Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

La culebrilla y el estrés: ¿Existe un vínculo?

Se cree que un estrés significativo desencadena el herpes zóster al debilitar el sistema inmunitario, lo que lleva a la reactivación del virus latente de la varicela zóster (varicela) en el cuerpo.

El herpes zóster, también conocido como herpes zoster, es una infección viral que causa una erupción dolorosa en forma de raya con pequeñas ampollas que aparecen en un área del cuerpo. Ocurre cuando se reactiva el virus varicela-zoster, el mismo que causa la varicela.

La culebrilla es común. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), afecta 1 en 3 personas en los Estados Unidos.

Una persona que ha tenido varicela todavía tiene el virus que la causa dentro de su cuerpo. Permanece latente y se reactiva más tarde en la vida como culebrilla.

Los expertos no están seguros de qué desencadena la reactivación del herpes zóster. Sin embargo, muchos creen que el estrés significativo o a largo plazo puede desempeñar un papel.

Este artículo explora la conexión entre el herpes zóster y el estrés. También analiza los factores de riesgo y los desencadenantes que pueden poner a una persona en riesgo de contraer culebrilla.

La culebrilla y el estrés

Compartir en Pinterest
Hadi Nurseha/EyeEm/Getty Images

Si bien cualquiera puede contraer herpes zóster, es más común en adultos mayores y personas con sistemas inmunitarios débiles. Los expertos creen que un sistema inmunológico débil es crucial para desencadenar la reactivación del herpes zoster.

Un estudio de 2018 encontró que el estrés mental percibido, los eventos negativos de la vida y un bajo sentido de propósito pueden contribuir al desarrollo de la culebrilla y la neuralgia posherpética, una complicación de la culebrilla. Además, los hombres con alto estrés mental tenían el doble de probabilidades de sufrir un incidente de herpes zoster.

En una revisión de 2022, los investigadores también argumentaron que el resurgimiento de la culebrilla entre las personas con COVID-19 podría estar relacionado con la interacción entre el estrés psicológico e inmunológico en el cuerpo.

Un evento estresante provoca la liberación de cortisol y adrenalina, que son parte de la respuesta de lucha o huida. El cortisol también suprime el sistema inmunológico, mientras que el estrés prolongado puede alterar los procesos corporales y provocar una serie de problemas de salud, que incluyen:

  • aumento de peso
  • dificultades para dormir
  • Alta presión sanguínea
  • enfermedad del corazón
  • ataque al corazón
  • problemas de memoria y concentración
  • depresión
  • ansiedad
  • problemas gastrointestinales

Sin embargo, también hay estudios con resultados contradictorios. Un estudio de 2014 volvió a evaluar el vínculo entre el herpes zóster y el estrés utilizando datos de 39 811 personas que experimentaron eventos estresantes, incluida la muerte de un cónyuge, ingreso en la UCI, cirugías y lesiones. Los investigadores encontraron que los factores estresantes aumentaron las visitas de salud mental, pero no el herpes zóster.

De manera similar, un estudio de 2016 no encontró un aumento en el herpes zoster después de la muerte de una pareja.

Desencadenantes y factores de riesgo de la culebrilla

Tener varicela es el principal factor de riesgo para contraer culebrilla. La edad es otro factor que , la probabilidad de que una persona desarrolle culebrilla y tenga complicaciones graves.

Ciertas condiciones de salud y tratamientos debilitan el sistema inmunológico y ponen a una persona en mayor riesgo de contraer culebrilla. Ellos incluir:

  • leucemia
  • linfoma
  • VIH y SIDA
  • sometidos a radioterapia y quimioterapia
  • tomar medicamentos que impiden que el sistema inmunitario funcione correctamente, incluidos inmunosupresores como los glucocorticosteroides

Aparte de estos, una revisión de 2020 encontró que las personas con antecedentes familiares de herpes zóster y trauma físico también tienen un mayor riesgo de contraer herpes zóster. Los investigadores también vieron que ser mujer, tener estrés psicológico y tener las siguientes condiciones también pone a una persona en un riesgo ligeramente menor de herpes zóster:

  • Artritis Reumatoide
  • enfermedad cardiovascular
  • enfermedad renal
  • lupus
  • enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

Síntomas de la culebrilla

El síntoma principal de la culebrilla es un sarpullido doloroso y con ampollas. Por lo general, aparece como una sola raya a cada lado del torso o a un lado de la cara. Estos típicamente revientan y forman costras en 7-10 días y desaparece en 2-4 semanas.

Obtenga más información sobre cuánto duran las tejas aquí.

Una persona puede sentir dolor, hormigueo o picazón en el área durante varios días antes de que aparezca la erupción con ampollas. Otros síntomas pueden incluir:

  • sensibilidad al tacto
  • Comezón
  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • fatiga
  • enfriar
  • dolor de barriga
  • sensibilidad a la luz o problemas de visión (cuando los ojos están afectados)
  • Pérdida de la visión

La culebrilla puede aparecer en todo el cuerpo y parecerse a la varicela, aunque esto es raro. Esto es más común en personas con sistemas inmunológicos debilitados.

Al igual que otras infecciones virales, es autolimitada y generalmente sin complicaciones. Sin embargo, puede causar complicaciones a largo plazo como:

  • neuralgia postherpética
  • herpes zoster oftálmico, que es culebrilla en el ojo
  • infección bacteriana
  • Síndrome de Ramsay Hunt

Tratamiento para la culebrilla

Al igual que otras infecciones virales, la culebrilla no tiene cura y debe resolverse por sí sola. Sin embargo, un médico puede recetar medicamentos antivirales para ayudar a acelerar el proceso de curación, reducir su gravedad y evitar complicaciones como la neuralgia posherpética.

Idealmente, los médicos administran estos medicamentos a las personas mayores de 50 años y a las personas inmunodeficientes o inmunodeprimidas. La terapia antiviral es más efectiva cuando se administra dentro de las 72 horas posteriores a la aparición de la erupción.

Obtenga más información sobre el tratamiento de la culebrilla aquí.

Un médico también puede dar analgésicos para controlar el dolor. Aplicar loción de calamina, tomar baños de avena y colocar paños húmedos y fríos sobre el sarpullido puede ayudar a reducir la picazón de las ampollas.

Ciertas estrategias de manejo en el hogar pueden ayudar a una persona a controlar sus síntomas y sentirse más cómoda, que incluyen:

  • usar ropa holgada
  • comer comidas bien balanceadas
  • estrés
  • haciendo ejercicios suaves
  • hacer cosas que distraigan la mente del dolor
  • descansando lo suficiente

También es importante cubrir la erupción y practicar una higiene adecuada para evitar la propagación del virus.

Siga leyendo para obtener más información sobre si la culebrilla es contagiosa.

Consejos para evitar la culebrilla

Dado que el herpes zóster es causado por el virus que causa la varicela, vacunarse con la vacuna contra la varicela o la varicela puede proteger a una persona contra el herpes zóster. Recibir dos dosis de la vacuna contra la varicela ofrece más del 90% protección contra la varicela.

Además, el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomienda que las personas mayores de 50 años y las personas inmunocomprometidas mayores de 19 años tomen dos dosis de Shingrix para prevenir la culebrilla y sus complicaciones relacionadas.

Consejos para evitar el estrés

Tomar medidas para eliminar o afrontar mejor el estrés puede prevenir la culebrilla y ayudar a mejorar la salud y el bienestar general de una persona.

Algunos consejos que pueden ayudar a una persona a reducir el estrés incluyen:

  • evitar las cosas que desencadenan el estrés
  • llevar un diario para tomar nota del estado de ánimo diario de una persona y los posibles desencadenantes del estrés
  • hacer ejercicio regularmente
  • comiendo una dieta saludable y bien balanceada
  • utilizando técnicas de relajación del estrés
  • aprendiendo a decir «no»
  • establecer metas realistas
  • reservando tiempo para el autocuidado
  • pasar tiempo con la familia y los amigos
  • Practicar la atención plena y la gratitud
  • dormir lo suficiente
  • apagar el teléfono o reducir el tiempo de pantalla

Obtenga más información sobre cómo manejar el estrés aquí.

Cuándo hablar con un médico

Una persona que sospecha que tiene culebrilla debe consultar inmediatamente a su médico. Lo mejor es hablar con un médico tan pronto como aparezca la erupción de la culebrilla para que pueda recetar medicamentos antivirales para ayudar a reducir la gravedad y la duración de la afección.

panorama

La culebrilla es una infección viral común causada por el virus de la varicela-zóster (varicela). Se caracteriza por un doloroso sarpullido con ampollas que normalmente aparece en una sola raya en un lado del cuerpo.

Si bien los profesionales de la salud no están seguros de por qué el virus se reactiva en el cuerpo, algunos estudios han sugerido que el estrés podría ser un factor, ya que debilita el sistema inmunológico.

Una persona que no ha tenido el virus de la varicela anteriormente puede vacunarse con la vacuna contra la varicela o la varicela para protegerse de la culebrilla.

Aprender a controlar o afrontar mejor el estrés también puede ayudar a prevenir la culebrilla en las personas y mejorar la salud en general.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *