Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Vida

Estilos de vida saludables: 9 consejos para el máximo bienestar físico y mental

¿Cuáles son las buenas reglas para una vida sana? Convertirse en una persona más atenta a los estilos de vida saludables significa que necesitas hacer un cambio, que afectará tu equilibrio y tu salud física y mental. Desde la elección de diferentes alternativas saludables hasta un plan de alimentación natural, desde el ejercicio físico hasta la carrera diaria: aquí encontrarás todas las pequeñas sugerencias para mejorar tu estilo de vida. Sige leyendo esta guía para descubrir cómo llevar una vida saludable y cuáles son las reglas para lograr un bienestar holístico.

CÓMO LLEVAR UNA VIDA SANA: 9 CONSEJOS ÚTILES PARA UN ESTILO DE VIDA MÁS EQUILIBRADO

Aquí te damos 9 consejos a seguir para llevar un estilo de vida saludable y equilibrado.

Consultar a su médico

Saludable
Saludable

Antes de hacer un cambio radical en tu vida, habla con su médico. Esta es una gran oportunidad para explicar sus objetivos y obtener consejos personalizados sobre cómo llevar una vida más saludable. Consultar a tu médico antes de implementar un cambio radical es también una gran manera de comparar sus resultados a lo largo del tiempo y ver si realmente haz mejorado tu estilo de vida.

Focalizar en un grupo de alimentos

Alimentos, Saludables
Alimentos, Saludables

Es difícil cambiar radicalmente todo el plan de alimentación, llegarás paso a paso y a medida que pase el tiempo. Pero entonces, ¿cómo llevar una vida sana? En el primer momento es más fácil centrarse en un grupo de alimentos y tratar de organizarse para integrarlo en tu dieta (o sustituirlo por una alternativa más saludable). Por ejemplo, ¿comes vegetales todos los días? Durante las próximas dos/tres semanas, enfócate en cambiar tus hábitos alimenticios incluyendo más vegetales naturales en tu dieta, o vegetales al vapor. Esto te dará tiempo para convertirlo en un hábito de alimentación saludable, sin cambiar demasiado tus hábitos alimenticios.

Una vez que hayas aprendido a consumir alimentos de un grupo alimenticio en particular, elije otro grupo alimenticio y reemplaza permanentemente la comida “chatarra” o la comida sazonada por platos naturales y saludables.

Caminar todos los días

Caminar
Caminar

Entre las mejores reglas de la vida saludable, caminar regularmente es una de las tácticas estratégicas más fáciles para mantenerse en forma. Según la Facultad de Medicina de Harvard, caminar al menos 30 minutos al día puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes. Además, caminar es un remedio rápido cuando uno se siente deprimido. Con la ayuda de un podómetro podrás controlar el número de pasos diarios y el progreso a lo largo del tiempo para alcanzar sus objetivos de fitness.

Descansar y dormir

Dormir
Dormir

Otra regla sencilla para llevar una vida sana es descansar y dormir tranquilamente. Un estudio reciente de la Universidad de Pensilvania encontró que las personas que sufren de insomnio tienen un mayor riesgo de aumentar de peso que aquellos que duermen tranquilamente. Recuerde apagar los televisores y relajarte al menos una hora antes de acostarte para poder dormir más rápido.

Socializar para mejorar la salud cognitiva

La salud mental es tan importante como la salud física. Socializar, hablar, intercambiar opiniones, llamar a tus amigos durante la semana, chatear en línea ayuda a todo organismo humano a combatir el Alzheimer y la demencia.

Tomar todos los macronutrientes

Jugo
Jugo

Para aquellos que buscan reglas útiles para adoptar un estilo de vida saludable y sano, la ingesta diaria de todos los macronutrientes es esencial para mantenerse sano y en perfecta forma física. Los macronutrientes son nutrientes necesarios en grandes cantidades que garantizan el bienestar de nuestros órganos y tejidos. Los 3 macronutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del metabolismo basal son: los hidratos de carbono (azúcar), las proteínas (aminoácidos) y las grasas (lípidos).

Los carbohidratos dan energía al cuerpo humano; las proteínas ayudan a reparar los tejidos, curar las heridas y producir enzimas y hormonas; los lípidos son necesarios para “construir” las membranas celulares, para la coagulación de la sangre, para asegurar la firmeza de la estructura muscular y para absorber ciertas vitaminas y minerales. Ten cuidado con las dietas! Sige un plan de dieta rico en macronutrientes (40% de carbohidratos, 30% de proteínas, 30% de grasas).

Consume los micronutrientes.

Mientras que los macronutrientes proporcionan a nuestro cuerpo la máxima energía para funcionar, también necesitamos micronutrientes, es decir, vitaminas y minerales para lograr un correcto equilibrio fisiológico. La falta de vitaminas o minerales tiene consecuencias más bien negativas para el organismo humano. Asegúrate de consumir diferentes alimentos para proporcionar la cantidad adecuada de micronutrientes. Seguir una dieta variada garantiza una excelente salud física y mental.

Aquí está la lista de micronutrientes que nuestro cuerpo necesita:

Calcio
Cloro
Magnesio
Fósforo
Potasio
Sodio
Boro
Cobalto
Cromado
Cobre
Selenio
Zinc
Vitamina B1 (tiamina)
Vitamina B2 (riboflavina)
Vitamina B3 (niacina)
Vitamina B5 (ácido pantoténico)
Grupo de la vitamina B6 (piridoxina, piridoxal-5-fosfato, piridoxamina)
Vitamina B7 (biotina)
Vitamina B8 (ácido ergadenílico)
Vitamina B9 (ácido fólico)
Vitamina B12 (cianocobalamina)
Colina
Vitamina A (retinol)
Vitamina C (ácido ascórbico)
Vitamina D
Ergocalciferol
colecalciferol
Vitamina E (tocoferol)
Vitamina K
filoquinona
Yodo
Hierro
Manganeso
Molibdeno

Carotenoides
Alfa caroteno
Beta caroteno
criptoxantina
luteína
Licopeno
zeaxantina

Consumir lípidos “buenos”.

A diferencia de lo que mucha gente piensa, los lípidos, es decir, las grasas, son un macronutriente esencial que asegura el bienestar del cuerpo humano y permite llevar una vida sana. Algunas grasas, sin embargo, son malas para usted. Eso es lo que deberías evitar:

grasas trans (grasas dañinas) que aumentan el colesterol LDL dañino y reducen el colesterol HDL. Los encontramos en los siguientes alimentos: margarina, galletas y pasteles comerciales, chips de comida rápida, “aceite parcialmente hidrogenado” entre los principales ingredientes alimentarios;
Grasas saturadas (grasas malas): una dieta rica en grasas saturadas aumenta el colesterol total, en particular el LDL, el más perjudicial, responsable de la obstrucción arterial. Se encuentran en los siguientes alimentos: carne roja, leche entera y productos lácteos enteros, queso, aceite de coco, muchos productos de panadería preparados comercialmente.

Comer carne blanca y evitar la carne roja

Varios estudios científicos han validado la tesis de que las carnes rojas aumentan el riesgo de cáncer de colon. Limita al máximo el consumo de carnes rojas y sustitúyelas por carnes blancas: pollo, pavo, cerdo, conejo y pescado. Aumenta el consumo de pescado azul en tu dieta: varios estudios científicos han validado la tesis que protege contra la aparición del cáncer. El pescado es una fuente beneficiosa de ácidos grasos Omega-3, proteínas y vitamina D.

¿Haz tomado nota de los consejos y reglas útiles? Empieza a cambiar ahora y añade estilos de vida saludables a tu día!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *