Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

Mutaciones del gen de la leucemia mieloide aguda

No todas las mutaciones genéticas causan problemas de salud, pero algunas pueden afectar la forma en que se desarrollan las células sanguíneas. Esto puede provocar leucemia mieloide aguda (LMA), que es un cáncer de la sangre.

Esto viene de la Sociedad Americana del Cáncer.

En la AML, el cuerpo produce demasiados glóbulos blancos (WBC). Estos glóbulos blancos no funcionan, son inmaduros y desplazan a las células sanas.

La genética, así como otros factores, los médicos pueden ayudar a determinar los mejores tratamientos y arrojar luz sobre el pronóstico de una persona.

Este artículo analiza cómo las mutaciones genéticas pueden conducir a la AML, las diferentes opciones de tratamiento de la AML y el pronóstico para las personas con la afección.

Mutaciones genéticas y LMA

Compartir en Pinterest
Imágenes de Ted Horowitz/Getty

Una mutación genética es un cambio permanente en el ADN que forma un gen. Los expertos también llaman a estos cambios variantes genéticas.

No todas las variantes genéticas causan enfermedades, y no todas las personas con una variante que puede causar problemas de salud desarrollarán necesariamente una afección médica.

Sin embargo, hay algunas variantes genéticas que son factores de riesgo para la AML. A estudio 2020 enumera seis que los expertos han identificado como posibles factores de riesgo:

  • FLT3
  • NPM1
  • CEBPA
  • EJECUTARX1
  • ASXL3
  • TP53

Hay muchas más mutaciones genéticas relacionadas con el desarrollo de la leucemia, y los científicos están descubriendo más. A veces, estas mutaciones ocurren en personas con afecciones que preceden a la leucemia, como el síndrome mielodisplásico.

Los investigadores no están del todo seguros acerca de la causa de estas mutaciones genéticas. Algunos creen que podrían estar relacionados con la exposición a:

  • radiación
  • productos quimicos
  • medicamentos de quimioterapia

Cómo las mutaciones genéticas aumentan el riesgo de LMA

Los genes contienen toda la información necesaria para construir y mantener las células. Cuando una célula se divide en dos nuevas células, debe hacer una nueva copia de sus cromosomas para la nueva célula. Los errores durante este proceso pueden afectar los genes dentro del cromosoma, causando una mutación genética.

Hay un par de tipos de genes encargados de construir y mantener las células. Son oncogenes y genes supresores de tumores.

Los oncogenes son genes mutados que, en su estado saludable, ayudan a controlar el crecimiento, la división o la muerte de las células. Cuando mutan, permiten que las células crezcan y se dividan sin control.

Los genes supresores de tumores controlan la división celular o hacen que las células mueran cuando se supone que deben hacerlo.

Las mutaciones genéticas que “activan” los oncogenes o “desactivan” los genes supresores de tumores pueden hacer que las células de la médula ósea, en particular los glóbulos blancos inmaduros, crezcan sin control.

A medida que estas células enfermas continúan dividiéndose y creciendo, se convierten en leucemia aguda. Las células leucémicas se acumulan en la médula ósea y reemplazan a las células sanas, impidiendo que la médula ósea funcione correctamente.

Tipos de AML con mutaciones genéticas

Comprender el tipo de AML de una persona puede ayudar a los médicos a determinar el mejor plan de tratamiento y afectar potencialmente el pronóstico de la persona.

Los médicos clasifican la AML en una pocas formas diferentes.

La antigua clasificación franco-estadounidense-británica (FAB) divide la AML en subtipos según el tipo de célula a partir de la cual se desarrolla la leucemia y la madurez de la célula.

Los subtipos FAB son:

  • M0: leucemia mieloblástica aguda indiferenciada
  • M1: leucemia mieloblástica aguda con maduración mínima
  • M2: leucemia mieloblástica aguda con maduración
  • M3: leucemia promielocítica aguda (LPA)
  • M4: leucemia mielomonocítica aguda
  • M4 eos: leucemia mielomonocítica aguda con eosinofilia
  • M5: leucemia monocítica aguda
  • M6: leucemia eritroide aguda
  • M7: leucemia megacarioblástica aguda

Un sistema más nuevo y popular proviene de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Su sistema divide la AML en grupos según algunos de los factores que los investigadores ahora saben que pueden afectar el pronóstico.

Los grupos de la OMS son:

  • LMA con anomalías genéticas recurrentes, como cambios cromosómicos
  • LMA con cambios relacionados con mielodisplasia
  • LMA relacionada con radiación o quimioterapia pasadas
  • AML, no especificado de otra manera
  • sarcoma mieloide
  • proliferaciones mieloides relacionadas con el síndrome de Down
  • leucemias agudas indiferenciadas y bifenotípicas

Las leucemias agudas indiferenciadas y bifenotípicas no son estrictamente AML, pero tienen algunas características similares. Los médicos también se refieren a ellas como leucemias agudas de fenotipo mixto.

Además, algunos de los grupos de la OMS tienen su propia lista de subtipos.

Tratamiento para la LMA con mutación genética

No es posible cambiar los genes que pueden haber contribuido al desarrollo de AML. Para algunos, sin embargo, hay formas de suprimir su actividad.

Por lo general, hay dos fases en el tratamiento de la AML: inducción a la remisión y consolidación. Durante la fase de inducción de la remisión, una persona recibe un medicamento o una combinación de medicamentos para destruir la mayor cantidad posible de células leucémicas para alcanzar la remisión de la AML.

Algunas personas con mutaciones genéticas pueden recibir una terapia dirigida adicional. Por ejemplo, las personas con la mutación FLT3 pueden recibir midostaurina (Rydapt), un medicamento oral dos veces al día que bloquea FLT3 y otras proteínas que ayudan al crecimiento de las células cancerosas.

Las personas con LMA CD33-positiva pueden recibir gemtuzumab ozogamicina (Mylotarg) por vía intravenosa para administrar quimioterapia directamente a la proteína CD33.

Estos son solo algunos casos en los que una persona puede recibir una terapia dirigida junto con quimioterapia estándar para tratar la AML. Como destacan los investigadores en un revisión 2020también se están desarrollando nuevas terapias dirigidas a mutaciones genéticas.

Una vez que una persona alcanza la remisión, comienza la fase de consolidación. El objetivo aquí es destruir las células cancerosas restantes y prevenir la recaída.

La terapia de consolidación puede consistir en:

  • múltiples ciclos de quimioterapia con citarabina
  • alogénico, es decir, de un donante, trasplante de células madre
  • Cualquier combinación de las anteriores

Además, una persona puede continuar con las terapias dirigidas desde la fase de inducción, como Rydapt.

Consideraciones sobre el tratamiento de consolidación de AML

Cada opción de tratamiento de consolidación de AML tiene ventajas y desventajas. Al determinar el mejor tratamiento, el médico de una persona sopesará los pros y los contras frente a factores como:

  • cuánto tiempo tardó en alcanzar la remisión en la fase de inducción
  • disponibilidad de células madre de donantes
  • si es posible recolectar células libres de cáncer de la médula ósea de la persona
  • factores pronósticos, incluidas mutaciones genéticas favorables o desfavorables
  • edad y salud

Con respecto a la edad y la salud, es posible que alguien mayor o que tenga otros problemas de salud no pueda tolerar algunas de las terapias más intensivas. Cuando este es el caso, un médico puede recomendar:

  • diferentes niveles de citarabina
  • un nivel estándar de citarabina junto con otros medicamentos de quimioterapia, como idarrubicina, daunorrubicina y mitoxantrona
  • dosis más bajas de quimioterapia para un trasplante de células madre

En cualquier momento antes, durante o después del tratamiento para la AML, las personas que lo deseen pueden consultar a su médico sobre la posibilidad de suspender la quimioterapia y otros tratamientos intensivos para la AML. Algunas personas prefieren, en cambio, centrarse en la atención de apoyo que trata sus síntomas y les ayuda a sentirse cómodos.

Perspectivas para la AML

Aproximadamente 2 de 3 Las personas con AML que reciben quimioterapia de inducción estándar entran en remisión. Para las personas mayores de 60 años, este número se reduce para ayudar a los pacientes.

Las estadísticas muestran que la tasa de supervivencia a 5 años durante 2012-2018 fue 30,5%. Esto significa que cerca de un tercio de los pacientes con AML sobrevivieron durante 5 años o más después de su diagnóstico.

Sin embargo, las mutaciones genéticas afectan esto. Las personas con cambios en el NPM1 gen y ninguna otra mutación puede tener un mejor pronóstico, al igual que las personas con mutaciones en ambas copias del CEBPA gene.

Sin embargo, las personas con mutaciones en el FLT3, TP53, EJECUTARX1y ASXL1 los genes pueden tener una perspectiva más pobre que otros.

Otros factores que influyen en el pronóstico incluyen:

  • Subtipo: El subtipo AML es un factor importante. Por ejemplo, las personas con APL tienden a tener un pronóstico más favorable que aquellas con otros subtipos. Aproximadamente 9 de cada 10 personas con APL entran en remisión después de la terapia de inducción estándar, y aproximadamente 8 de cada 10 permanecerán en remisión con la terapia de consolidación y mantenimiento.
  • cromosomas: Algunas anomalías cromosómicas pueden afectar el pronóstico de AML de una persona. Por ejemplo, las personas con una translocación entre los cromosomas 8 y 21 suelen tener una perspectiva favorable. Por el contrario, las personas con anomalías en el cromosoma 11 pueden tener un pronóstico desfavorable.
  • Otras condiciones: Tener otra afección de la sangre, una infección de la sangre en el momento del diagnóstico o antecedentes de cáncer puede afectar el pronóstico.
  • Células leucémicas en el sistema nervioso: Si las células leucémicas se propagan a la médula espinal o al cerebro, esto es más difícil de tratar. La mayoría de los medicamentos de quimioterapia no pueden llegar a estas áreas.

Resumen

Las mutaciones genéticas son comunes y no siempre causan enfermedades. A veces, sin embargo, las mutaciones genéticas pueden provocar problemas de salud. Varias variantes genéticas son factores de riesgo para la AML, la más común de las cuales es FLT3.

Las variantes genéticas pueden influir en el tratamiento y el pronóstico de una persona.

Para algunos, puede ser posible probar medicamentos dirigidos que suprimen la actividad de ciertos genes. Las personas pueden preguntarle a un médico acerca de esto y si las mutaciones genéticas son un factor en su caso.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *