Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Cuál es la fisiopatología de la artrosis?

La osteoartritis (OA) es una enfermedad de las articulaciones que afecta a toda la articulación, incluido el cartílago, el hueso y el revestimiento de la articulación.

Los factores del estilo de vida, la edad, las lesiones articulares y la genética pueden contribuir a la OA y causar la descomposición del cartílago en las articulaciones.

Esto puede provocar inflamación y cambios en los huesos y los tejidos de las articulaciones. Las personas pueden experimentar dolor en las articulaciones, rigidez y rango de movimiento reducido.

Este artículo analiza los cambios que ocurren en la OA y cómo estos causan síntomas.

Síntomas de la osteoartritis

Compartir en Pinterest
eclipse_images/GettyImages

La OA es una enfermedad de toda la articulación, que incluye:

  • cartílago
  • hueso
  • ligamentos
  • almohadillas de grasa
  • revestimiento de la articulación, llamado sinovio

En la OA, el cartílago se rompe, lo que provoca cambios en los tejidos óseo y articular. Junto con la inflamación, esto puede causar dolor, rigidez y pérdida de flexibilidad.

La OA puede ocurrir en cualquier articulación, pero con mayor frecuencia afecta las rodillas, las caderas, la parte baja de la espalda, el cuello y las manos.

Los síntomas de la OA pueden aparecer gradualmente y pueden incluir:

  • dolor en las articulaciones
  • Rigidez, a menudo a primera hora de la mañana o después del descanso
  • rango de movimiento reducido, que puede mejorar con el movimiento
  • en los músculos que rodean una articulación debilitada afectada
  • pérdida del equilibrio o inestabilidad
  • sonidos de chasquidos o chasquidos cuando se mueve una articulación

Fisiopatología de la artrosis

La OA causa inflamación, cambios en la forma de los huesos y deterioro del cartílago. Es principalmente una enfermedad que afecta al cartílago.

OA ocurre debido a una combinación de factores, incluido:

  • estrés físico en el cuerpo, como el desgaste general
  • cambios físicos que afectan la función articular, que pueden estar presentes desde el nacimiento o pueden desarrollarse debido al exceso de peso que ejerce presión sobre la articulación o una lesión
  • otros factores de riesgo, como el envejecimiento o la genética

Las personas con esta afección tienen niveles más altos de marcadores proinflamatorios, que indican inflamación, y proteasas, que son enzimas que descomponen las proteínas. Estos eventualmente causan el deterioro de las articulaciones.

En la mayoría de los casos, los primeros cambios que ocurren en el cuerpo debido a la OA afectan el cartílago articular. Este es el cartílago que cubre los extremos de los huesos donde se unen en la articulación.

El cartílago articular puede erosionarse o volverse irregular, partirse o deshilacharse. Si hay erosiones en el cartílago, estas pueden expandirse gradualmente hasta el nivel del hueso y afectar más la superficie articular.

El cartílago se compone de agua y la matriz, que es una sustancia similar a un gel que contiene diferentes tipos de proteínas:

  • collages
  • proteoglicanos
  • proteínas no colagenosas

El cartílago articular contiene un grupo de células llamadas condrocitos, que producen y mantienen la matriz.

Lesión o daño al cartílago puede causar daño a la matriz, lo que da como resultado que los condrocitos se multipliquen y formen grupos. Esto hace que se formen bultos óseos llamados espolones óseos.

El daño a la matriz también puede causar el engrosamiento del hueso debajo del cartílago y, a veces, puede causar áreas llenas de líquido en el hueso llamadas quistes óseos.

Junto con estos cambios en el cartílago, puede haber inflamación de la membrana sinovial de la articulación.

Estos cambios pueden ocurrir gradualmente y las personas pueden comenzar lentamente a experimentar síntomas de OA, como dolor, rigidez y rango de movimiento limitado.

Obtenga más información sobre el daño del cartílago.

factores de riesgo

Ciertos factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de OA. Éstos incluyen:

  • Años: Las personas mayores de 50 años pueden ser más propensas a tener OA, ya que el riesgo aumenta con la edad.
  • Lesión articular: Una lesión en el área de la articulación, como una fractura de hueso o un desgarro de cartílago o ligamento, puede provocar OA.
  • Uso excesivo: El uso repetitivo de la misma articulación, por ejemplo, a través de un deporte o una ocupación, puede provocar OA.
  • Obesidad: El exceso de peso ejerce un estrés y una presión adicionales sobre las articulaciones, y las células grasas pueden aumentar la inflamación.
  • Anomalías musculoesqueléticas: La alineación incorrecta de los huesos o las articulaciones puede aumentar el riesgo de artrosis.
  • Músculos débiles: Si los músculos no pueden soportar las articulaciones correctamente, esto puede conducir a una alineación incorrecta y OA.
  • genética: Las personas con un familiar cercano con OA son más propensas a desarrollar la afección.
  • Género: Es más probable que la OA afecte a las mujeres que a los hombres.
  • Factores medioambientales: Esto incluye factores como el nivel de actividad física, la ocupación, la dieta, las hormonas sexuales y la densidad ósea.

complicaciones

Las complicaciones de la OA pueden incluir:

  • dolor
  • dificultad para caminar
  • alineación incorrecta de las articulaciones
  • Rango de movimiento reducido
  • nervios pellizcados en la columna vertebral
  • efectos secundarios de los medicamentos para aliviar el dolor, como mareos

Según la Arthritis Foundation (AF), las personas con OA tienen un mayor riesgo de caídas, lo que, a su vez, aumenta el riesgo de fracturas.

Este mayor riesgo se debe al hecho de que la OA, particularmente la OA de las rodillas o las caderas, puede afectar el equilibrio, debilitar los músculos y reducir la función articular.

Si los medicamentos para la OA causan mareos, esto también puede aumentar el riesgo de caídas.

La AF también establece que las personas con OA pueden aumentar de peso si el dolor en las articulaciones causa dificultad para hacer ejercicio. El exceso de peso puede conducir a diversos problemas de salud, tales como:

  • colesterol alto
  • Alta presión sanguínea
  • diabetes tipo 2
  • enfermedad del corazón

Si a las personas les preocupan las complicaciones de la OA, pueden hablar con un profesional de la salud para minimizar los riesgos. El profesional de la salud puede recomendar cambios en el estilo de vida, programas de ejercicio y dispositivos de asistencia para mejorar la estabilidad.

¿Qué condiciones comparten síntomas similares?

las siguientes condiciones puede causar síntomas similares a los de la OA:

  • Artritis reumatoide (AR): La AR es una afección autoinmune que causa inflamación de las articulaciones. Puede causar dolor y rigidez, normalmente en las manos, muñecas o rodillas.
  • Artritis psoriásica (APs): La PsA es un tipo de artritis que a menudo afecta a las personas con psoriasis. Puede causar articulaciones hinchadas y dolorosas.
  • Artritis cristalina: Esto ocurre cuando los depósitos de cristales, como el ácido úrico o el calcio, rozan las articulaciones.
  • bursitis: Bursitis es el término para la inflamación de las bolsas, que son sacos llenos de líquido que amortiguan las articulaciones.
  • tendinitis: La tendinitis es la inflamación de un tendón, el tejido que conecta el músculo con el hueso.
  • Exceso de hierro: Si se acumula un exceso de hierro en el cuerpo, puede causar dolor en las articulaciones, especialmente en las manos y las rodillas.
  • Necrosis avascular: La falta de suministro de sangre al hueso puede causar la muerte del tejido óseo.
  • Radiculopatía: La radiculopatía es un pinzamiento de un nervio en la columna vertebral, que puede causar dolor, debilidad, hormigueo o entumecimiento.

Obtenga más información sobre las posibles causas del dolor en las articulaciones.

panorama

Perspectivas para las personas con OA puede depender de qué articulaciones afecta la enfermedad, la gravedad de los síntomas y cómo la condición afecta la función diaria.

Algunas personas pueden encontrar que la OA tiene poco efecto en su vida cotidiana, mientras que otras pueden tener síntomas más graves que afectan su capacidad para realizar las tareas cotidianas.

Los tratamientos pueden ayudar a las personas a controlar los síntomas de la OA. En algunos casos, la cirugía de reemplazo articular puede brindar el mejor resultado a largo plazo para una persona con OA.

Resumen

La OA ocurre cuando el cartílago de las articulaciones se rompe, lo que provoca cambios en los huesos y los tejidos de las articulaciones. Los síntomas incluyen dolor, rigidez y movilidad reducida.

Varios factores de riesgo, como la edad y la genética, pueden combinarse para provocar la producción de marcadores proinflamatorios y proteasas, que eventualmente conducen al deterioro de las articulaciones.

El ejercicio, la medicación y, en algunos casos, la cirugía pueden ayudar a controlar los síntomas de la OA y minimizar el daño articular adicional.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *