudar al:

  • reducir el dolor en las articulaciones
  • reducir el daño tisular y óseo local
  • mejorar la función articular
  • ayudar a la persona a reducir el uso de medicamentos antiinflamatorios

Sin embargo, existe la posibilidad de que una sinovectomía abierta limite el rango de movimiento de la persona y proporcione solo un alivio temporal del dolor.

Según la Arthritis Foundation, la sinovectomía artroscópica es una alternativa menos costosa y con menos complicaciones.

Artrodesis o fusión

Si una persona tiene un daño articular grave debido a la osteoartritis o la artritis inflamatoria, es posible que necesite artrodesis o cirugía de fusión.

Durante este procedimiento, un cirujano utilizará herramientas, como clavos, placas o varillas, para unir dos o más huesos. Pueden unir huesos en el tobillo, la muñeca, el pulgar, el dedo o la columna vertebral para formar una articulación continua.

Después de la cirugía, los huesos pueden crecer juntos y bloquear la articulación en su lugar con el tiempo.

Esta cirugía puede mejorar la fuerza de la articulación y reducir el dolor articular.

Los resultados del procedimiento deberían durar toda la vida, aunque en ocasiones pueden ser necesarias revisiones.

Las desventajas potenciales son que la fusión de las articulaciones puede reducir su rango de movimiento y flexibilidad al mismo tiempo que cambia su biomecánica. Estos efectos pueden ejercer una presión adicional sobre las articulaciones circundantes y provocar dolor a largo plazo y el desarrollo de artritis en otras áreas del cuerpo.

Reemplazo total de la articulación o artroplastia total de la articulación

Durante un reemplazo total de articulación (TJR), un cirujano extraerá partes de una articulación artrítica o dañada y las reemplazará con una prótesis.

La prótesis puede ser de metal, plástico o cerámica y reproducirá el movimiento de una articulación sana.

Los reemplazos de cadera y rodilla son las cirugías TJR más comunes. Sin embargo, un cirujano también puede realizar este procedimiento en otras articulaciones, como el tobillo, la muñeca, el hombro y el codo.

TJR es un procedimiento seguro y efectivo que puede beneficiar a una persona al:

  • reducir el dolor en las articulaciones
  • mejorar la movilidad
  • mejorar el funcionamiento diario
  • mejorando la calidad de vida

Obtenga más información sobre la cirugía de reemplazo de cadera para la artritis reumatoide.

TJR mínimamente invasivo

Una TJR mínimamente invasiva es similar a una TJR normal, pero implica incisiones más cortas. El cirujano también corta y vuelve a unir menos músculo.

Este procedimiento aún implica cortar y extraer hueso y agregar implantes.

Según la Arthritis Foundation, una TJR mínimamente invasiva produce menos dolor, menos tiempo en el hospital y una recuperación más rápida que una TJR normal.

Revisión conjunta

Si una persona tiene una articulación artificial o un implante en la articulación, puede desgastarse con el tiempo. La mayoría de los implantes pueden durar de 15 a 20 años, pero si una persona recibe uno cuando es joven, es posible que eventualmente necesite uno nuevo.

Una revisión articular es un procedimiento que tiene como objetivo extraer un implante dañado y reemplazarlo por uno nuevo.

Este procedimiento tiene varios beneficios, entre ellos:

  • aliviar el dolor
  • mejorar la movilidad
  • fortalecimiento de la articulación
  • mejorar la coordinación

Las revisiones suelen ser más complejas y menos exitosas que la cirugía de reemplazo articular inicial. Esto puede significar que el alivio completo del dolor y el regreso a la función completa pueden no ser posibles.

Preguntas para hacer antes de la cirugía de artritis

Antes de que una persona se someta a una cirugía de artritis, es posible que desee hacerle algunas de estas preguntas a su cirujano:

  • ¿Cuál es el proceso para ser admitido en el hospital?
  • ¿Qué tipo de anestesia usará?
  • ¿Cuánto durará la cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo tomará la recuperación?
  • ¿Cómo manejaré el dolor después de la cirugía?
  • ¿Qué cubrirá el seguro para cirugía y rehabilitación?

complicaciones

La cirugía de artritis puede llevar a varias complicaciones.

En algunos casos, la cirugía puede no tener éxito, lo que significa que la persona puede no sentir los beneficios del procedimiento.

Las cirugías que no tienen éxito pueden limitar el rango de movimiento alrededor de la articulación afectada. También pueden proporcionar solo un alivio temporal del dolor.

Otras complicaciones de la cirugía de artritis incluyen:

  • dolor
  • una
  • coágulos de sangre
  • lesiones en vasos y nervios
  • Rigidez en la articulación
  • curación lenta

Alternativas a la cirugía

Una persona con artritis puede considerar otras opciones de tratamiento no quirúrgico.

Otros tratamientos para la artritis incluir:

  • fisioterapia y ejercicios de fortalecimiento muscular
  • medicamentos, incluidos analgésicos y medicamentos antiinflamatorios, como medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), inyecciones de corticosteroides, medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD) y productos biológicos
  • el uso de ayudas para la movilidad, como muletas o bastones
  • el uso de soportes articulares, como aparatos ortopédicos
  • cambios en el estilo de vida, que pueden incluir perder peso, volverse más activo y evitar actividades que ejerzan una tensión adicional en las articulaciones afectadas

panorama

La cirugía de artritis exitosa puede reducir el dolor en las articulaciones, mejorar el rango de movimiento y mejorar la calidad de vida.

La cirugía también puede reducir la probabilidad de que una persona necesite una cirugía más intensiva en el futuro y evitar más daños en las articulaciones y los huesos.

Resumen

Algunas personas con artritis pueden necesitar cirugía. La cirugía de artritis puede ayudar a reparar o reemplazar una articulación dañada. Al hacerlo, puede reducir el dolor y mejorar la forma en que funciona la articulación afectada.

Existen diferentes tipos de cirugía para la artritis, incluida la artroscopia, la restauración de la superficie de las articulaciones, la osteotomía y la TJR.

Después de la cirugía, una persona puede experimentar dolor temporal y movimiento restringido, pero estos problemas deberían resolverse con el tiempo.

Una persona también puede desear someterse a fisioterapia para fortalecer los músculos y brindar apoyo adicional a sus articulaciones después de la cirugía.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *