Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Cuál es la diferencia entre la leucemia linfocítica aguda y la crónica?

La leucemia es un tipo de cáncer que afecta a las células inmunitarias. La leucemia linfocítica aguda crece rápidamente y requiere tratamiento inmediato, mientras que los casos crónicos progresan más lentamente.

La leucemia hace que las células inmunitarias de la médula ósea se vuelvan cancerosas y se propaguen al torrente sanguíneo ya los órganos.

La leucemia linfocítica aguda (LLA) es una forma de leucemia que empeora rápidamente sin tratamiento. Es más común en niños pequeños que en adultos. Por el contrario, la leucemia linfocítica crónica (LLC) crece lentamente y, por lo general, solo requiere tratamiento después de meses o años.

Siga leyendo para obtener más información sobre la diferencia entre ALL y CLL.

síntomas

Compartir en Pinterest
Imágenes de Hiromi Kudo/Getty

Muchos casos de CLL pueden ocurrir sin síntomas. Un médico puede identificar la afección mientras realiza un análisis de sangre para detectar otro problema de salud.

La ALL suele causar síntomas inmediatos que se asemejan a los de la gripe:

  • cansancio
  • aturdimiento y mareos
  • piel pálida
  • dolor de cuerpo
  • dolores de cabeza
  • vómitos
  • pérdida de apetito

Ambas formas de leucemia pueden causar problemas relacionados con recuentos sanguíneos bajos, como anemia y leucopenia.

Estos problemas pueden ocurrir dentro de los días o semanas posteriores a la LLA, pero no hasta las últimas etapas de la progresión de la enfermedad en los casos crónicos. Los síntomas pueden incluir:

  • piel pálida
  • infecciones recurrentes e infecciones que no desaparecen
  • sangrado y moretones fáciles, como encías sangrantes y hemorragias nasales graves
  • fiebres y sudores nocturnos
  • agrandamiento del bazo, que causa sensación de plenitud en el abdomen
  • agrandamiento del hígado
  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Dolor de huesos o articulaciones

¿La CLL aguda puede convertirse o viceversa?

No hay estudios científicos que informen que la TOTAL se vuelve crónica.

La CLL no suele transformarse en leucemia aguda, aunque los informes de casos raros existir. Es más probable que la condición sufra el síndrome de Richter, donde se convierte en una forma más agresiva de linfoma.

causa

Las mutaciones genéticas que ocurren después del nacimiento y, por lo tanto, no son hereditarias, causan casos agudos y crónicos. Estas mutaciones activan genes que aumentan el crecimiento y la división celular mientras desactivan genes que retardan el crecimiento celular y provocan la muerte celular.

Algunos tipos de mutaciones genéticas en ALL y CLL son iguales, mientras que otros pueden ser más frecuentes en uno u otro.

De acuerdo a un estudio 2017, alrededor del 80 % de los pacientes con CLL tienen al menos una de las cuatro alteraciones o deleciones cromosómicas comunes. la más común es la deleción de parte del cromosoma 13, pero también puede afectar a los cromosomas 11 y 17. También puede afectar a un cromosoma extra, conocido como trisomía 12, y otras irregularidades menos comunes.

translocación es la forma más común de cambio cromosómico en ALL. Esto significa que el ADN de un cromosoma se separa y se adhiere a otro. La translocación más común en la LLA de adultos se relaciona con la cromosomas filadelfiauna ruptura en el ADN entre los cromosomas 9 y 22. Los expertos a menudo notan esto como 9:22.

factores de riesgo

Según la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), la CLL es la más común tipo de leucemia en adultos estadounidenses. Algunos factores de riesgo para la leucemia ALL o CLL incluyen:

  • Años: Los casos agudos son más comunes que los casos crónicos en niños, pero los hombres mayores de 50 años son el grupo de mayor riesgo para ambas afecciones.
  • Raza y etnia: Las personas de Europa y América del Norte tienen un mayor riesgo de CLL que las de Asia. Sin embargo, los casos agudos son más comunes en los blancos que en los afroamericanos.
  • historia familiar: Una persona con un gemelo idéntico que tiene ALL tiene un mayor riesgo de desarrollar la afección. Tener un pariente de primer grado con CLL podría duplicar el riesgo de que alguien desarrolle la afección.
  • Exposición a sustancias químicas: La LLC tiene vínculos con la exposición a largo plazo a ciertos herbicidas, medicamentos de quimioterapia y benceno.

Otros factores de riesgo para la ALL incluyen la exposición a la radiación y los síndromes genéticos, como el síndrome de Down. Algunos virus, como el virus de Epstein-Barr, también pueden causar la afección.

diagnóstico

Los médicos realizarán un examen físico minucioso y una verificación del historial médico para identificar los síntomas y los factores de riesgo de la leucemia. Es posible que soliciten análisis de sangre, como un hemograma completo con un frotis de sangre.

Las personas con ALL tendrán demasiados glóbulos blancos inmaduros, pero los casos crónicos provocan un exceso de células maduras.

Tomar muestras de médula ósea y biopsias también es importante para diagnosticar ambas condiciones. Los especialistas evaluarán estas muestras en busca de estructuras atípicas o cantidades de células sanguíneas. También buscarán marcadores de leucemia para determinar el tipo de leucemia y su progresión.

Los médicos también usarán pruebas cromosómicas para detectar mutaciones.

tratos

Es posible que las personas con CLL no requieran tratamiento, pero los médicos controlarán de cerca la progresión de la enfermedad y los síntomas.

Ambas condiciones tienen tratamientos similares, que incluyen:

  • quimioterapia
  • inmunoterapia
  • terapia dirigida
  • anticuerpos monoclonicos
  • trasplante de células madre

Aunque los médicos tratan tanto la ALL como la CLL con medicamentos similares, los medicamentos específicos y su intensidad variarán mucho.

panorama

No existen curas ni para la CLL ni para la ALL. Sin embargo, las personas con CLL suelen tener una pronóstico positivo y puede sobrevivir durante años sin tratamiento. La mayoría de las personas eventualmente requerirá algún tratamiento, que puede ocurrir en ciclos.

La supervivencia de las personas con ALL dependerá de varios factores, como la edad, la progresión de la enfermedad y el estado de salud. Las personas con la afección generalmente responden bien al tratamiento, incluidos los niños.

La tasa de supervivencia a 5 años para la ALL es 90% para los menores de 15 años y más del 75% para los de 15 a 19 años.

El Instituto Nacional del Cáncer estima que tanto los adultos como los niños con ALL tienen alrededor de un 70% Tasa de supervivencia a 5 años. La ACS sugiere que alrededor 80-90% de los adultos con ALL tendrá remisiones completas después del tratamiento.

prevención

La ALL y la CLL son cánceres que se desarrollan debido a mutaciones genéticas que son difíciles de prevenir. Sin embargo, evitar la exposición a la radiación, los productos del tabaco y el benceno podría ayudar a reducir el riesgo.

Por ejemplo, un estudio de 2021 encontró que los niños expuestos a padres que fuman tenían más probabilidades de desarrollar ALL. Otro estudios 2021 encontró que la mayoría de los casos agudos que se desarrollan en los bebés comienzan antes del nacimiento.

Un artículo de revisión sugirió que la mayoría de los niños con una mutación genética que aumenta el riesgo de leucemia se mantienen saludables. Este hallazgo destaca la importancia de una segunda mutación o factores ambientales para desencadenar la leucemia.

Resumen

ALL y CLL comparten causas, síntomas y tratamientos similares. Sin embargo, la progresión de la enfermedad y las perspectivas son sustancialmente diferentes. Los casos agudos se desarrollan rápidamente y requieren tratamiento inmediato, mientras que los casos crónicos se desarrollan más lentamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *