Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Cuándo necesita una persona tubos para los oídos?

Las personas con infecciones de oído recurrentes pueden necesitar tubos para los oídos, que son pequeños tubos que permiten que entre aire en el oído medio. Los médicos pueden recomendar tubos si una persona tiene tres infecciones que requieren antibióticos dentro de los 6 meses.

Además, los médicos puede recomendar las trompas si una persona tiene infecciones continuas del oído con acumulación de líquido que duran al menos 3 meses cada una. Las personas también pueden necesitarlos si tienen cuatro infecciones que requieren tratamiento con antibióticos dentro de los 12 meses.

La inserción de un tubo en el oído es un procedimiento menor que es relativamente común. En los Estados Unidos, la inserción de un tubo en el oído es la cirugía ambulatoria más común que los médicos realizan en los niños.

Lea más para saber por qué y cuándo una persona necesita tubos para los oídos, los riesgos involucrados y qué esperar.

¿Qué son los tubos para los oídos y por qué se usan?

Compartir en Pinterest
Edelweiss Spykerman/EyeEm/Getty Images

Los tubos para los oídos son pequeños tubos hechos de metal, plástico u otros materiales. Un otorrinolaringólogo, un cirujano de oído, nariz y garganta, los inserta a través de un tímpano. Los tubos permiten que el líquido drene del oído medio.

También se les llama:

  • tubos de timpanostomía
  • tubos de compensación de presión (PE)
  • tubos de ventilación
  • tubos de miringotomía

Los médicos recomiendan colocar tubos en los oídos para prevenir infecciones recurrentes del oído medio. Con menos frecuencia, se usan en personas con una malformación o inserción anormal del tímpano o la trompa de Eustaquio, que es el conducto entre la garganta y el oído medio.

Estos pueden ocurrir con:

  • Síndrome de Down
  • paladar hendido
  • barotrauma, una lesión en el oído medio derivada de una reducción en la presión del aire, que ocurre durante los cambios de altitud al volar

¿Cuándo se usan los tubos para los oídos?

Directrices de la Academia Americana de Otorrinolaringología-Cirugía de Cabeza y Cuello (AAO-HNS) recomendar tubos para los oídos para niños con:

  • infecciones crónicas con acumulación de líquido durante 3 meses o más en ambos oídos, así como pérdida auditiva documentada
  • infección crónica con acumulación de líquido durante 3 meses o más en uno o ambos oídos, así como problemas o síntomas debido a la afección
  • al menos tres infecciones dentro de los 6 meses o cuatro infecciones dentro de los 12 meses que implican tratamiento con antibióticos
  • Niños en riesgo de infecciones del oído, como aquellos que tienen pérdida auditiva neurosensorial, retrasos en el habla, trastornos del desarrollo y ceguera, con acumulación de líquido en uno o ambos oídos que es poco probable que desaparezca en tres meses.

Los niños tienen más probabilidades de recibir tubos en los oídos entre las edades de 1 y 3 años. Sin embargo, los bebés pueden recibir tubos en los oídos desde los 6 meses de edad.

Los problemas que requieren la inserción de tubos en los oídos son más comunes en los niños. Sin embargo, también pueden ocurrir en adolescentes y adultos.

Qué esperar de los tubos para los oídos

Si una persona o su hijo necesitan tubos para los oídos, pueden esperar lo siguiente:

procedimiento

La inserción de un tubo en el oído es un procedimiento ambulatorio, por lo que normalmente no es necesario pasar la noche en el hospital.

Primero, un médico administra anestesia. En niños más pequeños, un médico usará anestesia general, un medicamento que los pone en un estado inconsciente. Algunos niños mayores y adultos pueden tolerar el procedimiento con anestesia local, un medicamento que adormece el área.

Luego, un médico hará una pequeña incisión en el tímpano. Extraerán líquido de detrás del oído medio y colocarán el tubo.

El procedimiento en sí toma solo de 5 a 15 minutos y la recuperación es rápida.

recuperación

Después del procedimiento, un profesional de la salud controlará a la persona en una sala de recuperación. Es probable que puedan irse a casa después de 1 o 2 horas. Sin embargo, es posible que se recuperen lo suficiente después de solo 30 minutos.

Después de la cirugía, pueden sentir dolor y aturdimiento. Pueden tomar gotas para los oídos para reducir las molestias y evitar que se obstruyan las trompas. Un médico debe hacer una cita para una visita de seguimiento.

Riesgos y complicaciones

El procedimiento es seguro y muy común. Las complicaciones son poco probables. Sin embargo, pueden ocurrir.

Las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Perforación: Esto es raro. Sin embargo, puede ocurrir cuando se cae un tubo y el orificio del tímpano no se cierra. Si esto ocurre, un procedimiento quirúrgico puede repararlo.
  • infecciones: Suelen ser poco frecuentes y no provocan una pérdida auditiva prolongada.
  • Amedrentador: La inserción repetida de un tubo en el oído puede irritar el tímpano y causar cicatrices. Por lo general, esto no requiere tratamiento.
  • Tubos auditivos que permanecen demasiado tiempo: Los tubos que permanecen demasiado tiempo pueden causar una perforación y es necesario retirarlos.
  • Tubos de los oídos que salen demasiado pronto: Si los tubos se caen demasiado pronto, la acumulación de líquido puede regresar, por lo que será necesario volver a insertarlos.

Ponerse en contacto con un médico

Si una persona tiene infecciones de oído que duran mucho tiempo o se repiten constantemente, es una buena idea contactar a un médico. Es posible que le recomienden tubos para los oídos.

Además, el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendamos contactar a un médico para niños con infecciones de oído si:

  • tiene fiebre de 102.2°F (39°C) o más
  • tiene síntomas que empeoran
  • tener pérdida auditiva
  • tiene líquido, pus o secreción del oído
  • tiene síntomas de una infección de oído que duran más de 2 a 3 días
  • tiene otros síntomas graves o preocupantes

Preguntas frecuentes

Las siguientes son las respuestas a las preguntas más frecuentes.

¿Cuánto tiempo permanecen puestos los tubos para los oídos?

Hay tubos tanto a corto como a largo plazo. Los tubos a corto plazo suelen permanecer colocados durante 6 a 12 meses antes de caerse. Los tubos a largo plazo permanecen colocados durante 1 año o más.

¿Cómo puedo cuidarlos?

Dado que los tubos para los oídos generalmente se caen solos, no requieren cuidado. Sin embargo, si un tubo permanece colocado durante mucho tiempo, el médico puede optar por extraerlo quirúrgicamente. Los médicos generalmente revisan a las personas con tubos en los oídos cada 6 meses hasta que se caen y los tímpanos se curan.

Las personas pueden mantener sus oídos limpios limpiándolos suavemente con un paño húmedo. No deben usar hisopos de algodón ni nada que se inserte en los oídos.

¿Cómo puedo prevenir futuras infecciones de oído?

Siga las instrucciones del médico para usar gotas para los oídos después del procedimiento. Si las infecciones reaparecen, informe al médico.

Además, el CDC ofrece los siguientes consejos para prevenir infecciones de oído:

  • obtener las vacunas contra la gripe y la neumonía
  • no fume y evite la exposición al humo de segunda mano
  • Seque suavemente las orejas después de nadar
  • manos limpias antes de tocar las orejas
  • evite usar chupetes y biberones con niños

Resumen

Si una persona tiene tres infecciones dentro de los 6 meses o cuatro dentro de los 12 meses, es posible que necesite tubos en los oídos. Sin embargo, los médicos también pueden recomendarlos por otras razones, como infecciones crónicas con acumulación de líquido durante al menos 3 meses.

Las inserciones de tubos en los oídos son muy comunes y seguras. Sin embargo, las complicaciones son posibles. Los riesgos incluyen perforaciones, infecciones y cicatrices.

Después del procedimiento, la pérdida auditiva de una persona debido a la acumulación de líquido puede mejorar de inmediato. Sin embargo, las mejoras en otros problemas, como el equilibrio, pueden tardar semanas o meses.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *