Mejora tu Salud

Articulos y consejos para mejorar su salud

Salud

¿Cómo se afectan las drogas y el sexo?

Las drogas pueden afectar el sexo de muchas maneras, aumentando o disminuyendo la libido y la respuesta sexual y haciendo que el sexo sea más o menos intenso. También pueden aumentar la toma de riesgos sexuales y cambiar la forma en que el cuerpo responde al sexo.

A veces, los efectos de las drogas en el sexo cambian con el tiempo. El sexo y la sexualidad son combinaciones complejas de comportamiento y emociones: ambos cambian los estados físicos y dependen de ciertos estados físicos.

Por ejemplo, la lubricación vaginal requiere niveles hormonales adecuados. Estas hormonas pueden influir en el interés por el sexo y el nivel de lubricación de una persona puede afectar su interés por el sexo.

Las drogas que interfieren con cualquier etapa de la respuesta sexual de una persona, incluidos sus pensamientos y sentimientos, pueden afectar el sexo. A menudo, los efectos son impredecibles: una droga que tuvo un efecto positivo un día puede afectar negativamente el sexo con el tiempo.

Cómo afectan las drogas a la vida sexual

Compartir en Pinterest
katie chang/stocksy

El sexo requiere una coordinación de hormonas, neurotransmisores, cambios fisiológicos, pensamientos y emociones. Tanto las drogas recetadas como las recreativas pueden cambiar muchos aspectos de este proceso. Por ejemplo, los medicamentos antipsicóticos pueden cambiar los niveles hormonales, especialmente en los hombres, causando problemas sexuales.

en un estudio 2018 de 180 personas con un trastorno por uso de sustancias, los efectos secundarios sexuales fueron comunes. Los participantes tenían varios trastornos por uso de sustancias, como alcohol, cannabis, cocaína y trastorno por uso de opiáceos. Las personas en todos los grupos informaron efectos secundarios sexuales.

Algunas de las formas en que las drogas pueden afectar la vida sexual de una persona incluir:

  • Libido: Las drogas pueden alterar la libido de una persona. Pueden hacer que alguien desee tener relaciones sexuales con más o menos frecuencia. También podrían tener efectos impredecibles sobre la libido. Esto dependerá de la persona, el medicamento que esté tomando y muchos otros factores, como la dosis y la frecuencia del medicamento.
  • Excitación física: Independientemente de si una persona desea psicológicamente el sexo, las drogas pueden afectar la excitación física. Por ejemplo, pueden afectar la lubricación vaginal o provocar disfunción sexual. Un estudio incluso encontró que el uso recreativo de un medicamento para la disfunción eréctil podría hacer que una persona se vuelva dependiente del medicamento, lo que lleva a la disfunción eréctil cuando no lo usa.
  • Orgasmo y placer sexual: Las personas a menudo usan drogas para aumentar el placer y facilitar el orgasmo durante las relaciones sexuales. Sin embargo, algunas drogas también pueden dificultar el orgasmo. El alcohol y los opioides, por ejemplo, pueden retrasar la eyaculación. Una persona puede percibir esto como positivo o negativo, dependiendo de sus objetivos sexuales.
  • Toma de riesgos sexuales: Las personas pueden correr más riesgos sexuales cuando están bajo la influencia del alcohol o las drogas. Algunas personas pueden percibir esto como positivo cuando las drogas disminuyen las inhibiciones o la ansiedad. Sin embargo, en algunos casos, ciertos comportamientos sexuales potencialmente dañinos también pueden dar lugar a agresiones sexuales, abusos sexuales y prácticas sexuales que podrían tener efectos negativos.

Cómo las drogas afectan la experiencia del sexo

Las drogas pueden hacer que el sexo sea más o menos placentero, y los efectos específicos de las drogas en el sexo pueden cambiar con el tiempo, especialmente si una persona se vuelve adicta.

Las drogas también pueden afectar la capacidad de una persona para recordar las relaciones sexuales, dar su consentimiento para las relaciones sexuales o comunicarse sobre las relaciones sexuales.

A medida que una persona se vuelve dependiente de las drogas para tener relaciones sexuales, es posible que sus sentimientos y comportamientos sexuales habituales cambien. Algunas personas pueden volverse dependientes de las drogas para disfrutar del sexo o como una estrategia de automedicación para manejar problemas sexuales.

Esto puede conducir a una disfunción sexual, incluso cuando una persona ya no usa drogas. Por ejemplo, alguien que usa estimulantes para controlar la disfunción eréctil puede continuar experimentando este problema después de dejar de usarlos. En general, esto no se resolverá hasta que identifiquen y traten las causas subyacentes.

Algunas drogas, como los opioides, pueden tener efectos a largo plazo sobre la salud sexual. En 2016, el Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) advirtió que ciertos opiáceos pueden disminuir los niveles de hormonas sexuales, lo que lleva a la disfunción eréctil, falta de períodos e infertilidad.

¿Pueden las drogas alterar la toma de decisiones y el sexo?

Las drogas que alteran la mente, casi por definición, cambian la capacidad de una persona para tomar decisiones. Varios estudios sugieren que es más probable que ocurran agresiones sexuales en entornos donde la víctima o el perpetrador consumen alcohol.

A estudios 2021 señala formas clave en que las drogas pueden afectar la toma de decisiones sexuales, que incluyen:

  • Las drogas pueden cambiar las normas y expectativas sexuales de una persona.
  • Las drogas pueden hacer que sea más difícil dar su consentimiento para tener relaciones sexuales o entablar conversaciones sobre el consentimiento.
  • Las drogas pueden dificultar la comunicación del consentimiento, tanto verbal como no verbalmente.

la estudio 2018 de las personas con trastornos por uso de sustancias se hace eco de estos hallazgos. La mitad de estas personas informaron que las drogas aumentaban el comportamiento que podría tener efectos nocivos. Los usuarios de gamma-hidroxibutirato (GHB) informaron un aumento en el placer sexual y un comportamiento potencialmente peligroso mayor que el de otros grupos.

¿Qué drogas son las más peligrosas para usar durante el sexo?

Cualquier droga puede ser peligrosa durante las relaciones sexuales, especialmente durante las actividades sexuales que pueden tener efectos nocivos. También podrían afectar negativamente a las personas con afecciones médicas graves. No existe una clase de droga que sea siempre segura, ni una sola clase de droga que sea la más peligrosa en cada situación.

Algunas drogas especialmente peligrosas incluyen:

  • Poppers: Los poppers son un grupo de drogas que algunas personas usan para mejorar el sexo y facilitar el sexo anal. Pueden causar lesiones sexuales y efectos secundarios como bajo nivel de oxígeno en la sangre y la muerte.
  • Drogas de violación en citas: Algunas personas usan drogas para aumentar su propio placer, pero otras usan drogas para reducir la resistencia y facilitar la coerción sexual. Estas llamadas drogas de violación incluyen sustancias como Rohipnol y GHB. Pueden contribuir a la agresión sexual y las experiencias sexuales negativas cuando una persona no puede entender completamente lo que está sucediendo.
  • estimulantes: Las drogas estimulantes, como la metanfetamina, las drogas para el TDAH y la cocaína, pueden causar problemas de salud cardíaca, incluida la muerte cardíaca súbita. En combinación con sexo intenso, los riesgos pueden aumentar aún más. Los estimulantes también pueden aumentar el comportamiento agresivo, elevando el riesgo de agresión sexual.
  • Alcohol: El alcohol afecta el juicio y la capacidad de dar consentimiento, pero debido a que es una droga tan común, es posible que los usuarios no la perciban como una droga. El alcohol puede afectar la toma de decisiones sexuales y puede desempeñar un papel en la agresión sexual.
  • opioides: Los opioides son los causa principal de sobredosis de drogas. Esto incluye tanto los opioides ilegales como la heroína como los analgésicos opioides recetados. Las personas que usan opioides, especialmente aquellas que toman dosis altas, tienen una alta probabilidad de sufrir una sobredosis. Los opioides también pueden cambiar el comportamiento, dificultando el consentimiento sexual.

Signos de trastorno por consumo de sustancias

Cualquiera que use una droga potencialmente adictiva puede desarrollar un trastorno por uso de sustancias. El riesgo aumenta cuando una persona usa una droga con fines recreativos o en una dosis más alta que la recomendada por un médico. Algunos signos de trastornos por uso de sustancias incluyen:

  • continuar usando drogas o alcohol a pesar de las consecuencias negativas
  • sentirse física o emocionalmente dependiente de las drogas o el alcohol
  • no poder dejar de consumir a pesar de intentarlo
  • experimentar síntomas físicos de abstinencia cuando una persona intenta dejar de usar
  • usar alcohol o drogas para sentirse normal
  • Necesitar dosis progresivamente más altas de alcohol o drogas para obtener el mismo subidón.
  • problemas de salud, legales, de relaciones, educativos u otros graves debido al consumo de alcohol o drogas

Buscar ayuda para la adicción puede parecer desalentador o incluso aterrador, pero varias organizaciones pueden brindar apoyo. Si cree que usted o alguien cercano a usted está luchando contra la adicción, puede comunicarse con las siguientes organizaciones para obtener ayuda y asesoramiento inmediatos:

  • Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA): 800-662-4357 (TTY: 800-487-4889)
  • Línea Nacional de Prevención del Suicidio: 800-273-8255

Buscando ayuda

Trastornos por uso de sustancias son un problema médico, no un fracaso moral o personal. Una persona con un trastorno por uso de sustancias necesita una combinación de tratamiento médico para controlar los síntomas de abstinencia y apoyo psicológico para desarrollar nuevas habilidades de afrontamiento y resistir los antojos de drogas.

Una persona podría encontrar apoyo en un médico, un grupo de apoyo o un profesional de la salud mental. El tratamiento puede implicar una combinación de terapia, desintoxicación médica, atención médica para cualquier afección subyacente, cambios en el estilo de vida y evitar las sustancias adictivas.

Además del tratamiento para los trastornos por abuso de sustancias, las personas que usan drogas para tener relaciones sexuales también pueden necesitar tratamiento para la disfunción sexual. Un médico o un profesional de la salud mental pueden ayudar a identificar la causa subyacente del problema y mejorar la experiencia sexual de una persona.

prevención del suicidio

Si conoce a alguien en riesgo inmediato de autolesionarse, suicidarse o lastimar a otra persona:

  • Haz la pregunta difícil: «¿Estás pensando en suicidarte?»
  • Escuche a la persona sin juzgar.
  • Llame al 911 o al número de emergencia local, o envíe un mensaje de texto con la palabra TALK al 741741 para comunicarse con un consejero de crisis capacitado.
  • Quédese con la persona hasta que llegue la ayuda profesional.
  • Trate de quitar armas, medicamentos u otros objetos potencialmente dañinos.

Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, una línea directa de prevención puede ayudar. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible las 24 horas del día en el 800-273-8255. Durante una crisis, las personas con problemas de audición pueden usar su servicio de retransmisión preferido o marcar el 711 y luego el 800-273-8255.

Haga clic aquí para obtener más enlaces y recursos locales.

Resumen

El efecto de las drogas en el sexo es impredecible. Una persona puede encontrar el sexo más o menos placentero, estar más o menos interesada en el sexo o encontrar que los efectos varían con el tiempo y la dosis.

Las drogas recreativas no reemplazan la comunicación y el consentimiento sexuales. Tampoco son una opción segura para tratar problemas de salud sexual subyacentes. Numerosas intervenciones pueden ayudar con la disfunción sexual. Además, el uso de drogas para automedicarse puede retrasar el tratamiento y empeorar los problemas de salud sexual subyacentes.

Además, las drogas son dañinas cuando una persona no las necesita por un problema médico. Con el tiempo, el uso recreativo de drogas puede provocar trastornos por consumo de sustancias, problemas de salud e incluso sobredosis y muerte.

Una persona puede hablar con un profesional médico para obtener ayuda con problemas de salud sexual o apoyo para superar la adicción.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *